"Al­gu­nas ra­zo­nes por las que los ve­ci­nos de Co­ro­nel Gra­na­da no le die­ron el vo­to”

Hoy Pinto - - De Puño y letra -

Es­cri­be Es­te­la Me­nar­vino

(*)

"Des­pués de ca­da elec­ción us­ted se pre­gun­ta, y apa­ren­te­men­te no en­cuen­tra res­pues­ta, de por­que Co­ro­nel Gra­na­da no lo vo­ta a us­ted y al par­ti­do en el que, se­gún el mo­men­to, us­ted mi­li­ta.

Ha­ce va­rios años que ejer­ce el Po­der Eje­cu­ti­vo de la In­ten­den­cia del Par­ti­do de Ge­ne­ral Pinto y su co­lor po­lí­ti­co ha cam­bia­do úl­ti­ma­men­te. Lo co­no­ci­mos re­pre­sen­tan­do al Kirch­ne­ris­mo y lo te­ne­mos hoy ejer­cien­do el mis­mo car­go, pe­ro apo­yan­do a otro par­ti­do: Aho­ra us­ted es mas­sis­ta.

Es­te es el pri­mer pun­to so­bre el que mu­chos han re­fle­xio­na­do. Us­ted fue un acé­rri­mo de­fen­sor de po­lí­ti­cas que per­ju­di­ca­ron enor­men­te a la po­bla­ción del Par­ti­do de Ge­ne­ral Pinto, por te­ner en su ma­yo­ría ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria. No du­dó en sen­tar­se jun­to a quie­nes nos per­ju­di­ca­ban, acre­cen­ta­ban im­pues­tos has­ta el har­taz­go, ´nin­gu­nea­ban´ al cam­po y us­ted, en es­pe­cial, sa­lió en un vehícu­lo cuan­do los pro­duc­to­res in­ten­ta­ban ha­blar­le en el mo­men­to de gran­des an­gus­tias por­que el se­ñor Lous­tau, Mi­nis­tro de Eco­no­mía en aquel mo­men­to del go­bierno Kirch­ne­ris­ta, im­pu­so las re­ten­cio­nes mó­vi­les.

Ahon­dan­do el aná­li­sis y sien­do más abar­ca­ti­vos, po­de­mos in­fe­rir que ha ha­bi­do una gran fal­ta de equi­dad du­ran­te su ges­tión, en­tre el tra­to re­ci­bi­do por la po­bla­ción ur­ba­na de Ge­ne­ral Pinto y la po­bla­ción ur­ba­na de las otras po­bla­cio­nes que in­te­gran el Par­ti­do. Ni que de­cir del aban­dono de las pro­ble­má­ti­cas que afec­tan a las zo­nas ru­ra­les del Par­ti­do que us­ted go­bier­na.

En la ciu­dad de Ge­ne­ral Pinto se ha me­jo­ra­do la in­fra­es­truc­tu­ra, al pue­blo se lo ve bien, los edi­fi­cios pú­bli­cos fue­ron re­ci­cla­dos, la pla­za me­jo­ra­da, se ini­ció la cons­truc­ción de cen­tros edu­ca­ti­vos, el hos­pi­tal ad­qui­rió me­jo­ras no­ta­bles, se cons­tru­ye­ron can­ti­dad de cua­dras de as­fal­to y mu­cho cor­dón cu­ne­ta.

Las ins­ti­tu­cio­nes re­ci­bie­ron sub­si­dios, mu­chas per­so­nas re­ci­bie­ron ayu­da eco­nó­mi­ca, pe­ro tam­bién es cier­to que fue­ron pa­lia­ti­vos que tu­vo efec­tos na­da be­ne­fi­cio­sos pa­ra quie­nes en edad de tra­ba­jar pre­fi­rie­ron re­ci­bir sub­si­dios y de­jar de la­do el va­lor del tra­ba­jo y el es­fuer­zo pa­ra con­se­guir el bie­nes­tar de ca­da fa­mi­lia.

Us­ted, co­mo el par­ti­do que re­pre­sen­ta­ba, re­cu­rrió a la dá­di­va con tal de con­se­guir vo­tos.

En cuan­to a la obra pú­bli­ca, vi­vien­das fun­da­men­tal­men­te, nos vi­mos sa­tu­ra­dos de car­te­les que pu­bli­ci­ta­ban cons­truc­cio­nes por mi­llo­nes de pe­sos que que­da­ron por mu­chos años in­con­clu­sas, en­tre yu­ya­les y fue­ron ter­mi­na­das en es­ta ges­tión, en­tre tan­to las fa­mi­lias es­pe­ra­ban el sor­teo que nun­ca lle­ga­ba.

