Me­re­ci­do ho­me­na­je a dos pio­ne­ros de la fies­ta de Car­na­val: Dar­do Bo­rao y Jor­ge "Ti­to" Pe­llino

Hoy Pinto - - News -

Tal lo an­ti­ci­pa­do y en un gran ges­to de la Co­mi­sión de Fes­te­jos y de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ge­ne­ral Pin­to, or­ga­ni­za­do­res de los cor­sos 2018, se rin­dió un me­re­ci­do ho­me­na­je a dos re­cor­da­dos ar­te­sa­nos ca­rro­ce­ros que fue­ron pio­ne­ros de la fies­ta en ho­nor al "Rey Mo­mo".

Pa­ra ello, se le im­pu­so el nom­bre de "Jor­ge Alberto ´Ti­to´ Pe­llino" al re­co­rri­do del cor­so, mien­tras que el es­ce­na­rio ma­yor de la ce­le­bra­ción car­nes­to­len­da se de­no­mi­nó "Dar­do Bo­rao", y a tal fin se des­cu­brió una pla­ca alu­si­va en el Par­que de la Es­ta­ción.

Lo hi­cie­ron el in­ten­den­te Ale­xis Raúl Gue­rre­ra; María Te­re­sa Bo­rao de Le­des­ma y Da­mián Bo­rao, hi­ja y nie­to de Dar­do, res­pec­ti­va­men­te; y Fa­bio y Er­nes­to "Mi­nino" Aro­ce­na, so­bri­nos de Jor­ge "Ti­to" Pe­llino, los re­cor­da­dos y que­ri­dos ve­ci­nos que fue­ron en vi­da pio­ne­ros de nu­me­ro­sas edi­cio­nes del tra­di­cio­nal Cor­so pin­ten­se.

"EN ME­MO­RIA DE UN SO­ÑA­DOR", CAR­TA DE MARÍA TE­RE­SA BO­RAO

María Te­re­sa Bo­rao, hi­ja de Dar­do Bo­rao, en­vió una emo­ti­va no­ta ba­jo el tí­tu­lo "En me­mo­ria de un so­ña­dor…", di­ri­gi­da a la Co­mi­sión de Fes­te­jos de Ge­ne­ral Pin­to y con pe­di­do de pu­bli­ca­ción.

El re­cor­da­to­rio es­tá re­la­cio­na­do al ho­me­na­je que le rea­li­za­ron du­ran­te el Car­na­val 2018 y la no­ta, ex­pre­sa tex­tual­men­te:

"Es­ta con­si­de­ra­ción es­pe­cial que ha pro­pues­to la Co­mi­sión de Fes­te­jos con ar­te­sa­nos ´caseros´, di­ría yo, ha­ce a nues­tra esen­cia co­mo pue­blo. Sa­be­mos que por ser ca­be­za de Par­ti­do y po­bla­ción es ciu­dad, pe­ro no per­de­mos, al me­nos los que ya es­ta­mos en los 60, esa sen­sa­ción de pue­blo chi­co.

Pe­ro es­te es un pue­blo de gran­des, por­que aún con­ser­va ges­tos de ge­ne­ro­si­dad y re­ci­pro­ci­dad, co­mo nos han en­se­ña­do con ejem­plo nues­tros an­te­ce­so­res.

En­tre sus ho­ras de tra­ba­jo y mu­chas tras­no­ches es­tos dos hom­bres, ´Ti­to´ y Dar­do, se hi­cie­ron tiem­po pa­ra crear de ma­ne­ra sen­ci­lla y con mu­cho in­ge­nio fi­gu­ras gra­cio­sas, di­ver­ti­das.

Dar­do des­per­ta­ba cu­rio­si­dad por los mo­vi­mien­tos que les apor­ta­ba a sus tra­ba­jos, me­ca­nis­mos bá­si­cos, con po­leas ru­di­men­ta­rias. Co­ro­nas y ca­de­nas de bi­ci­cle­tas eran muy úti­les en sus ha­bi­li­do­sas ma­nos.

Alam­bres, lis­to­nes de ma­de­ra, ca­ñas ver­des pa­ra dar for­mas. Re­co­lec­ta­ba con tiem­po las bol­sas de ce­men­to va­cías de las obras en cons­truc­ción pa­ra apro­ve­char las ho­jas in­te­rio­res: “Son más fuer­tes que el pa­pel ma­de­ra…”, de­cía, y las iba guar­dan­do en sus gal­po­nes. Tro­zos de hie­rro en desuso que, mu­chas ve­ces, re­que­rían sol­da­du­ras en lo del ´Cro­to´ (man­si­lla), siem­pre dis­pues­to a ha­cer­le el fa­vor, res­pon­der­le a una con­sul­ta o fa­ci­li­tar­le al­gu­na he­rra­mien­ta, igual que ´Pi­quín´ (Fe­rrey­ra), pa­ra ali­viar­le la ta­rea. Por úl­ti­mo, dia­rios, en­gru­do y pin­tu­ras es­ca­sas. Eran tiem­pos di­fí­ci­les, pe­ro… ¡ Cuán­to en­tu­sias­mo le po­nía a sus pro­pios desafíos !.

