Don­de hu­bo cam­pos, Tro­ya fue

Hoy Pinto - - De Puño y letra - Es­cri­be Ro­ber­to Ali­fano -(#)- Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta na­ci­do en Ge­ne­ral Pinto. Fue ama­nuen­se de Jor­ge Luis Bor­ges -

Es creen­cia uni­ver­sal, o prác­ti­ca­men­te uni­ver­sal en nues­tros días, que no hay pe­ca­do más gra­ve que la su­per­fi­cia­li­dad. Tris­te asun­to cuan­do a ese mal se su­ma la per­ver­si­dad, que tien­de a des­ca­li­fi­car to­da for­ma de bien in­ten­cio­na­do em­pren­di­mien­to. El avan­ce de esos dos fla­ge­los cas­ti­ga, en es­tos mo­men­tos, a la Ar­gen­ti­na, un país que su­po ser pio­ne­ro de mu­chas co­sas po­si­ti­vas en el Con­ti­nen­te. Cla­ro que en el mun­do no so­mos los úni­cos; al­go pa­re­ci­do su­ce­de en otros si­tios.

Si pa­ra mos­trar la fa­tui­dad nos bas­ta con un ejem­plo, qui­zá no es­tá de más ha­cer re­fe­ren­cia a la re­cien­te reunión del G-20, ce­le­bra­da en Ham­bur­go ha­ce po­cas se­ma­nas y en cu­ya agen­da se tra­ta­ba el enojo­so asun­to de “La po­bre­za en el Pla­ne­ta”. Los or­ga­ni­za­do­res no tu­vie­ron me­jor idea que po­ner mú­si­ca a la reunión y con­vo­ca­ron a la ce­le­bra­da can­tan­te Sha­ki­ra, que acom­pa­ña­da por Cold­play, die­ron la no­ta frí­vo­la al en­cuen­tro. To­do bien, pe­ro su­ce­dió que el dia­blo me­tió la co­la y al­guien fil­tró la in­for­ma­ción de que los ani­ma­do­res de la fies­ta co­bra­ron un ho­no­ra­rio de 1.200.000 eu­ros. He­cho que ex­pli­ca en par­te la ira de los que ma­ni­fes­ta­ron en con­tra de la pu­bli­ci­ta­da cum­bre de pre­si­den­tes. Por su­pues­to, la vi­da tam­bién es una su­ma de ma­los en­ten­di­dos y de­be­mos com­pren­der que to­do for­ma par­te de es­te jue­go su­per­fi­cial y per­ver­so que alien­tan los mis­mos pue­blos al ele­gir a sus re­pre­sen­tan­tes.

Se­gún re­co­mien­da la vie­ja sa­bi­du­ría, a la ley que más aten­ción de­be­mos pres­tar y la que me­jor de­be­mos asi­mi­lar (ya que es de ella de don­de van a des­pren­der­se las de­más le­yes y ca­si to­da nues­tra vi­da) es “la cau­sa y el efec­to”. Es­ta ley nos se­ña­la que to­da cau­sa tie­ne su efec­to o, vi­ce­ver­sa, que to­do efec­to tie­ne su cau­sa, y tam­bién se la co­no­ce co­mo “ac­ción – reac­ción”.

¿A qué vie­ne to­do es­to? Pues a que en la Ar­gen­ti­na, don­de el tan­go, su can­ción ciu­da­da­na, que go­za de una me­lo­día ex­qui­si­ta, ce­le­bra­da has­ta en el re­mo­to Orien­te, se vie­ne des­ba­rran­ca­do por esa pen­dien­te, tam­bién fun­cio­nal a la de­ca­den­cia. Vea­mos la cau­sa y el efec­to.

Sal­van­do su ca­li­dad mu­si­cal (y no ajeno a lo que su­ce­de con ca­si to­das las le­tras po­pu­la­res), el tan­go, des­de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, cuan­do era cró­ni­ca de épo­ca, se des­ba­rran­có ha­cia un gro­tes­co don­de los au­to­res, en sus le­tras, em­pe­za­ron a ha­blar de “troi­kas” y “gi­ta­nas ru­sas” (con ri­dícu­los apo­dos, ta­les co­mo “Pe­trusch­ka”, a la que al­guien pi­de que le sir­va so­bre la nie­ve ro­ja (¿?) otra co­pa pa­ra em­bria­gar­se: “¡Ay, Pe­trusch­ka, vod­ka, vod­ka pa­ra mí…!”, cla­ma el de­ses­pe­ra­do mos­co­vi­ta.