Ni ha­blar de las es­cue­las ru­ra­les. Obras ini­cia­das y aún hoy in­con­clu­sas. Me re­fie­ro en es­pe­cial a la Es­cue­la Ru­ral de Pa­zos Kan­ki. Mu­chos de ellos aus­pi­cia­dos por el Mi­nis­te­rio de Pla­ni­fi­ca­ción de la Na­ción, tan cuestionado hoy.

Mien­tras es­to ocu­rría en Ge­ne­ral Pinto, los otros pue­blos de­bían ges­tio­nar sus pro­pios pro­yec­tos. Muy po­co re­ci­bie­ron y co­mo si eso no bas­ta­ra, aho­ra nos ame­na­za con no cons­truir el Ho­gar de An­cia­nos.

Co­ro­nel Gra­na­da me­jo­ró en es­te tiem­po. La red cloa­cal, el ten­di­do de la red de gas y la fi­bra óp­ti­ca son avan­ces in­dis­cu­ti­bles…. Pe­ro se lo de­be­mos al es­fuer­zo de la po­bla­ción y el tra­ba­jo in­ce­san­te de la Coope­ra­ti­va Eléc­tri­ca, con su pre­si­den­te li­de­ran­do es­tos lo­gros.

Ge­ne­ral­men­te, us­ted pre­go­na to­do lo que le da a los pue­blos y se la­men­ta por no lo­grar su vo­to. En reali­dad, el In­ten­den­te es un me­ro ad­mi­nis­tra­dor de di­ne­ros pú­bli­cos y per­so­nal­men­te no re­ga­la, es el di­ne­ro de los im­pues­tos el que se dis­tri­bu­ye.

Us­ted en al­gún mo­men­to de­be­rá res­pe­tar la al­ter­nan­cia y vol­ve­rá al llano. Se­rá uno de no­so­tros. Por­que los ar­gen­ti­nos, cla­ra­men­te, han di­cho que son par­ti­da­rios de la Re­pú­bli­ca y de go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos.

Du­ran­te el pre­sen­te año el Con­ce­jo De­li­be­ran­te, con su anuen­cia, in­cre­men­tó las ta­sas mu­ni­ci­pa­les en un 30 por cien­to. ¿ Cuán­to de ello lle­gó al ve­cino y al pro­duc­tor agro­pe­cua­rio ?.

¿ Dón­de fue el di­ne­ro del Im­pues­to In­mo­bi­lia­rio Ru­ral que en un por­cen­ta­je de­be in­ver­tir­se en obras via­les ?.

Los ca­mi­nos ru­ra­les, por don­de cir­cu­la o de­bie­ra cir­cu­lar la pro­duc­ción, son el cla­ro ejem­plo de de lo po­co y mal que se ha tra­ba­ja­do.

¿ Tie­ne idea us­ted de los in­con­ve­nien­tes que su­fren los pro­duc­to­res por te­ner dos em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les inep­tos pa­ra to­mar de­ci­sio­nes so­bre es­tas ar­te­rias que son fun­da­men­ta­les pa­ra la ac­ti­vi­dad agrí­co­la ga­na­de­ra ? .

Zan­jas abier­tas por las llu­vias, ca­na­les obs­trui­dos por to­to­ra­les, aca­cias ne­gras que cre­cen sin con­trol, qui­tan­do luz en los ca­mi­nos e im­pi­dien­do el se­ca­do de los mis­mos, en­tra­da a los cam­pos anega­das e inu­ti­li­za­das, fal­ta de ma­qui­na­ria que fue ex­pues­ta fren­te al Mu­ni­ci­pio ha­ce dos años, pe­ro es­tán des­apa­re­ci­das de las zo­nas en que son ne­ce­sa­rias, res­pues­tas arro­gan­tes, inapro­pia­das a los pro­duc­to­res cuan­do re­cla­man el arre­glo de es­tos lu­ga­res, en­ga­ños co­mo el ca­so del ca­nal de Pa­zos Kan­ki ,que fue abier­to cuan­do se inun­da­ron 200 hec­tá­reas de maíz de un ami­go su­yo, pa­ra lo cual se uti­li­za­ron ma­qui­na­rias mu­ni­ci­pa­les.

Nos to­ma­ron por ton­tos du­ran­te sie­te años, di­cien­do tra­mi­tar lo que no tra­mi­ta­ban.

