LUCRECIA LE­DES­MA

LA ES­PO­SA DEL CO­MI­SA­RIO PIN­TEN­SE RE­NA­TO LAVASELLI FA­LLE­CIÓ EN JU­NÍN, LUE­GO DE UNA CI­RU­GÍA

Hoy Pinto - - Portada -

La Justicia bus­ca de­ter­mi­nar las cau­sas de la muer­te de la jo­ven

Tras la muer­te de dos jó­ve­nes mu­je­res, re­gis­tra­das en Clí­ni­ca "La Pe­que­ña Fa­mi­lia" de Ju­nín, se abrie­ron res­pec­ti­vas cau­sas en la Justicia, con las in­ves­ti­ga­cio­nes a car­go de los fiscales Va­ni­na Li­sa­zo y Javier Ochoaiz­pu­ro, ba­jo la ca­rá­tu­la “Ave­ri­gua­ción de cau­sa­les de muer­te”.

El ci­ta­do Ochoaiz­pu­ro, ti­tu­lar de la Fis­ca­lía Nº 2, in­ves­ti­ga lo su­ce­di­do con Lucrecia Le­des­ma, de 42 años de edad, oriun­da de Ger­ma­nia, ma­dre de dos hi­jas y afin­ca­da en Ge­ne­ral Pin­to, fa­lle­ci­da el lunes 13 de Agos­to pa­sa­do, tras es­tar va­rios días in­ter­na­da en es­ta­do crítico.

Es­ta pa­cien­te ha­bía si­do so­me­ti­da a una “ci­ru­gía de co­lo­ca­ción de ban­da gás­tri­ca”. El fun­cio­na­rio ju­di­cial re­qui­rió la his­to­ria clí­ni­ca de Le­des­ma (fue años atrás bom­be­ra vo­lun­ta­ria en Ger­ma­nia), y aguar­da los re­sul­ta­dos de la ope­ra­ción de au­top­sia prac­ti­ca­da en el Ins­ti­tu­to fo­ren­se con se­de en Ju­nín, des­ta­cán­do­se que el es­po­so de Lucrecia es el co­mi­sa­rio de Ge­ne­ral Pin­to, Re­na­to Lavaselli, quien fue en­tre­vis­ta­do por co­le­gas de "Se­ma­na­rio" ju­ni­nen­se, me­dio don­de es­cri­be la pe­rio­dis­ta pin­ten­se Lu­cia­na Camarero.

Re­na­to, con in­men­so do­lor por lo su­ce­di­do, di­jo a ese me­dio:

“Hi­ce una pre­sen­ta­ción ante la Fis­ca­lía, por­que ne­ce­si­ta­mos una res­pues­ta so­bre el mo­ti­vo del fa­lle­ci­mien­to de mi es­po­sa, por­que soy pa­pá de dos ne­nas (una de 20 y otra de diez años). Es­pe­ré du­ran­te 21 días, el tiem­po en que es­tu­vo en co­ma, pe­ro nun­ca tu­ve una res­pues­ta. Ha­blé con la gen­te de te­ra­pia que hi­zo un gran es­fuer­zo por sa­car­la, pe­ro no con los res­pon­sa­bles de la ci­ru­gía acer­ca de los mo­ti­vos que la lle­va­ron a esa si­tua­ción”, ase­gu­ra.

Con la pre­sen­ta­ción ju­di­cial, Lavaselli pre­ten­de ob­te­ner “Una res­pues­ta pa­ra dar­les a las ne­nas, no tra­to de per­ju­di­car a na­die, sino que bus­co las cau­sa­les de esa pa­to­lo­gía que oca­sio­nó la muer­te de mi se­ño­ra”.

“So­la­men­te me di­je­ron que ha­bía ha­bi­do una per­fo­ra­ción, una fís­tu­la de un ór­gano, y eso fue lo que des­en­ca­de­nó en la in­fec­ción ge­ne­ral” que la lle­vó a la muer­te, ex­pli­có.

