Aler­ta má­xi­ma: Ace­cha­dos por la ro­bó­ti­ca

Hoy Pinto - - News -

Es­cri­be Ro­ber­to Ali­fano (*)

“Ace­cha­dos por la ro­bó­ti­ca, que ca­da día des­pla­za más al hom­bre, y apo­ya­dos en la ci­ber­né­ti­ca, esa cien­cia in­ter­dis­ci­pli­na­ria que es­tu­dia los sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción apli­ca­dos a ele­men­tos elec­tró­ni­cos, cien­tí­fi­cos y me­cá­ni­cos, nues­tro mundo es hoy, por un la­do, una se­rie ca­si in­fi­ni­ta de pro­di­gio­sas mu­ta­cio­nes glo­ba­les y, por el otro, una vas­ta lla­nu­ra de so­nam­bu­lis­mo ate­rra­dor.

To­do eso, co­mo se ve, no ha erra­di­ca­do los ma­les que nos aque­jan. Ca­da día hay más con­cen­tra­ción de ri­que­zas y la po­bre­za y la de­sigual­dad so­cial avan­zan de ma­ne­ra alar­man­te. Ve­mos así que el de­sa­rro­llo de es­tas cien­cias mo­der­nas tie­nen a su cos­ta­do to­da una in­quie­tan­te pa­ra­fer­na­lia don­de se ex­hi­be, con­jun­ta­men­te, un fa­bu­lo­so po­der des­truc­ti­vo.

Re­cuer­do que ha­ce cer­ca de trein­ta años una en­ti­dad de­di­ca­da a la dis­tri­bu­ción de dia­rios y re­vis­tas in­for­ma­ti­zo en Bue­nos Aires su plan­ta ope­ra­ti­va pa­ra lo­grar una me­jor efi­cien­cia en sus la­bo­res. Las compu­tado­ras u or­de­na­do­res ocu­pa­ban va­rios me­tros y el ma­ne­jo de­bía es­tar en ma­nos de téc­ni­cos es­pe­cia­lis­tas. Hoy esos apa­ra­tos se han re­du­ci­do de tal ma­ne­ra que se sos­tie­nen en­tre dos de­dos.

Tam­bién re­cuer­do el cuen­to de aquel per­so­na­je que es­cu­chó en una es­ta­ción del fe­rro­ca­rril la co­mu­ni­ca­ción te­le­fó­ni­ca que un se­ñor ja­po­nés te­nía con su fa­mi­lia de To­kio. El des­lum­bra­do eu­ro­peo, que no da­ba cré­di­to a lo que es­ta­ba vi­vien­do, le ofre­ció una for­tu­na por el má­gi­co apa­ra­to. El ja­po­nés acep­tó ven­dér­se­lo y, cuan­do se mar­cha­ba, el com­pra­dor le hi­zo no­tar que ol­vi­da­ba dos enor­mes ma­le­tas. “No, son su­yas -le res­pon­dió el ven­de­dor-. Eso for­ma par­te del te­lé­fono”. Tam­po­co ha­ce de­ma­sia­do tiem­po Max­well Smart, el pin­to­res­co Agen­te 86, nos asom­bra­ba co­mu­ni­cán­do­se con el mundo des­de su za­pa­to; sin du­da, un pre­cur­sor de los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res.

Hoy to­do ha cam­bia­do y en un pen­dri­ve se pue­den al­ma­ce­nar mi­llo­nes de da­tos y, por me­dio del what­sapp, po­de­mos co­mu­ni­car­nos y ver­nos las ca­ras de una pun­ta a la otra del pla­ne­ta.

Creo que no que­dan du­das de que el hom­bre avan­za por un la­do de ma­ne­ra fa­bu­lo­sa aun­que, por el otro, si­ga es­tan­ca­do o ca­si en re­tro­ce­so has­ta po­ner en pe­li­gro la su­per­vi­ven­cia de to­do el Pla­ne­ta. La na­tu­ra­le­za, en tan­to, si­gue ha­cien­do lo su­yo y pa­re­ce ad­ver­tir­nos, con evi­den­tes se­ña­les que no la mal­tra­te­mos. Más pru­den­cia y res­pe­to ha­cia ella. No la si­ga­mos agre­dien­do por­que su reac­ción pue­de ser ca­da vez más vio­len­ta.

