"Dos leo­nas"

Hoy Pinto - - De puño y letra - Por Pe­dro Schiu­ma (*) - (*) Ac­tual di­rec­tor de Edu­ca­ción de Adul­tos de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res Una

"La ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca tie­ne una vo­rá­gi­ne que, mu­chas ve­ces, só­lo nos per­mi­te ver da­tos y es­ta­dís­ti­cas, pa­rá­me­tros di­ver­sos que nos in­for­man de si­tua­cio­nes por lo ge­ne­ral des­per­so­na­li­za­das, frías. Pe­ro la ges­tión edu­ca­ti­va no pue­de es­tar aje­na a las si­tua­cio­nes so­cia­les, co­lec­ti­vas e in­di­vi­dua­les del su­je­to que es el cen­tro de nues­tro ac­cio­nar: nues­tro alumno jo­ven o adul­to.

El año pa­sa­do, du­ran­te la ma­ña­na de un sá­ba­do, es­ta­ba re­vi­san­do mi co­rreo per­so­nal y des­cu­brí un e-mail ba­jo el ró­tu­lo “A quien co­rres­pon­da”. És­te es­ta­ba di­ri­gi­do a va­rias au­to­ri­da­des. Era de Ro­sa­na Cat­tó­li­ca, di­rec­to­ra de la Es­cue­la de Edu­ca­ción Pri­ma­ria de Adul­tos de Ge­ne­ral Pin­to.

En el mis­mo, ella con­ta­ba to­das las ac­ti­vi­da­des que se rea­li­za­ban en su es­cue­la, con el úni­co de­seo de que al­guien los es­cu­che. Su tra­ba­jo era ex­ce­len­te. Rá­pi­da­men­te le respondí. Ro­sa­na me con­tes­tó que no po­día creer que el di­rec­tor de la mo­da­li­dad de Edu­ca­ción de Adul­tos se es­tu­vie­ra co­mu­ni­can­do.

Co­men­za­mos un in­ter­cam­bio que al día de hoy man­te­ne­mos. Más tar­de, ella vino a La Pla­ta a con­tar sus ex­pe­rien­cias. En otra si­tua­ción for­tui­ta, sien­do con­sul­ta­do por la gen­te de pren­sa de la Sub­se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción mien­tras via­já­ba­mos des­de Bahía Blan­ca a Tres Arro­yos, se nos re­que­ría cier­ta in­for­ma­ción es­ta­dís­ti­ca del Plan FI­NES, en un mo­men­to don­de mu­chos du­da­ban acer­ca de su con­ti­nui­dad.

An­te la si­tua­ción de no te­ner esos da­tos a mano, se me ocu­rrió su­ge­rir­les que to­ma­ran con­tac­to con la di­rec­to­ra de Ge­ne­ral Pin­to, que era una Es­cue­la con ac­ti­vi­da­des muy va­lio­sas y que, ade­más, con­ta­ba con un plus: La his­to­ria de Emma Ba­rra­za, una alum­na de 89 años (por en­ton­ces, ya que cum­plió 90 el 19 de Abril pa­sa­do) que es­ta­ba ter­mi­nan- do la es­cue­la pri­ma­ria en esa ins­ti­tu­ción. Me pa­re­cía que era una no­ti­cia im­por­tan­te, por to­do lo que sig­ni­fi­ca­ba mos­trar­le a la so­cie­dad el es­fuer­zo de es­ta mu­jer y por las res­pues­tas que da­ba el Sis­te­ma Edu­ca­ti­vo, mu­chas ve­ces cues­tio­na­do.

La no­ta se reali­zó y Emma se hi­zo muy fa­mo­sa, al pun­to que sa­lió en la re­vis­ta del dia­rio La Na­ción y re­ci­bió una vi­si­ta de la go­ber­na­do­ra Ma­ría Eu­ge­nia Vidal y del di­rec­tor ge­ne­ral de Cul­tu­ra y Edu­ca­ción, Ale­jan­dro Fi­noc­chia­ro. Pe­rió­di­cos, re­vis­tas, la te­le­vi­sión lo­cal e in­clu­so la na­cio­nal di­fun­die­ron la his­to­ria de Emma. Lue­go, otros ca­na­les tam­bién rea­li­za­ron in­for­mes re­la­cio­na­dos co­mo, por ejem­plo, la ex­pe­rien­cia de un jo­ven de 17 años y una alum­na de 80 años que com­par­tían la mis­ma au­la.