Lucrecia “se ope­ró de un by pass gás­tri­co, una ci­ru­gía pro­gra­ma­da que des­de prin­ci­pios de año ve­nía ha­cién­do­se es­tu­dios. Se hi­zo el 18 de Ju­lio y a los dos días le die­ron el al­ta en la clí­ni­ca”.

“Se fue con do­lo­res, pe­ro le di­je­ron que era al­go ló­gi­co tras una ci­ru­gía. Pe­ro al día si­guien­te, en Pin­to se des­va­ne­ció, así que es­tu­vo en el Hos­pi­tal lo­cal y lue­go la tras­la­da­ron a ´La Pe­que­ña Fa­mi­lia´ nue­va­men­te. Allí la vol­vie­ron a ope­rar, lue­go de lo cual es­tu­vo vein­te días en es­ta­do de co­ma y fa­lle­ció”, na­rró.

En este pro­ce­so de in­ter­na­ción, des­ta­có Lavaselli, “To­da la in­for­ma­ción que yo tu­ve fue de los pro­fe­sio­na­les de la Te­ra­pia, quie­nes hi­cie­ron gran­des es­fuer­zos pa­ra sa­car­la de la si­tua­ción, pe­ro no pudieron de­cir­me na­da de la ci­ru­gía en sí”.

“Con el ci­ru­jano Te­lle­ría es­tu­ve, por­que él se fue por una se­ma­na de via­je y des­pués tu­vi­mos un par de char­las, pe­ro no me que­dó la cer­te­za so­bre ese ori­fi­cio o per­fo­ra­ción que ha­bía su­fri­do”, di­jo Lavaselli a "Se­ma­na­rio".

El es­po­so de Le­des­ma de­ta­lló que “Des­pués de la pre­sen­ta­ción que yo hi­ce ante la Justicia, se me in­for­mó que se iba a ha­cer la ope­ra­ción de au­top­sia. To­do es­to se ha­ce sin áni­mo de per­ju­di­car a na­die, só­lo pa­ra dar­les una ex­pli­ca­ción a mis hi­jas so­bre la muer­te de su ma­má”.

El do­lor de la pér­di­da ex­ce­de a la fa­mi­lia de Lucrecia, por­que “Ge­ne­ral Pin­to es una co­mu­ni­dad chi­ca, nos co­no­ce­mos to­dos. Mi es­po­sa era en­fer­me­ra, es­tu­vo mu­cho tiem­po tra­ba­jan­do en la sa­la de ge­ria­tría (én la ´Ca­sa de los abue­los´ de Ge­ne­ral Pin­to y los úl­ti­mos me­ses, en el Cen­tro de Aten­ción Pri­ma­ria de Sa­lud de Co­ro­nel Gra­na­da), así que era muy que­ri­da en la co­mu­ni­dad. Ja­más tu­vo pro­ble­mas de sa­lud y des­de prin­ci­pios de año ve­nía cum­plien­do los pa­sos que se exi­gen des­de el Ins­ti­tu­to, co­mo aná­li­sis, vi­deos­co­pía, re­du­cir el pe­so cor­po­ral se­gún lo pe­di­do, y cuan­do in­gre­só al qui­ró­fano es­ta­ban las con­di­cio­nes da­das, por­que no fue na­da de ur­gen­cia”, se la­men­tó Re­na­to.

El po­li­cía pin­ten­se, a tra­vés de la Justicia, bus­ca sa­ber qué fue lo acon­te­ci­do y tan­to a él co­mo a sus hi­jas, en­via­mos nues­tro pé­sa­me, al igual que al res­to de los fa­mi­lia­res de la que­ri­da Lucrecia Le­des­ma, cu­yo deceso pro­vo­có enor­me do­lor en­tre sus fa­mi­lia­res, alle­ga­dos y ami­gos y en las co­mu­ni­da­des de Ge­ne­ral Pin­to y Ger­ma­nia.

EL OTRO CA­SO Y CO­MU­NI­CA­DO OFI­CIAL DE L.P.