Si bien es cier­to que el Se­ñor, co­mo nos ilus­tran las Es­cri­tu­ras, se es­pe­cia­li­zó des­de siem­pre en ani­qui­la­cio­nes y ca­tás­tro­fes, es evi­den­te que la pre­sen­cia del hom­bre le ha pues­to en es­tos tiem­pos un acen­to y su mar­ca in­de­le­ble (po­das in­dis­cri­mi­na­das, con­ta­mi­na­cio­nes, en­ve­ne­na­mien­to del ai­re, etc.). Has­ta el Pa­pa Fran­cis­co, preo­cu­pa­do por es­te enojo­so asun­to, ba­jo un pre­cep­to que pa­re­ce con­ce­bi­do por Ba­ruch Spi­no­za, ti­tu­ló a su en­cí­cli­ca “Lau­da­to si” (Lau­da­to si, mi Sig­no­re, per so­ra nos­tra ma­tre Te­rra, la qua­le ne sus­ten­ta et go­ber­na, Ala­ba­do seas, mi Se­ñor, por la her­ma­na nues­tra ma­dre Tie­rra, la cual nos sus­ten­ta y go­bier­na), que ver­sa so­bre el cui­da­do de la casa co­mún, que es el Pla­ne­ta Tie­rra, es­te si­tio ma­ra­vi­llo­so y a ve­ces ate­rra­dor que ha­bi­ta­mos.

Di­go ate­rra­dor, tam­bién, por­que co­mo ya se­ña­la­mos, pa­re­ce que se nos es­tá enojan­do y su for­ma de ata­que son las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les, que se ma­te­ria­li­zan en hu­ra­ca­nes, ci­clo­nes, inun­da­cio­nes o te­rre­mo­tos.

En lo po­lí­ti­co, po­de­mos afir­mar que ja­más ha es­ta­do la hu­ma­ni­dad tan ame­na­za­da de ex­tin­ción co­mo en es­ta era de pro­di­gio­sos des­cu­bri­mien­tos tec­no­ló­gi­cos. Dos per­so­na­jes gro­tes­cos tie­nen en sus ma­nos la lla­ve de una ca­tás­tro­fe nu­clear de di­men­sio­nes apo­ca­líp­ti­cas, que po­dría ha­cer re­tro­ce­der al hom­bre a esa edad de las ca­ver­nas, que pre­di­jo Ches­ter­ton o, pu­ra y sim­ple­men­te, a bo­rrar de él to­da for­ma de vi­da. Sin de­jar de es­tre­me­cer­nos es, por su­pues­to, al­go que ago­ta cual­quier ca­pa­ci­dad de asom­bro y es­ti­mu­la cual­quier ma­ca­bra ima­gi­na­ción.

Ha­ce ca­si diez años, cuan­do Co­rea del Nor­te lle­vó a ca­bo su primera prue­ba nu­clear, po­cos la tu­vie­ron en cuen­ta. Tan es así que los cien­tí­fi­cos oc­ci­den­ta­les sub­es­ti­ma­ron aquel ex­pe­ri­men­to y has­ta lo ri­di­cu­li­za­ron. La preo­cu­pa­ción era Irán en aquel mo­men­to. Te­ner bom­bas ató­mi­cas es­ta­ba fue­ra del al­can­ce de esa dic­ta­du­ra es­ta­li­nis­ta. En to­do ca­so, si las co­sas se po­nían se­rias, Chi­na y Ru­sia, más rea­lis­tas que su pe­rri­to fal­de­ro nor­co­reano, lo pon­drían en ve­re­da.

La­men­ta­ble error de cálcu­lo. En aque­lla épo­ca to­da­vía hu­bie­ra si­do po­si­ble de­te­ner al in­tem­pe­ran­te Kim Jong-un me­dian­te una ac­ción mi­li­tar li­mi­ta­da que pu­sie­ra fin a sus sue­ños de con­ver­tir a su país en una po­ten­cia nu­clear y sir­vie­ra de es­car­mien­to pre­ven­ti­vo al “Lu­mi­no­so Ca­ma­ra­da”, co­mo lla­man sus com­pa­trio­tas al his­trión y ri­sue­ño jo­ven dic­ta­dor.

