"Car­los Gar­del y el tan­go"

Hoy Pinto - - News - (*) Es­cri­be Ro­ber­to F. Ali­fano (*) - Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta na­ci­do en Ge­ne­ral Pin­to. Fue ama­nuen­se de Jor­ge Luis Bor­ges

"La em­pre­sa de Car­los Gar­del co­mo can­tor de tan­gos con­sa­gra las po­si­bi­li­da­des de una mú­si­ca po­pu­lar na­ci­da en los arra­ba­les y si­tios non sanc­tos de Bue­nos Ai­res, que, sin su pre­sen­cia, es pro­ba­ble que hu­bie­ra es­ta­do des­ti­na­da ser otra co­sa. Con un don na­tu­ral y un sen­ti­mien­to ex­pre­si­vo, úni­co e in­dis­cu­ti­ble, Gar­del abre una sen­da que lo con­vier­te en el sím­bo­lo de un gé­ne­ro. Es el ex­qui­si­to can­tor que con voz me­lo­dio­sa, su­til, pu­ra de ma­ti­ces in­con­fun­di­bles, y una den­si­dad me­nos in­vi­si­ble que pre­ci­sa, pa­re­ce aca­ri­ciar las pa­la­bras, ce­le­bran­do en ca­da te­ma la ín­ti­ma apro­xi­ma­ción del tan­go.

A esa afi­na­da en­to­na­ción inal­te­ra­ble, no se pue­de ni agre­gar si­quie­ra el su­su­rro de una bri­sa y se co­ro­na, por fin, en su ge­ne­ro­sa son­ri­sa y su fi­gu­ra in­com­pa­ra­ble de ar­que­ti­po del por­te­ño ele­gan­te, de pu­ro ori­gen eu­ro­peo, tan va­ro­nil co­mo se­duc­tor, que so­bre­vi­ve a las épo­cas y nin­guno ha po­di­do su­pe­rar. Lue­go, aque­lla muer­te, tan trá­gi­ca co­mo épi­ca, hi­zo pa­ra siem­pre de es­te for­mi­da­ble Car­los Gar­del el pri­mer mi­to po­pu­lar ar­gen­tino, el úni­co in­dis­cu­ti­ble y pe­ren­ne.

Aca­so po­cos ima­gi­na­ron que en los años que vi­vi­mos, des­pués de aquel ho­rri­ble vue­lo in­mor­tal de Me­de­llín, don­de mu­rió en su ple­ni­tud crea­ti­va, el lla­ma­do “zor­zal crio­llo” se­gui­ría vi­gen­te; tan es así, que sus can­cio­nes nos si­guen con­mo­vien­do y las nue­vas téc­ni­cas de gra­ba­ción han per­fec­cio­na­do su pu­re­za in­ter­pre­ta­ti­va con una ca­li­dad que hu­bie­se asom­bra­do al mis­mo Gar­del.

El tan­go -que co­mo ya di­ji­mos fue su ele­men­to esen­cial- no sa­lió del pue­blo ni de la aris­to­cra­cia, sino de un am­bien­te am­bi­guo y su ex­pre­sión mu­si­cal no fue la gui­ta­rra, usa­da por los pa­ya­do­res y el crio­llo de la lla­nu­ra, sino la flau­ta y el vio­lín, al que se agre­ga­ría des­pués el ban­do­neón, un ins­tru­men­to na­ci­do en Ale­ma­nia pa­ra su­plan­tar al ór­gano en las igle­sias mo­des­tas.

Ese am­bien­te de Bue­nos Ai­res y rio­pla­ten­se, ha­ce co­dear al ni­ño bien, ca­la­ve­ra, con el ru­fián de los arra­ba­les. Y aque­llos pri­me­ros tan­gos sin le­tra, o con le­tras obs­ce­nas, to­ca­dos por un or­ga­ni­to en las es­qui­nas, con­vo­ca­ban pa­re­jas de hom­bres pa­ra bai­lar­lo an­te el es­cán­da­lo de las fa­mi­lias de­cen­tes (de hom­bres, re­pi­to, por­que las mu­je­res no que­rían par­ti­ci­par de un bai­le cu­yo ori­gen era pros­ti­bu­la­rio). Es­to nos re­cuer­da aque­lla sen­ten­cia acu­ña­da por el poe­ta Leo­pol­do Lu­go­nes: “El tan­go, ese rep­til de lu­pa­nar”.

En los pri­me­ros vein­te años del si­glo pa­sa­do, el tan­go cre­ce y cru­za el Océano pa­ra lle­gar a Pa­rís, don­de es acep­ta­do. Con esa car­ta de pre­sen­ta­ción re­gre­sa a la Ar­gen­ti­na don­de es acep­ta­do por to­da la so­cie­dad. Su pre­sen­cia en los sa­lo­nes del cen­tro de la ciu­dad le otor­ga bri­llo en su dan­za y en su mú­si­ca y lo afian­za en sus can­to­res. Allí des­pun­ta Car­los Gar­del con su voz y su pre­sen­cia.