A tra­vés de la de­nun­cia pú­bli­ca de sus fa­mi­lia­res, se co­no­ció tam­bién el deceso de Es­te­fa­nía Es­pi­no­sa de Pi­mien­ta, de 30 años de edad, oriun­da de As­cen­sión (Par­ti­do de Ge­ne­ral Are­na­les), quien de­jó de exis­tir el sá­ba­do 11 de Agos­to pa­sa­do.

La pa­cien­te, ha­bía con­cu­rri­do a la clí­ni­ca pa­ra so­me­ter­se a una ci­ru­gía de “li­ga­du­ra tu­bá­ri­ca” y la fis­cal ac­tuan­te, Dra. Va­ni­na Li­sa­zo, ti­tu­lar de la UFIJ Nº 1, or­de­nó di­li­gen­cias ju­di­cia­les con el fin de co­no­cer “más en de­ta­lle” el his­to­rial clí­ni­co de Es­pi­no­sa, y a la es­pe­ra de los re­sul­ta­dos que arro­je la au­top­sia rea­li­za­da en la mor­gue ju­di­cial.

Por otra par­te, tam­bién en diálogo con "Se­ma­na­rio", el doc­tor Javier Pepa, di­rec­tor mé­di­co ad­jun­to de Clí­ni­ca La Pe­que­ña Fa­mi­lia, con­fir­mó el fa­lle­ci­mien­to de am­bas pa­cien­tes, ma­ni­fes­tó que “las au­top­sias de­ter­mi­na­rán las cau­sa­les de muer­te”, des­car­tó “ma­la pra­xis”, y di­jo que las au­to­ri­da­des del cen­tro mé­di­co “es­tán co­la­bo­ran­do con la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial”.

En un co­mu­ni­ca­do ofi­cial, emi­ti­do por la “Di­rec­ción Mé­di­ca” de la Clí­ni­ca, los mé­di­cos sos­tie­nen que “Nos ve­mos im­pe­di­dos de di­fun­dir in­for­ma­ción mé­di­ca” res­pec­to a los mo­ti­vos de deceso de dos pa­cien­tes, “En res­guar­do del deber de con­fi­den­cia­li­dad, por res­pe­to a los fa­mi­lia­res y en cum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­va vi­gen­te”.

“En­ten­de­mos que la aten­ción mé­di­ca brin­da­da en am­bos ca­sos ha si­do la de­bi­da de acuerdo a los cua­dros clí­ni­cos pre­sen­ta­dos, lo cual fue do­cu­men­ta­do en las his­to­rias clí­ni­cas per­ti­nen­tes, las que ya se en­cuen­tran a dis­po­si­ción de la Justicia. En tal sen­ti­do, nos en­con­tra­mos a en­te­ra dis­po­si­ción de las in­ves­ti­ga­cio­nes en cur­so, a cu­yas con­clu­sio­nes nos re­mi­ti­re­mos, con­fian­do ple­na­men­te en que el ac­cio­nar mé­di­co ha si­do el co­rrec­to”, agre­ga el tex­to di­fun­di­do.

Mien­tras se es­pe­ra que la Justicia lle­gue a una con­clu­sión en su in­ves­ti­ga­ción de “ave­ri­gua­ción de cau­sa­les de muer­te”, fa­lle­cie­ron dos mu­je­res que te­nían to­do el fu­tu­ro por de­lan­te, con hi­jos pe­que­ños a quie­nes acom­pa­ñar en su cre­ci­mien­to, con la ilu­sión de me­jo­rar sus con­di­cio­nes de vi­da a tra­vés de una ope­ra­ción. Na­da sa­lió co­mo es­pe­ra­ban y de­ja­ron hun­di­das a sus fa­mi­lias en el re­cuer­do y el do­lor.

Na­da po­drá cam­biar este cuadro. Pe­ro los fiscales Javier Ochoaiz­pu­ro y Va­ni­na Li­sa­zo tie­nen en sus ma­nos, al me­nos, la po­si­bi­li­dad de ex­pli­car­les a sus se­res que­ri­dos qué fue lo que les pa­só. Y san­cio­nar a los res­pon­sa­bles, si co­rres­pon­die­ra.

Lucrecia Le­des­ma (Q.E.P.D.) te­nía 42 años y era ma­dre de dos hi­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.