No es to­do, esos cor­sa­rios del mal gus­to ca­bal­gan so­bre el Vol­ga ne­va­do y se ma­tan ri­sue­ños dra­ma­ti­zan­do sus ri­dícu­los amo­res. Otros tan­gos ha­blan de que­jas in­dia­nas, de mu­la­ti­tas re­cha­za­das por ni­ñas blan­cas, de obre­ras que vue­lan co­mo pa­lo­mi­tas en ban­da­das, de in­fie­les per­can­tas, de una ja­po­ne­si­ta bai­la­ri­na (“ghei­sa gen­til, hi­ja del sol si­gue dan­zan­do…”) que en­lo­que­ce a un turista, o de un es­pan­to­so ase­sino que se en­tre­ga en una co­mi­sa­ría con un ca­dá­ver des­cuar­ti­za­do (y de ma­ne­ra res­pe­tuo­sa, eso sí, aun­que con voz amar­ga), ha­ce su con­fe­sión an­te el re­pre­sen­tan­te de la ley: “Me da su per­mi­so, se­ñor co­mi­sa­rio. / Dis­cul­pe si ven­go tan mal en­tra­sao… / Las prue­bas de la in­fa­mia las trai­go en la ma­le­ta: / las tren­zas de mi chi­na y el co­ra­zón de él…”. En fin, te­mas de­bi­da­men­te ade­cua­dos al in­ci­si­vo es­cal­pe­lo de mi ami­go Es­pi­na Raw­son, au­tor del im­per­di­ble li­bro Los cien peo­res tan­gos.

Pe­ro la can­ción de Bue­nos Ai­res tu­vo su pa­sa­do fe­liz, qué du­da ca­be. Car­los Gar­del en pri­mer lu­gar y las ce­le­bra­das or­ques­tas le die­ron un pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal in­dis­cu­ti­do; tam­bién sus poe­tas: Dis­cé­po­lo, Man­zi y Ca­dí­ca­mo, por ci­tar al­gu­nos de los más re­pre­sen­ta­ti­vos, se ex­pre­sa­ron con una es­té­ti­ca no me­nos con­vin­cen­te que pro­fé­ti­ca, anun­cian­do des­de idén­ti­cas po­si­cio­nes una vi­sión de la de­ca­den­cia so­cial que hoy su­fri­mos a man­sal­va. Los vi­bran­tes ver­sos de Yi­ra, yi­ra, el tan­go de Dis­cé­po­lo, dicen: “Cuan­do la suer­te qu’es gre­la / fa­llan­do y fa­llan­do / Te lar­gue pa­rao / Cuan­do es­tés bien en la vía / Sin rum­bo, de­ses­pe­rao / No es­pe­res nun­ca una ayu­da / Ni una mano ni un fa­vor” -y pro­si­gue con un én­fa­sis de­ses­pe­ra­do y es­cép­ti­co an­te to­da for­ma de so­li­da­ri­dad “ve­rás que to­do es men­ti­ra / Ve­rás que na­da es amor / Que al mun­do na­da le im­por­ta / Yi­ra, yi­ra…”

Bien, si de En­ri­que San­tos Dis­cé­po­lo ha­bla­mos, no se pue­den ob­viar los de­ma­sia­dos fa­mo­sos ver­sos del tan­go Cam­ba­la­che, un clá­si­co himno de la me­ta­fí­si­ca por­te­ña, cu­ya pro­tes­ta es­tre­me­ce: “Que el mun­do fue y se­rá / una por­que­ría, ya lo sé. / En el qui­nien­tos seis / y en el dos mil, tam­bién. / Que siem­pre ha ha­bi­do cho­rros, / ma­quia­ve­los y es­ta­faos, / con­ten­tos y amar­gaos, / va­lo­res y du­blés. / Pe­ro que el si­glo vein­te / es un des­plie­gue / de mal­dá in­so­len­te, / ya no hay quien lo nie­gue. / Vi­vi­mos re­vol­caos en un me­ren­gue / y en el mis­mo lo­do / to­dos ma­no­seaos…”. ¡Qué gran ver­dad apli­ca­ble a lo que vi­vi­mos, por su­pues­to; “to­dos ma­no­sea­dos” por po­lí­ti­cos, por jue­ces, por sin­di­ca­lis­tas, por em­pre­sa­rios, por po­li­cías, et­cé­te­ra, et­cé­te­ra…! Y el pue­blo de rehén, cla­ro.