Emma cum­plió 90 años es­te año y, la­men­ta­ble­men­te, fa­lle­ció la se­ma­na pa­sa­da tras un ac­ci­den­te ca­se­ro. Pe­ro nos ha de­ja­do su ejem­plo: Pa­ra apren­der no hay edad y los úni­cos lí­mi­tes que exis­ten son los que no­so­tros mis­mos nos po­ne­mos. Mien­tras ha­ya vo­lun­tad, siem­pre se pue­de se­guir ade­lan­te. Es­pe­ra­mos que su his­to­ria ins­pi­re a to­das aque­llos que quie­ran vol­ver a es­tu­diar.

En otra opor­tu­ni­dad, ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un mes, es­ta­ba vol­vien­do de Mar del Pla­ta, lue­go de una jor­na­da de tra­ba­jo con el equi­po de la Di­rec­ción de la Re­gión 19. En ple­na ru­ta, se co­mu­ni­ca con­mi­go la ins­pec­to­ra de la Mo­da­li­dad, Mar­ce­la Abe­te, de la ciu­dad de Ne­co­chea. El día an­te­rior ya me ha­bía ade­lan­ta­do que Jea­net­te, co­no­ci­da ca­ri­ño­sa­men­te co­mo ´Jea´, ha­bía te­ni­do un ac­ci­den­te de trán­si­to cuan­do vol­vía de sus cla­ses de FI­NES y de­bía ser tras­la­da­da a la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res o al Hos­pi­tal del Cru­ce de Flo­ren­cio Varela. La si­tua­ción era crí­ti­ca, por­que era muy com­pli­ca­do con­se­guir una ca­ma en cual­quie­ra de esas ins­ti­tu­cio­nes.

Pa­sa­ron las ho­ras y el cua­dro se vol­vía aún más com­pli­ca­do. A ve­ces pen­sa­mos que las co­sas no es­tán a nues­tro al­can­ce y no hacemos na­da al res­pec­to, pe­ro se me ocu­rrió pro­bar una vez más. To­tal, per­di­do por per­di­do… Lla­mé a nues­tro sub­se­cre­ta­rio, Ser­gio Si­ci­liano, quien lue­go de es­cu­char el ca­so no du­do en co­mu­ni­car­se con el di­rec­tor ge­ne­ral, Ale­jan­dro Fi­noc­chia­ro. Es­te úl­ti­mo se con­tac­tó con la Mi­nis­tra de Sa­lud de la Pro­vin­cia, Dra. Zul­ma Or­tiz, quien se com­pro­me­tió con Ser­gio a tra­tar per­so­nal­men­te el te­ma.

Dos ho­ras des­pués, lle­gan­do a La Pla­ta, re­ci­bí el lla­ma­do del sub­se­cre­ta­rio. La mi­nis­tra le ha­bía con­fir­ma­do la dis­po­ni­bi­li­dad de la ca­ma en el Hos­pi­tal del Cru­ce de Flo­ren­cio Varela. Ha­blé con Mar­ce­la Abe­te y el do­min­go por la ma­ña­na se reali­zó el tras­la­do. Fue real­men­te una suer­te, por­que los pro­fe­sio­na­les que la re­ci­bie­ron ex­pli­ca­ron que se ha­bían sus­ci­ta­do com­pli­ca­cio­nes que hu­bie­ran he­cho pe­li­grar la vi­da de ´Jea´, si se hu­bie­se de­mo­ra­do más tiem­po.

Aho­ra, ´Jea´ ya fue tras­la­da­da nue­va­men­te a Ne­co­chea y se re­cu­pe­ra muy bien. Oja­lá pue­da ter­mi­nar su se­cun­da­rio y no­so­tros, en­tre­gar­le su tí­tu­lo.

Dos his­to­rias de vi­da, dos nom­bres: Emma y Jea­net­te, que mu­cho tie­nen que ver con la mís­ti­ca que que­re­mos pa­ra la Edu­ca­ción de Adul­tos. Se­gu­ro que hay mu­chí­si­mas otras en ca­da te­rri­to­rio, pe­ro hoy que­ría re­cor­dar a es­tas dos leo­nas y, en ellas, a to­das y to­dos los alum­nos de la Edu­ca­ción de Adul­tos, que lu­cha­ron y lu­chan pa­ra cons­truir un país me­jor, en el que to­dos pue­dan ac­ce­der al de­re­cho a la edu­ca­ción".

La pintense Emma Ba­rra­za de Ba­rre­ra, no­na­ge­na­ria pintense fa­lle­ci­da la se­ma­na pa­sa­da, y Jea­net­te, alum­na del Plan FI­NES de Ne­co­chea a la que men­cio­na en su no­ta el di­rec­tor de Edu­ca­ción de Adul­tos pro­vin­cial, Pe­dro Schiu­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.