No po­día­mos sa­ber que ha­ría pa­ra pre­sen­tar en los pró­xi­mos cor­sos, ni si­quie­ra los más cer­ca­nos. Era to­do un mis­te­rio ver­lo con­cen­trar­se en su mun­do de fan­ta­sía.

Sal­vo Ro­lan­do, su hi­jo, que lo acom­pa­ña­ba des­de el ini­cio, cuan­do sus ideas iban to­man­do cuer­po. En­ton­ces ahí sí, ya mi ma­dre y el res­to apor­tá­ba­mos al­gún ele­men­to más pa­ra me­jo­rar la ima­gen, y con to­tal in­cer­ti­dum­bre y apu­ro lle­ga­ba a ser pre­sen­ta­do su tra­ba­jo la pri­me­ra no­che.

Des­de ha­ce días es­tu­ve tra­tan­do de re­cor­dar: ¿ Des­de cuán­do mi Vie­jo em­pe­zó con es­te asun­to de ha­cer mo­ti­vos pa­ra los cor­sos ?.

El pri­mer tra­ba­jo que vie­ne a mi men­te lo de­bo ha­ber vis­to cuan­do tu­ve 5 o 6 años, allá por el 1962, ’63. Una más­ca­ra suel­ta: ´El Aves­truz´, que hi­zo pa­ra mi her­mano ma­yor, Alberto, que vivía con mi abue­la Ale­jan­dra en la cha­cra de Si­ri­to y pa­sa­ba va­ca­cio­nes y al­gu­nos otros días con no­so­tros. Ten­dría en esa épo­ca 13 o 14 años.

Al ´Aves­truz´ le si­guió una mi­ni-ca­rro­za: ´El Pes­ca­dor´. Era un pe­que­ño ca­rro que trans­por­ta­ba un pes­ca­do de gran por­te, se­gún mi vi­sión a esa edad, y lo lle­va­ba de ti­ro co­mo tro­feo mi her­mano Alberto (más tar­de co­no­ci­do co­mo ´Ale­jan­dra´).

Él iba ves­ti­do co­mo un ni­ño pes­ca­dor de un cuen­to in­fan­til de esos tiem­pos. Un lin­do men­sa­je pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras: En­se­ñar a pes­car, a con­se­guir con es­fuer­zo el sus­ten­to, que es lo que hi­zo mi her­mano el res­to de su vi­da.

Por aquel en­ton­ces, los cor­sos se ha­cían en­tre la Shell y Ca­sa Can­to­ra, con la ma­yor con­cen­tra­ción de pú­bli­co en­tre la Y.P.F. y la tien­da Ga­lli.

La mú­si­ca y pu­bli­ci­da­des eran trans­mi­ti­das des­de la di­fu­so­ra, que fun­cio­na­ba en un re­du­ci­do espacio al la­do del Club Pin­ten­se, y es­ta­ba a car­go de Alberto Mi­las y su se­ño­ra Ir­ma Pe­llino: Ellos ani­ma­ban las no­ches del Car­na­val.

Se me ha­ce di­fí­cil lle­var un or­den cro­no­ló­gi­co de los re­cuer­dos que bro­tan de mi me­mo­ria, pe­ro, ya con mi her­mano Ro­lan­do sien­do ado­les­cen­te, mi Vie­jo se com­ple­men­ta­ba pa­ra ha­cer co­sas más com­ple­jas.

Hi­cie­ron ´La Tor­tu­ga´, que co­rría una lie­bre, un ´Co­co­dri­lo´, un ´Sa­po´, ´La Ci­güe­ña´ de­jan­do un be­bé por la chi­me­nea. ´El pul­po lo­co´, ´El pa­vo real´.

En 1984/85, los es­quia­do­res que gi­ra­ban al­re­de­dor de la mon­ta­ña en ´¡ Ba­ri­lo­che, Che !´. ´El Co­li­brí´.

Épo­cas de más­ca­ras suel­tas tam­bién tu­vo co­mo ´El pa­ya­so´, que pa­re­cía fun­cio­nar a cuer­da, ´El pre­si­dia­rio´ con sus gri­lle­tes, y tal vez al­gu­nos más.

Los ve­ci­nos de los ba­rrios El Oes­te y Los Duen­des con­ta­ron con su ayu­da pa­ra la or­na­men­ta­ción de las ca­rro­zas de sus rei­nas.

En fin, él siem­pre es­tu­vo, de al­gu­na ma­ne­ra, y si­gue pre­sen­te en la ener­gía que po­nen sus nie­tos y bis­nie­tos en la ba­tu­ca­da ´Sam­ba Sol´, es­tu­vo en mi cuan­do cons­trui­mos pa­ra mi nie­ta Ana ´Perry, el or­ni­to­rrin­co´ (2014).

Es­ta­rá siem­pre en no­so­tros co­mo fa­mi­lia, y en quie­nes lo re­cuer­dan to­da­vía.