El poe­ta Ho­me­ro Man­zi, me­nos cri­ti­co que nostálgico, nos ha­bla de vi­ven­cias pa­sa­das que el tiem­po va di­sol­vien­do, so­bre to­do en un país sin ho­ri­zon­tes, don­de na­da se res­pe­ta: “Nos­tal­gias de las co­sas que han pa­sa­do, / Are­na que la vi­da se lle­vó. / Pe­sa­dum­bre de ba­rrios que han cam­bia­do / Y amar­gu­ra del sue­ño que mu­rió…” ¡Ah, del cas­ti­ga­do te­rri­to­rio nues­tro, tan ale­ja­do de la mano de los fun­cio­na­rios de to­dos los go­bier­nos, con un ria­chue­lo su­cio y de­fi­ni­ti­va­men­te con­ta­mi­na­do y asen­ta­mien­tos de emer­gen­cias que ya son per­ma­nen­tes!

El otro va­te, En­ri­que Ca­dí­ca­mo, bohe­mio y su­frien­te hom­bre del arra­bal, se que­ja -de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta- de las pe­nu­rias que pa­san los po­bres; y lo ha­ce con to­das las pa­la­bras lun­far­das: “Si ha­brá cri­sis, bron­ca y ham­bre, / que el que com­pra diez de fiam­bre / hoy se mor­fa has­ta el pio­lín. / Hoy no hay gui­ta ni de asal­to / y el pu­che­ro es­tá tan al­to / que hay que usar el tram­po­lín…” ¡Ah, des­ga­rra­mien­to y sen­si­bi­li­dad po­pu­lar co­mo prue­ba de amor al pró­ji­mo! El tan­go se ti­tu­la Al mun­do le fal­ta un tor­ni­llo. Y, “que ven­ga un me­cá­ni­co a ver si lo pue­de arre­glar…”

Ese la­men­to, sin em­bar­go, no es ex­clu­si­vo de es­te pro­fun­do y me­lan­có­li­co Sur que nos ha co­rres­pon­di­do con to­dos los con­tra­tiem­pos del ca­so; tam­bién ha ins­pi­ra­do a los del ex­tre­mo Nor­te. Carl Sand­burg, el poe­ta de Chica­go, más o me­nos por la mis­ma épo­ca, con sen­ti­do an­ti­ci­pa­to­rio, aca­so ima­gi­nan­do al ca­na­rio Trump, can­ta con én­fa­sis y una suer­te de self pity; es de­cir, de au­to­con­mi­se­ra­ción, las mi­se­rias y la caí­da de ese im­pe­rio que es Amé­ri­ca.

Si es­car­ba­mos ve­re­mos que el enojo­so asun­to no es pri­va­ti­vo de los de es­te la­do del Océano, sino que vie­ne des­de el tan ru­ti­lan­te co­mo me­lan­có­li­co Si­glo de Oro Es­pa­ñol. Un des­alen­ta­do Fran­cis­co de Que­ve­do, se des­ga­rra al de­cir:

Mi­ré los mu­ros de la pa­tria mía, si un tiem­po fuer­tes ya des­mo­ro­na­dos, de la ca­rre­ra de la edad can­sa­dos, por quien ca­du­ca ya su va­len­tía…

Qui­zá to­do vie­ne des­de cuan­do el es­can­di­na­vo anó­ni­mo, que de­jó la Vi­sión de la Si­bi­la, ima­gi­na el cre­púscu­lo de los dio­ses y la par­ti­da de la úl­ti­ma na­ve, que se cons­tru­ye con uñas de muer­tos. Aun­que si nos ate­ne­mos a las Es­cri­tu­ras, com­pro­ba­mos que el Es­pí­ri­tu San­to no es me­nos des­truc­ti­vo y se com­pla­ce en ani­qui­la­cio­nes y ca­tás­tro­fes. Po­co des­pués del Caos y de la Crea­ción asis­ti­mos al Di­lu­vio; lue­go vie­nen el Apo­ca­lip­sis y el te­rre­mo­to de Je­ru­sa­lem.

