“Igual que en otros tiem­pos: Des­apa­ri­ción y ocul­ta­mien­to”

Hoy Pinto - - News - > Por Es­cri­be Enrique Mi­ner­vino (#)

“La des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do mar­có un an­tes y un des­pués en el go­bierno de Ma­cri. Ya no nos ol­vi­da­re­mos nun­ca más de aquel 1 de agos­to de 2017, 18 me­ses des­pués que asu­mie­ra el go­bierno de Cam­bie­mos, en el que ha des­apa­re­ci­do una per­so­na lue­go de 34 años de de­mo­cra­cia inin­te­rrum­pi­da.

No so­lo asis­ti­mos a un ac­cio­nar ile­gí­ti­mo del Es­ta­do, sino que ade­más tu­vi­mos que es­cu­char a tra­vés de los me­dios in­nu­me­ra­bles can­ti­dad de ope­ra­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas don­de se in­ten­tó ocul­tar la ver­dad de los he­chos.

De acuer­do a es­tas ver­sio­nes, San­tia­go Mal­do­na­do es­tu­vo en Chi­le, en En­tre Ríos, se pe­leó y fue acu­chi­lla­do con un pues­te­ro de Be­net­ton, fue lle­va­do en au­to por un ma­tri­mo­nio, etc. Con ellas, go­bierno y los me­dios ami­gos pre­ten­die­ron en­cu­brir lo que real­men­te su­ce­dió que es que a San­tia­go Mal­do­na­do lo des­apa­re­ció Gen­dar­me­ría y por con­si­guien­te el Es­ta­do. Es­to cons­ti­tu­ye un he­cho de “Des­apa­ri­ción for­za­da”, y el res­pon­sa­ble es el go­bierno na­cio­nal que fue quien dio las ór­de­nes de re­pre­sión, en la per­so­na del Je­fe de Ga­bi­ne­te de Bull­rich, Pa­blo No­ce­ti, quien per­so­nal­men­te im­par­tió es­tas di­rec­ti­vas.

El pa­pel de la Mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad, Pa­tri­cia Bull­rich, en es­te he­cho fue la­men­ta­ble y pa­té­ti­co. Po­cas ve­ces se vio a un fun­cio­na­rio men­tir en for­ma tan des­ca­ra­da co­mo ella, aun­que es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca es muy co­mún en es­te go­bierno, in­clu­yen­do al Pre­si­den­te.

En to­dos los me­dios, Pa­tri­cia de­rra­mó a gus­to sus engaños. Pe­ro la men­ti­ra más fuer­te por su ca­rác­ter ins­ti­tu­cio­nal la di­jo en el Se­na­do de la Na­ción, don­de les min­tió en la ca­ra a los se­na­do­res des­lin­dan­do la res­pon­sa­bi­li­dad de la Gen­dar­me­ría a quien cla­ra­men­te en­cu­brió cuan­do di­jo “yo no ti­ro gen­dar­mes por la ven­ta­na” y de No­ce­ti, quien se­gún Pa­tri­cia, “so­lo pa­sa­ba por ahí”. Inigua­la­ble ci­nis­mo.

An­te las evi­den­cias y las imá­ge­nes que lo mues­tran en el lu­gar, No­ce­ti de­be­ría ser lla­ma­do a in­da­ga­to­ria. De­be­mos de­cir que es­te per­so­na­je fue tam­bién el abo­ga­do de­fen­sor del re­pre­sor Miguel Et­che­co­laz, res­pon­sa­ble de la des­apa­ri­ción de Ju­lio Ló­pez.

Aho­ra, y an­te el re­cla­mo que no ce­sa y la im­po­si­bi­li­dad de ta­par con mentiras y ope­ra­cio­nes bur­das la res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do, pa­re­ce que el go­bierno quie­re car­gar las tin­tas en al­gu­nos gen­dar­mes que “no di­je­ron la ver­dad”. Con es­ta nue­va teo­ría del go­bierno, se pre­ten­de ha­cer creer que San­tia­go Mal­do­na­do qui­zás ha­ya si­do víc­ti­ma del “ex­ce­so” del uso de la fuer­za de al­gún gen­dar­me y no de la Gen­dar­me­ría. Los mi­li­ta­res del 76 ha­bla­ron de “erro­res e ex­ce­sos”.

LEO­POL­DO MO­REAU, UN PO­LÍ­TI­CO QUE LE­VAN­TA SU VOZ.

Ma­cri sos­tie­ne en su go­bierno a es­ta se­ño­ra que no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra desem­pe­ñar­se en un car­go de ta­ma­ña res­pon­sa­bi­li­dad. Pe­ro la de­fen­sa más ri­dí­cu­la que ha te­ni­do la Mi­nis­tra Bull­rich fue sin la que hi­zo Eli­sa Ca­rrió. “Li­li­ta” di­jo que ha­bía una ope­ra­ción de “Sec­to­res del nar­co­trá­fi­co com­bi­na­dos con el Kirch­ne­ris­mo pa­ra vol­tear a Pa­tri­cia Bull­rich”. Hay que ser muy ca­na­lla pa­ra vin­cu­lar im­pu­ne­men­te a un sec­tor po­lí­ti­co con el nar­co­trá­fi­co y ade­más acu­sar­lo de “des­es­ta­bi­li­za­dor”.