Pue­do dar el ejem­plo de los ca­mi­nos que lle­van a Pa­zos Kan­ki: Dos años in­ha­bi­li­ta­do el ca­mino Es­ta­ción Kan­ki­gra­na­da, in­tran­si­ta­bi­li­dad del ca­mino ru­ta 188–Es­ta­ción de Pa­zos Kan­ki, por un zan­jón que apa­re­ce en ca­da llu­via in­ten­sa en for­ma re­nuen­te, que no se la se­ña­li­za, y se han hun­di­do va­rias ca­mio­ne­tas, que que­da­ron inu­ti­li­za­das, sin que na­die to­ma­ra no­ta de ello. Nun­ca en­cuen­tran la so­lu­ción de­fi­ni­ti­va. ¿ No sa­ben, no pue­den o no quie­ren ?,

Cas­co­tes enor­mes, hie­rros y he­la­de­ra in­clui­da en el ca­mino de Pinto-pa­zos Kan­ki, que fue­ra re­co­men­da­do co­mo el ca­mino ideal pa­ra po­der lle­gar des­de Gra­na­da, enor­mes po­zos en ca­mi­nos ne­ce­sa­rios pa­ra mo­ver las co­se­chas en cam­pos que pa­gan ele­va­das ta­sas.

El cam­po mue­ve ne­go­cios com­ple­jos, con tiem­pos de­ter­mi­na­dos, se­cuen­cia de ta­reas que no pue­den ser pos­pues­tas.

En un de­ter­mi­na­do mo­men­to se siem­bra, se fer­ti­li­za, se co­se­cha y ca­da ta­rea re­quie­re mo­vi­li­za­ción de ma­qui­na­ria cos­to­sí­si­ma, por­ta­do­ra de una gran tec­no­lo­gía que no pue­de cir­cu­lar por ca­mi­nos des­tro­za­dos.

En las co­se­chas, el ce­real se tras­la­da en ca­mio­nes de mu­cho va­lor eco­nó­mi­co has­ta puer­tos o mo­li­nos. Qué de­cir del tras­la­do de tro­pas, ani­ma­les pa­ra las fe­rias o mer­ca­do.

La ga­na­de­ría y agri­cul­tu­ra son dos so­por­tes de la eco­no­mía en es­te mo­men­to y es­tá gra­ba­da con im­pues­tos que de­ben pa­gar­se en tiem­pos de­ter­mi­na­dos. Por ello, el pro­duc­tor ven­de y sa­ca el ce­real y la ha­cien­da en de­ter­mi­na­dos tiem­pos.

Es­to us­ted lo sa­be, por­que ha de­ve­ni­do en pro­duc­tor agro­pe­cua­rio. El te­ma es se­rio, la car­ga tri­bu­ta­ria es múl­ti­ple en­tre la Na­ción, la Pro­vin­cia y el Mu­ni­ci­pio. No pue­de de­jar­se el te­ma de los ca­mi­nos ru­ra­les en ma­nos de gen­te inex­per­ta.

Ade­más, aquel que los des­tru­ye por­que po­ne de­ma­sia­da car­ga en los ca­mio­nes de­be ser mul­ta­do pe­ro los ca­mi­nos de­ben es­tar ope­ra­ti­vos.

Se­ría una po­si­bi­li­dad que se con­tra­ta­ra a un in­ge­nie­ro vial o bien se fa­ci­li­ta­ra la for­ma­ción de un Con­sor­cio de Ca­mi­nos, pa­ra so­lu­cio­nar uno a uno los pro­ble­mas tan co­no­ci­dos por los pro­duc­to­res tra­ba­jan­do con­jun­ta­men­te con el Mu­ni­ci­pio.

Del mis­mo mo­do que el Es­ta­do nos exi­ge, lle­gó la ho­ra que los pro­duc­to­res les exi­jan a us­te­des y cuan­do no es­tá sa­tis­fe­cho, sim­ple­men­te bus­ca­rá otro rum­bo con su vo­to o irá a la Jus­ti­cia.

Creo que es­tas son su­fi­cien­tes ra­zo­nes, sin du­da po­drían en­ri­que­cer­se, pa­ra que us­ted pue­da ex­pli­car­se por­que mu­chos vo­tan­tes no com­pro­me­tie­ron ni com­pro­me­te­rán su vo­to a su fa­vor. Se­ñor in­ten­den­te, si us­ted aho­ra es mas­sis­ta, de­be­rá ag­gior­nar su agen­da y tra­ba­jar real­men­te pa­ra so­lu­cio­nar ´los pro­ble­mas de la gen­te´, co­mo di­ce el lí­der de su par­ti­do. Los pro­duc­to­res ru­ra­les son par­te de esa gen­te”.

Ana­lis­ta de Pro­ble­má­ti­cas Re­gio­na­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.