“34 años des­pués”

Hoy Pinto - - News -

Es­cri­be Ed­gar­do Be­láus­te­gui (*)

“El lu­nes 30 de Oc­tu­bre pa­sa­do, se cum­plie­ron 34 años de la re­cu­pe­ra­ción de­mo­crá­ti­ca, con las elec­cio­nes que po­nían fin a una lar­ga lis­ta de des­en­cuen­tros ar­gen­ti­nos.

El pró­xi­mo 10 de Di­ciem­bre, la Ar­gen­ti­na cum­pli­rá los pri­me­ros 34 años de de­mo­cra­cia inin­te­rrum­pi­da, su­peran­do pa­ra siem­pre aque­llos ne­fas­tos pe­río­dos de in­te­rrup­cio­nes de go­bier­nos cons­ti­tu­cio­na­les, des­de aquel 6 de Sep­tiem­bre de 1930, que de­rro­có a don Hi­pó­li­to Yri­go­yen y que con­clu­ye­ra con el trá­gi­co y os­cu­ro pe­río­do 1976-1983.

Pe­ro na­cer en me­dio de tan­to do­lor, su­fri­mien­to, atra­so so­cial, de­sin­te­gra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes, no fue fá­cil y se ne­ce­si­tó de un ver­da­de­ro ´par­te­ro´ pa­ra dar a luz a tan­tos sue­ños pos­ter­ga­dos.

Por suer­te pa­ra el país en­te­ro, pu­di­mos ele­gir y el pue­blo no se equivocó, vo­tó por la me­jor op­ción de res­pe­to a las ins­ti­tu­cio­nes, a los de­re­chos in­di­vi­dua­les, al pro­gre­so so­cial, edu­ca­ción, sa­lud, tra­ba­jo, etc, den­tro de un mar­co de­mo­crá­ti­co, res­pe­ta­do y desa­rro­lla­do por un ejem­plo de con­duc­ción de­mó­cra­ta: Don Raúl Ri­car­do Al­fon­sín.

Cuan­tos, hoy en día, es­ta­rán pen­san­do que cuan­do la de­mo­cra­cia era só­lo un be­bé dan­do sus pri­me­ros pa­sos, le exi­gía­mos que nos die­ra las so­lu­cio­nes que tan­to ha­bía­mos so­ña­do y pos­ter­ga­do du­ran­te años, por la fuer­za bru­tal e in­sen­sa­ta.

A pe­sar de los es­fuer­zos por lle­gar a buen puer­to con la crea­ción del Mer­co­sur, el jui­cio a las Jun­tas Mi­li­ta­res, y en­tre­gar el go­bierno a otro re­pre­sen­tan­te ele­gi­do por el pue­blo, tu­vo que su­frir le­van­ta­mien­tos mi­li­ta­res (Al­do Ri­co en Se­ma­na San­ta de 1987), pa­ros ge­ne­ra­les de­cre­ta­dos por quie­nes creían que la so­lu­ción de­bía ser in­me­dia­ta y nos cau­sa­ron tan­to da­ño pos­te­rior.

Fue con men­sa­jes de pro­gre­sis­mo que desem­bo­ca­ron otra vez, en la no­che trá­gi­ca de la co­rrup­ción ines­cru­pu­lo­sa, el ava­sa­lla­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas con mé­to­dos pa­to­te­ri­les, con la de­gra­da­ción so­cial, pro­duc­to de un ba­jo ni­vel de edu­ca­ción, ni­ve­les de po­bre­za que aún hoy su­pe­ran el 25% , ca­si un mi­llón de jó­ve­nes sin tra­ba­jo ni es­tu­dio, fá­cil cal­do de cultivo pa­ra con­ver­tir­nos en un país azo­ta­do por la dro­ga­dic­ción.

Po­de­mos de­cir que si Al­fon­sín fue el ni­ño de la de­mo­cra­cia, Me­nem y De la Rúa fue­ron la ado­les­cen­cia, con to­dos sus sue­ños y des­va­ríos pro­pio de esa edad (Via­jes in­ter­con­ti­nen­ta­les; un pe­so = un dó­lar; etc., etc.) y la dé­ca­da kirch­ne­ris­ta co­mo la eta­pa de la ju­ven­tud, ya mas pen­san­te, co­no­cien­do ple­na­men­te lo que es­tá bien o es­tá mal.