En es­tos días ya no es po­si­ble esa ac­ción mi­li­tar, por más que el me­nos to­le­ran­te que in­tem­pes­ti­vo pre­si­den­te Do­nald Trump ha­ya ame­na­za­do a Co­rea del Nor­te de ma­ne­ra tea­tral con “bo­rrar­la del ma­pa con una fu­ria y un fue­go que ja­más se ve­rá en el mundo”. No lo es de­bi­do a la sen­ci­lla ra­zón de que, en pri­mer lu­gar, aque­lla ac­ción ya no se­ría “li­mi­ta­da”, sino de gran des­plie­gue (lo cual po­dría oca­sio­nar mi­les o mi­llo­nes de muer­tos) y, en se­gun­do tér­mino, por­que la res­pues­ta de Kim Jong-un po­dría cau­sar otra ma­tan­za gi­gan­tes­ca en la mis­ma po­ten­cia del Nor­te, en Co­rea del Sur y, so­bre to­do en Ja­pón, don­de los cohe­tes nu­clea­res la so­bre­vue­lan co­mo pá­ja­ros tal co­mo se ha vis­to en las re­cien­tes prác­ti­cas.

La ra­cio­na­li­dad bien in­ten­cio­na­da y la sen­sa­tez aca­ban de lle­var a los paí­ses oc­ci­den­ta­les a res­pon­der a ese desafío nu­clear nor­co­reano con san­cio­nes, que fue­ron apro­ba­das por las Na­cio­nes Uni­das, en la re­cien­te reunión, y han ido au­men­ta­do en con­so­nan­cia con los ex­pe­ri­men­tos nu­clea­res de Pyong­yang. En to­do ca­so, con­ven­dría re­co­no­cer la ver­dad: esas san­cio­nes, por du­ras que sean, de­fi­ni­ti­va­men­te no sir­ve pa­ra na­da. En vez de obli­gar al lí­der es­ta­li­nis­ta a dar mar­cha atrás, le per­mi­ti­rán en­va­len­to­nar­se más. Pues, gran pa­ra­do­ja, las san­cio­nes só­lo son efi­ca­ces con­tra sis­te­mas abier­tos, don­de hay una opinión pú­bli­ca que reac­cio­na y pre­sio­na a su go­bierno pa­ra que ne­go­cie y ha­ga con­ce­sio­nes.

Pe­ro, con­tra una dic­ta­du­ra ver­ti­cal, ce­rra­da con sie­te ce­rro­jos con­tra to­da ac­ti­vi­dad cí­vi­ca in­de­pen­dien­te, co­mo es Co­rea del Nor­te, las san­cio­nes -que, por otra par­te, ja­más lle­gan a ma­te­ria­li­zar­se por com­ple­to, pues abun­dan los go­bier­nos que las vio­lan- no afec­tan a la cú­pu­la ni a la no­men­cla­tu­ra to­ta­li­ta­ria, y só­lo aca­rrean más pro­ble­mas a los pue­blos, que tie­ne que apre­tar­se ca­da vez más el cin­tu­rón.

Quie­nes creen que las san­cio­nes pue­den aman­sar a Kim Jong-un ci­tan in­ge­nua­men­te el ejem­plo de Irán: ¿aca­so allí no fun­cio­na­ron? Sí, pue­de ser, ¿por qué no?; esas san­cio­nes hi­cie­ron tan­to da­ño eco­nó­mi­co y so­cial al ré­gi­men de los aya­to­llahs que la je­rar­quía se vio obli­ga­da a ne­go­ciar y po­ner fin a sus ex­pe­ri­men­tos nu­clea­res a cam­bio de que las pe­na­li­da­des fue­ran le­van­ta­das. Aun­que se tra­te en am­bos ca­sos de dic­ta­du­ras, la ira­ní es­tá muy le­jos de ser un ré­gi­men uni­per­so­nal, de­pen­dien­te ex­clu­si­va­men­te de un de­li­ran­te. Irán tie­ne una es­truc­tu­ra dic­ta­to­rial re­li­gio­sa que le per­mi­te una ac­ción cí­vi­ca, den­tro, cla­ro es­tá, de los pa­rá­me­tros rí­gi­dos de obe­dien­cia a una “le­ga­li­dad” que ema­na del pro­pio sis­te­ma.