Si­go hil­va­nan­do re­cuer­dos, ya que no te­ne­mos re­gis­tros grá­fi­cos de to­dos los tra­ba­jos, y va­rias fo­to­gra­fías se han per­di­do. Du­ran­te mu­chos años, el Club Sar­mien­to se ocu­pó con su co­mi­sión y el apo­yo de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de la or­ga­ni­za­ción de los cor­sos, y fue­ron re­co­no­ce­do­res en vi­da del tra­ba­jo de mi pa­pá, tal es así que en una oca­sión lo dis­tin­guie­ron por su tra­yec­to­ria y par­ti­ci­pa­ción.

En Fe­bre­ro del ’95, jun­to a Ro­lan­do, pre­sen­ta­ron ´El di­no­sau­rio´, mon­ta­do por un hom­bre de las ca­ver­nas que, con un ga­rro­te, lo es­ti­mu­la­ba a ca­mi­nar. Fue un tra­ba­jo muy di­ver­ti­do y apre­cia­do por la gen­te, co­mo siem­pre.

En­tre No­viem­bre y Di­ciem­bre de ese mis­mo año 1995, sen­ti­mos te­ñir­se de lu­to al Car­na­val: Rey­nal­do Alberto Mi­las, voz inigua­la­ble y pre­sen­ta­dor co­mo nin­guno, nos de­jó a los 59 años.

´Ti­to´ Pe­llino, crea­dor de tan her­mo­sos tra­ba­jos, que des­lum­bra­ban por su pro­li­ji­dad y detalles en sus ca­rro­zas, par­tió a los 65 años.

Y el ´Ro­lo´, mi her­mano, con so­lo 40 años, nos de­ja­ron pa­ra se­guir com­par­tien­do otros sue­ños, se­gu­ra­men­te.

Lue­go vi­nie­ron años di­fí­ci­les pa­ra nues­tra fa­mi­lia. Así es la vi­da, ni bue­na ni ma­la, es com­ple­ja.

Tras va­rios años de au­sen­cia en los cor­sos, mi pa­dre pre­pa­ró de un día pa­ra otro, unos bra­zos ex­ten­sos cons­trui­dos con bo­te­llas de plás­ti­co, cu­bier­tos por lar­gas man­gas de un sa­co con­ve­nien­te­men­te acon­di­cio­na­do, ma­nos y ca­re­ta cons­trui­das por él mis­mo. Ele­va­ba las ma­nos gol­pean­do dos ta­pas gran­des de ca­ce­ro­la, en ad­he­sión al ´ca­ce­ro­la­zo´ de fi­nes del año 2001.

A los 83 años, Dar­do con­fec­cio­nó la si­lue­ta de una jo­ven mu­jer que, pe­ga­da a sus pies y sos­te­ni­da por sus ma­nos, acom­pa­ña­ba pa­sos de bai­le muy sen­sua­les y di­ná­mi­cos.

Cu­rio­sa­men­te, las si­guien­tes no­ches de cor­sos, sa­lie­ron acom­pa­ña­dos por un gen­til ca­ba­lle­ro muy bien ves­ti­do, de tra­je, som­bre­ro y bas­tón, ele­men­to que le ser­vía pa­ra ahu­yen­tar a los mo­les­tos con la es­pu­ma, pro­te­ger la in­te­gri­dad de ´la pa­re­ja´ y, más que na­da, de es­te ´lo­co lin­do´ que era mi Vie­jo, que te­nía cier­tos ami­gos del al­ma, co­mo lo fue ´Pe­pe´…

Él lo pro­te­gió y acom­pa­ñó por esas no­ches.

Es­tos per­so­na­jes po­pu­la­res que han par­ti­do, ca­sual­men­te, com­par­ten hoy un espacio fí­si­co muy cer­cano uno del otro. Es lla­ma­ti­vo tam­bién que mi pa­pá, que nos de­jó a los 89 años, en el 2009, de­ja descansar su cuer­po cer­ca de los otros tres men­cio­na­dos. Pe­ro es so­lo eso, sus cuer­pos, por­que son es­tre­llas ca­da no­che, y más las no­ches de cor­sos.

Ha si­do una vi­da co­mo tan­tas otras, pe­ro, a pe­sar de to­do, muy com­par­ti­da, muy in­ten­sa y tam­bién muy di­ver­ti­da. Va­lió el es­fuer­zo de ellos pa­ra dar­nos tan­tos mo­men­tos de ale­gría con tan po­co.

A la Co­mi­sión de Fes­te­jos, ¡mil gra­cias!”, fi­na­li­za la emo­ti­va no­ta de María Te­re­sa Bo­rao.

El in­ten­den­te Ale­xis Raúl Gue­rre­ra y Juan Ma­nuel Blan­co en­tre­gan un per­ga­mino a María Te­re­sa y Da­mián Bo­rao.

Des­cu­bri­mien­to de la pla­ca re­cor­da­to­ria en ho­me­na­je a los re­cor­da­dos Jor­ge Alberto "Ti­to" Pe­llino y a Dar­do Bo­rao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.