Pe­ro la­men­ta­ble­men­te pen­sa­ron si­gi­lo­sa­men­te en lle­gar al po­der, pa­ra ata­car y amor­da­zar a la opi­nión pú­bli­ca, a la jus­ti­cia, crean­do to­do un am­bien­te de im­pu­ni­dad, pa­ra sus fun­cio­na­rios co­rrup­tos, se­pa­ran­do a jue­ces, fis­ca­les, pro­cu­ra­dor ge­ne­ral que se atre­vie­ron a in­ves­ti­gar co­mo co­rres­pon­de a los lla­ma­dos ´pe­ces gor­dos´ den­tro del go­bierno, que mu­chos de ellos pro­ce­dían de un mon­to­ne­ris­mo, echa­do por Pe­rón de la Pla­za de Ma­yo, pe­ro que mu­tó de gue­rri­lle­ro a pa­trón de es­tan­cia.

Pe­ro a pe­sar de tan­tos fra­ca­sos la de­mo­cra­cia en­cuen­tra siem­pre un an­tí­do­to, pa­ra sus ma­les y nue­va­men­te el pue­blo de­ci­dió cam­biar de rum­bo, en las elec­cio­nes del 2015. Sa­bía que só­lo así se sal­va­ría la Re­pú­bli­ca. Y una vez más, el pue­blo no se equivocó.

Hoy, he­mos lle­ga­do a la ma­du­rez de­mo­crá­ti­ca, res­pe­tán­do­nos, con­so­li­dan­do nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, re­for­zan­do la in­te­gra­ción de to­dos los sec­to­res pro­duc­ti­vos, edu­ca­ti­vos, so­cia­les, me­dios de opi­nión pú­bli­ca, fuer­zas ar­ma­das y de se­gu­ri­dad, en ar­mo­nía de re­la­cio­nes con el mun­do, com­ba­tien­do los ex­ce­sos, ven­gan de don­de vi­nie­ran, ha­cien­do jus­ti­cia con quie­nes de­lin­quie­ron, aún aque­llos ´pe­ces gor­dos´ que con tan­ta im­pu­ni­dad hi­cie­ron ga­la de su so­ber­bia, de su am­bi­ción, y de su des­po­jo de los cau­da­les pú­bli­cos, que tan­ta miseria oca­sio­na­ron.

Es­ta ma­du­rez de­mo­crá­ti­ca es­tá em­pe­zan­do a ser con­so­li­da­da, por el apo­yo de la ciu­da­da­nía en las úl­ti­mas elec­cio­nes, que con­va­li­da el ca­mino de la re­cu­pe­ra­ción de va­lo­res hu­ma­nos, re­pu­bli­ca­nos, de desa­rro­llo, de cul­tu­ra, de tec­no­lo­gía fu­tu­ris­ta, de una edu­ca­ción pro­pia del si­glo XXI.

He­mos en­con­tra­do el ca­mino: Ver­dad, Jus­ti­cia, Edu­ca­ción, Tra­ba­jo. Que no nos en­can­di­len más, con el ver­so del fa­ci­lis­mo po­pu­lis­ta, que so­lo nos tra­jo do­lor, hu­mi­lla­ción, atra­so y miseria.

Na­da bueno pue­de cons­truir­se sin es­fuer­zo. Pon­ga­mos el hom­bro pa­ra vi­vir me­jor y sea­mos me­re­ce­do­res de lo que re­ci­bi­mos. La trans­pa­ren­cia en los go­bier­nos, de­pen­de de nues­tra pro­pia trans­pa­ren­cia.

Si las tinieblas es­tán en nues­tros ojos, no po­dre­mos dis­tin­guir las tinieblas de los que ele­gi­mos pa­ra con­du­cir­nos”.

- (#) Edil del Dis­tri­to de Gral. Pin­to por Cam­bie­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.