Co­mo to­do se re­pi­te y siem­pre nos des­li­za­mos por la mis­ma pen­dien­te, que es­tá al bor­de del abis­mo, la Ar­gen­ti­na si­gue ex­hi­bien­do sus ago­bian­tes fla­que­zas (con otros ac­to­res, por su­pues­to). Pa­ra re­fe­rir el mo­men­to ac­tual, po­de­mos usar aque­llos ver­sos amo­ne­da­dos por Vir­gi­lio en el li­bro ter­ce­ro de La Enei­da, de­di­ca­dos a la des­truc­ción de Tro­ya: Et cam­pos ubi Tro­yat fuit (don­de hu­bo cam­pos Tro­ya fue).

Nos due­le en el al­ma apli­car es­te ace­ra­do ver­so del poe­ta man­tuano, pe­ro la reali­dad y los he­chos que se im­po­nen, nos arrin­co­nan de una ma­ne­ra ex­tre­ma; por otro la­do, cree­mos que los his­to­ria­do­res y so­ció­lo­gos tie­nen el desafío de ana­li­zar el pa­sa­do que due­le y se­pa­rar­lo de las que­re­llas pre­sen­tes. Co­sa bra­va si las hay, que no es sen­ci­lla, so­bre to­do en un país don­de los tráns­fu­gas son pre­mia­dos y as­pi­ran a ser vo­ta­dos pa­ra usu­fruc­tuar con la apro­ba­ción de to­dos de las pre­ben­das que pro­di­ga el Es­ta­do.

So­mos mu­chos los que aho­ra cree­mos que uno de los prin­ci­pa­les erro­res del ac­tual go­bierno es no ha­ber lla­ma­do a una gran con­cer­ta­ción po­lí­ti­ca de uni­dad na­cio­nal, pri­me­ro pa­ra po­ner en cla­ro las cuen­tas, y, lue­go, pa­ra me­ter pre­sos a los la­dro­nes y fi­jar po­lí­ti­cas de Es­ta­do, exi­gien­do a la ley el juz­ga­mien­to de los que fue­ron res­pon­sa­bles de ta­ma­ña de­ba­cle en los úl­ti­mos do­ce años. So­mos mu­chos los que cree­mos que es­te Go­bierno se equi­vo­có al no ex­pli­ci­tar, ape­nas asu­mió, que es­te bar­co a la de­ri­va que es la Ar­gen­ti­na es­ta­ba a pun­to de cho­car con­tra un ice­berg tan gran­de co­mo el que hun­dió al Titanic. Y que el le­van­ta­mien­to del ce­po, por ejem­plo, o el pa­go a los lla­ma­dos fon­dos bui­tre, le­jos de cons­ti­tuir ac­cio­nes de­ci­si­vas, ape­nas lo­gra­ron evi­tar un im­pac­to de con­se­cuen­cias me­no­res.

Aho­ra, qui­zá es tar­de pa­ra ha­blar de lo que se re­ci­bió del kirch­ne­ris­mo. Sin em­bar­go, nun­ca se­rá su­fi­cien­te­men­te tar­de pa­ra de­cir la do­lo­ro­sa ver­dad. La Ar­gen­ti­na es­tá, li­te­ral­men­te, des­trui­da y de­sin­te­gra­da. Po­dría­mos em­pe­zar por lo bá­si­co: no tie­ne la in­fra­es­truc­tu­ra mí­ni­ma su­fi­cien­te. No hay ru­tas en con­di­cio­nes de ser usa­das. Ni tre­nes. Por con­si­guien­te, el trans­por­te te­rres­tre es uno de los me­nos efi­cien­tes del mun­do, y de los más ca­ros, ob­via­men­te; to­dos sa­be­mos, ade­más, que esa for­ma de mo­vi­li­dad es­tá en ma­nos de una cor­po­ra­ción con­du­ci­da por un po­pe del sin­di­ca­lis­mo y su fa­mi­lia. La po­bre­za, que ya es es­truc­tu­ral, va a pa­sar por lo me­nos una dé­ca­da pa­ra que des­cien­da de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble; eso, es cla­ro, si se ha­cen al­gu­nas co­sas co­mo co­rres­pon­de y en la di­rec­ción ade­cua­da. Por el mo­men­to, los con­ve­nios co­lec­ti­vos de tra­ba­jo son ex­pul­si­vos; só­lo sir­ven pa­ra que los anacró­ni­cos di­ri­gen­tes sin­di­ca­les con sus ma­fio­sas cor­po­ra­cio­nes se si­gan en­ri­que­cien­do y pa­ra que las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas eli­jan en­tre ce­rrar o to­mar per­so­nal en ne­gro.