La pre­gun­ta es aho­ra, ¿ Qué ca­be ha­cer an­te una si­tua­ción que se ha tor­na­do fi­lo dra­má­ti­ca ?; ¿ Mi­rar a otro la­do y los cre­yen­tes re­zar a Dios y to­dos los San­tos pa­ra que las ame­na­zas no va­yan a con­cre­tar­se ?; ¿ O lo que es lo mis­mo, en­tre­gar­nos a la es­pe­ran­za de que un error o ac­ci­den­te no pon­ga en mar­cha el me­ca­nis­mo de des­truc­ción que po­dría ge­ne­rar una gue­rra atómica ?.

Es­to es, en cier­to mo­do, lo que es­tá su­ce­dien­do. Si lo que hay en jue­go es na­da más y na­da me­nos que la po­si­bi­li­dad de un ca­ta­clis­mo pla­ne­ta­rio, el te­ma de­be­ría ser un ver­da­de­ro mo­ti­vo de alar­ma y ocu­par las pri­me­ras pla­nas y los co­men­ta­rios cen­tra­les en el mundo de las co­mu­ni­ca­cio­nes. Es­to no ocu­rre y el ex­pe­ri­men­to de la te­mi­da y ho­rro­ro­sa bom­ba de hi­dró­geno es­tá au­sen­te de las pri­me­ras pla­nas de los dia­rios y de los me­dios au­dio­vi­sua­les. Pa­re­cen no per­ci­bir la ame­na­za que se cier­ne so­bre nues­tras ca­be­zas.

¿ Có­mo lle­ga­mos a una si­tua­ción de tal mag­ni­tud ?.

Bueno, de­cía­mos al prin­ci­pio que el mundo ha avan­za­do de ma­ne­ra fa­bu­lo­sa en las úl­ti­mas dé­ca­das, dan­do pa­sos gi­gan­tes­cos en el te­rreno de la ci­ber­né­ti­ca, de la cien­cia y de la me­cá­ni­ca; tam­bién en el de la edu­ca­ción, de los de­re­chos hu­ma­nos, de la sa­lud, de las opor­tu­ni­da­des, de la li­ber­tad, de­jan­do atrás las peo­res for­mas de la bar­ba­rie que a lo lar­go de tan­tos si­glos cau­sa­ron su­fri­mien­tos atro­ces a la gen­te.

Pa­ra una ma­yo­ría de se­res hu­ma­nos, el mundo que ha­bi­ta­mos en es­tos tiem­pos es me­nos cruel y más vi­vi­ble. Aun­que ja­más ha­ya­mos es­ta­do tan ame­na­za­dos de ex­tin­ción co­mo en es­ta era de pro­di­gio­sos des­cu­bri­mien­tos tec­no­ló­gi­cos y don­de la de­mo­cra­cia -el ré­gi­men me­nos in­hu­mano de to­dos los que se co­no­cen- ha de­ja­do atrás y po­co me­nos que ha he­cho des­apa­re­cer a los peo­res enemi­gos que la ame­na­za­ban.

Aho­ra, an­te la in­di­fe­ren­cia de mu­chos, el mundo, la hu­ma­ni­dad to­da, es­tá en ma­nos de dos per­so­na­jes ca­ri­ca­tu­ra­les, des­po­ja­dos de to­da for­ma de hu­ma­nis­mo. So­lo nos ca­be pe­dir que se im­pon­ga la ra­zón o re­cor­dar aque­lla primera cuarte­ta del fa­mo­so so­ne­to de Gón­go­ra, que has­ta pa­re­ce an­ti­ci­par la caí­da de las To­rres Ge­me­las de Nue­va York:

Co­sas, Ce­la­ba mía, he vis­to ex­tra­ñas: Cas­car­se nu­bes, des­bo­car­se vien­tos,

Al­tas to­rres be­sar sus fun­da­men­tos,

Y vo­mi­tar la tie­rra sus en­tra­ñas.

-(#)- Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta na­ci­do en Ge­ne­ral Pin­to. Fue ama­nuen­se de Jor­ge Luis Bor­ges -

De pu­ño y le­tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.