Lle­ga­mos así a la con­clu­sión de que el tan­go y Gar­del son in­se­pa­ra­bles. Ese mi­to si­gue pre­sen­te has­ta en los ara­bes­cos de la pin­tu­ra del po­lí­cro­mo fi­le­te de Bue­nos Ai­res, en al­ma­na­ques que ce­le­bran los años por na­cer, en las pa­re­des de res­tau­ran­tes de la ca­lle Co­rrien­tes, en ta­lle­res me­cá­ni­cos y en el pal­pi­tan­te co­ra­zón de to­dos y ca­da uno de los que ama­mos nues­tra mú­si­ca, el tan­go. Y agre­ga­mos que, ca­si mi­la­gro­sa­men­te, si­gue cre­cien­do la fa­ma de es­te Gar­del le­gen­da­rio. Su es­tam­pa, la efi­gie de su son­ri­sa, se so­bre­po­nen a to­do sen­ti­men­ta­lis­mo y si­gue so­lo en la cús­pi­de, irre­fu­ta­ble, sin pa­ran­gón, con­sa­gra­do sin aven­tu­rar nin­gu­na crí­ti­ca en su con­tra; di­ga­mos, de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va.

¿Y por qué no vin­cu­lar­lo con la li­te­ra­tu­ra ?. De­ma­sia­do se ha es­cri­to y se es­cri­be so­bre nues­tro mi­to. Pon­go én­fa­sis en la es­plén­di­da no­ve­la de Da­río Fa­lú, Los pa­pe­les de Gar­del, que no pue­de de­jar de leer­se y au­to­res co­mo En­ri­que Es­pi­na Raw­son y Nor­ber­to Re­guei­ra, que no ce­san de su­mar con sus in­ves­ti­ga­cio­nes más ele­men­tos pro­ba­to­rios de nues­tro mi­to.

Su cor­ta vi­da te­rre­nal es poé­ti­ca y no te­ne­mos más re­me­dio que con­tra­de­cir a Bor­ges, que afir­mó “que su re­la­ción con la li­te­ra­tu­ra era asaz mis­te­rio­sa”. Ca­si no ha­ce fal­ta re­cor­dar­lo; hay mi­lla­res de ejem­plos. Y no so­la­men­te de es­cri­to­res po­pu­la­res, sino has­ta de los más re­fi­na­dos es­ti­lis­tas que en gran par­te han re­cu­rri­do a su men­ción con acier­to in­dis­cu­ti­ble.

Bor­ges, fue crí­ti­co y des­ca­li­fi­ca­dor en mu­chos as­pec­tos de es­ta ex­pre­sión tan afín y re­pre­sen­ta­ti­va de Bue­nos Ai­res, es­cri­bió, sin em­bar­go, Al­guien le di­ce al tan­go, un pre­cio­so poe­ma mu­si­ca­li­za­do por As­tor Piaz­zo­lla, que no du­da­mos hu­bie­ra con­mo­vi­do a Car­los Gar­del y se ha­bría per­pe­tua­do con su voz hon­da y vi­bran­te:

Tan­go que he vis­to bai­lar con­tra un oca­so ama­ri­llo por quie­nes eran ca­pa­ces de otro bai­le, el del cu­chi­llo. Tan­go de aquel Mal­do­na­do con me­nos agua que ba­rro, tan­go sil­ba­do al pa­sar des­de el pes­can­te del ca­rro. Des­preo­cu­pa­do y za­fa­do, siem­pre mi­ra­bas de fren­te.

Tan­go que fuis­te la di­cha de ser hom­bre y ser va­lien­te.

Tan­go que fuis­te fe­liz, co­mo yo tam­bién lo he si­do, se­gún me cuen­ta el re­cuer­do; el re­cuer­do fue el ol­vi­do. Des­de ese ayer, ¡cuán­tas co­sas a los dos nos han pa­sa­do! Las par­ti­das y el pe­sar de amar y no ser ama­do. Yo ha­bré muer­to y se­gui­rás ori­llan­do nues­tra vi­da. Bue­nos Ai­res no te ol­vi­da, tan­go que fuis­te y se­rás.

In­sis­ti­mos, el gran Car­los Gar­del es irre­fu­ta­ble. Co­mo to­do mi­to vi­ve en no­so­tros. No es só­lo nues­tro más gran­de can­tor, es tam­bién un crea­dor de tan­gos que for­man par­te de nues­tra me­mo­ria. La Muer­te tu­vo la in­só­li­ta gen­ti­le­za de ofre­cer­le un si­tio en la ple­ni­tud de su vi­da. Fue a su en­cuen­tro y pa­ra siem­pre lo co­bi­ja en su glo­ria".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.