Eli­sa Ca­rrió lan­za esas ex­pre­sio­nes sin que na­die di­ga na­da. Los sec­to­res po­lí­ti­cos de­be­rían reac­cio­nar an­te esas in­ju­rias que hoy to­can al Kirch­ne­ris­mo, pe­ro mañana pue­den afec­tar a cual­quier otro gru­po po­lí­ti­co del cam­po po­pu­lar al que el go­bierno apun­te co­mo des­ti­na­ta­rio de sus in­ju­rias.

So­lo Leo­pol­do Mo­reau, lí­der del Mo­vi­mien­to Al­fon­si­nis­ta y ac­tual can­di­da­to a dipu­tado na­cio­nal por Uni­dad Ciu­da­da­na, sa­lió al cru­ce de lo ex­pre­sa­do por quien ha­ce tiem­po de­jo de ser una po­lí­ti­ca se­ria, pa­ra con­ver­tir­se en una ope­ra­do­ra po­lí­ti­ca al ser­vi­cio del par­ti­do go­ber­nan­te.

Di­jo Mo­reau: “De to­dos los ar­gu­men­tos que se es­cu­cha­ron en es­tos días pa­ra ne­gar la res­pon­sa­bi­li­dad de Pa­tri­cia Bull­rich en el en­cu­bri­mien­to y la de Pa­blo No­ce­ti en la eje­cu­ción de la des­apa­ri­ción for­za­da de San­tia­go Mal­do­na­do, el de Eli­sa Ca­rrió es, por le­jos, el más ca­na­lles­co”.

UN DES­APA­RE­CI­DO. UN RE­TRO­CE­SO.

Es un re­tro­ce­so pa­ra la de­mo­cra­cia de nues­tro tiem­po que ha­ya exis­ti­do un he­cho en nues­tro país de “des­apa­ri­ción for­za­da”, al­go im­pen­sa­do lue­go de ha­ber te­ni­do go­bier­nos co­mo el de Raúl Al­fon­sín que juz­gó a los res­pon­sa­bles de la vio­la­ción más atroz de los de­re­chos hu­ma­nos, y co­mo los de Nés­tor y Cris­ti­na que im­pri­mie­ron un avan­ce ex­tra­or­di­na­rio a la po­lí­ti­ca de de­re­chos hu­ma­nos.

Con Ma­cri vol­vi­mos a ha­blar de “des­apa­ri­ción for­za­da”, de fun­cio­na­rios que en­cu­bren a la Gen­dar­me­ría, y de un pe­rio­dis­mo cóm­pli­ce, que tra­ta de ocul­tar con in­for­ma­cio­nes fal­sas la ver­dad de lo su­ce­di­do. Igual que en los tiem­pos de dic­ta­du­ra. El pres­ti­gio­so abo­ga­do Eduardo Bar­ce­sat reali­zó una de­nun­cia con­tra el Pre­si­den­te Ma­cri, Mar­cos Pe­ña y Pa­tri­cia Bull­rich por ser los res­pon­sa­bles de es­te en­cu­bri­mien­to. Es por ello que el fis­cal Del­ga­do ya es­tá in­ves­ti­gan­do al go­bierno.

Los sec­to­res po­lí­ti­cos de­bie­ran al­zar sus vo­ces y aler­tar al pue­blo so­bre lo que es­tá su­ce­dien­do en el país. La­men­ta­ble­men­te no es así. La UCR, alia­da y ab­sor­bi­da por el PRO, ha­ce un si­len­cio que pin­ta de cuer­po en­te­ro el pa­pel in­fa­me que cum­ple for­man­do par­te del go­bierno. Mas­sa ha­bló des­pués de 40 días de su­ce­di­do el he­cho, so­bre­pa­sa­do por el de­ve­nir de los acon­te­ci­mien­tos. Ran­daz­zo, no abrió la bo­ca. So­lo lo hi­cie­ron los re­pre­sen­tan­tes de Uni­dad Ciu­da­da­na y de la iz­quier­da, que hoy por hoy cons­ti­tu­yen la ver­da­de­ra opo­si­ción al neo­li­be­ra­lis­mo re­pre­sor que go­bier­na la Ar­gen­ti­na.

Trein­ta y cua­tro años de de­mo­cra­cia no han si­do en vano. Ya no se pue­de en­cu­brir una des­apa­ri­ción for­za­da, no se pue­de, co­mo en la épo­ca de la dic­ta­du­ra, es­tig­ma­ti­zar a los opo­si­to­res, in­ven­tar que hay te­rro­ris­mo por to­dos la­dos, in­fil­trar mar­chas pa­cí­fi­cas, po­ner bom­bas mo­lo­tov y cul­par a quie­nes re­cla­ma­ban por San­tia­go.

Fue­ron ele­men­tos uti­li­za­dos en el pa­sa­do. Muy pe­li­gro­sos. Por­que es lo que des­pués jus­ti­fi­ca la re­pre­sión. So­lo el pue­blo con su mo­vi­li­za­ción pue­de im­pe­dir­lo”.

- (#) Can­di­da­to a con­ce­jal por Uni­dad Ciu­da­da­na -

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.