Es pa­té­ti­co, pe­ro ya no sa­be­mos si de­fi­nir a la Ar­gen­ti­na co­mo un país en cri­sis o co­lo­car­lo en la ca­te­go­ría de país ex­tra­va­gan­te, cu­yas au­to­ri­da­des ha­cen co­sas inex­pli­ca­bles, dis­tin­tas a las de otros go­bier­nos del mun­do, y es­pe­ran re­sul­ta­dos exi­to­sos, co­mo si sem­bran­do or­ti­gas se pu­die­ran co­se­char to­ma­tes. To­dos los da­tos son con­fu­sos y los pre­cios, ma­ne­ja­dos por cin­co ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos son ma­ni­pu­la­dos a cri­te­rio pro­pio sin te­ner en cuen­ta al con­su­mi­dor. El sis­te­ma co­mer­cial, an­to­ja­di­zo y vo­lá­til, vi­ve fre­nan­do la es­ca­la de transac­cio­nes y el vo­lu­men de ne­go­cios se ve ma­ni­pu­la­do por un Ban­co Cen­tral in­di­fe­ren­te que fa­vo­re­ce la lla­ma­da “bi­ci­cle­ta fi­nan­cie­ra”. Des­de ha­ce tiem­po ba­ti­mos ré­cords que con­fir­man has­ta qué pun­to es­ta­mos en el sub­sue­lo. So­mos así una de las cin­co na­cio­nes con más al­ta pre­sión im­po­si­ti­va, muy cer­ca del ni­vel de Suecia o Di­na­mar­ca, pe­ro con un Es­ta­do que no pres­ta a sus ha­bi­tan­tes, ni re­mo­ta­men­te, los ser­vi­cios de esos paí­ses desa­rro­lla­dos.

Pa­ra vol­ver a ser via­ble, la Ar­gen­ti­na ten­dría que con­tar con un pre­si­den­te dis­pues­to a asu­mir gran­des ries­gos y a ha­cer acuer­dos con la ciu­da­da­nía y los po­cos di­ri­gen­tes bien in­ten­cio­na­dos, tan ale­ja­dos de las coimas co­mo de las tran­zas po­li­ti­que­ras. Un pre­si­den­te ca­paz de ex­pli­car con cla­ri­dad los pro­ble­mas que se de­ben en­fren­tar, un pre­si­den­te me­nos pen­dien­te de las pró­xi­mas en­cues­tas de opi­nión; in­clu­so dis­pues­to a per­der es­tas pró­xi­mas elec­cio­nes, pe­ro con la su­fi­cien­te fuer­za mo­ral y de­ter­mi­na­ción co­mo pa­ra em­pe­zar a dar vuel­ta es­te desas­tre que vie­ne des­de muy atrás co­mo lo se­ña­la el tan­go. La Ar­gen­ti­na es un ca­ba­llo em­pan­ta­na­do que con ca­da cor­co­vo se hun­de más en el ba­rro. Hay so­la­men­te un mo­do pa­ra sa­car­lo, unir­nos y em­pu­jar to­dos jun­tos. Esa con­vo­ca­to­ria no se ha he­cho y es ca­si se­gu­ro que no se ha­rá.

Es un do­lor re­sig­nar­nos a re­pe­tir aque­llas dos pa­la­bras, que lo dicen to­do, del his­tó­ri­co ver­so de Vir­gi­lio: Tro­yat fuit, más aún, tra­du­cir­lo co­mo Ar­gen­ti­na fuit. Que los dio­ses nos ayu­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.