Ba­rro por fue­ra y oro por den­tro

Impacto - - News -

Es­ta­ba re­cor­dan­do una le­yen­da que me con­ta­ron ha­ce un par de años. En una ca­pi­lla te­nían una vir­gen de te­rra­co­ta que era muy fea. La te­nían en la igle­sia pe­ro al­gu­nos sa­cer­do­tes que fue­ron pa­san­do co­mo cu­ra pá­rro­co del lu­gar ha­bían pen­sa­do en sa­car­la pa­ra po­ner una vir­gen más atrac­ti­va. Un día el sa­cris­tán ha­cien­do lim­pie­za de la igle­sia mo­vió la vir­gen y se le ca­yó al pi­so. Con el gol­pe se par­tió, sal­tó par­te de la te­rra­co­ta, y fue cuan­do aso­mó una her­mo­sa vir­gen de oro que es­ta­ba re­cu­bier­ta de es­ta te­rra­co­ta que la ha­cía fea. Así se die­ron cuen­ta que te­nía un re­ves­ti­mien­to co­mo de ce­rá­mi­ca. Es­to lo hi­cie­ron, se­gún con­ta­ron al­gu­nos ma­yo­res que fue­ron re­co­gien­do da­tos de an­ti­guas ge­ne­ra­cio­nes, pa­ra evi­tar que la ro­ba­sen. Co­mo era una ima­gen be­llí­si­ma y muy va­lio­sa le ha­bían he­cho un re­ves­ti­mien­to de te­rra­co­ta que ha­bía que­da­do ho­rri­ble, pe­ro el te­so­ro es­ta­ba aden­tro. Mu­chas ve­ces así so­mos las per­so­nas, te­ne­mos una cor­te­za ás­pe­ra y bas­tan­te rús­ti­ca, pe­ro aden­tro lle­va­mos una ri­que­za que se nos con­ce­dió co­mo pu­ro don de un Dios que es ge­ne­ro­so. San Pa­blo en una de sus car­tas di­ce que so­mos va­si­jas de ba­rro, co­mo un ca­cha­rri­to de te­rra­co­ta, muy frá­gil, pe­ro que lle­va­mos aden­tro un te­so­ro es­con­di­do. Te­ne­mos aden­tro una ri­que­za de Dios. Es lo que ha­ce a nues­tra dig­ni­dad. Dios en el bau­tis­mo nos hi­zo sus hi­jos muy que­ri­dos y nos re­ga­ló el Es­pí­ri­tu San­to. So­mos tem­plos del Dios vi­vien­te. So­mos mo­ra­das del Es­pí­ri­tu y de ahí el res­pe­to a ca­da per­so­na por ser tem­plo de Dios. No se pue­de co­si­fi­car a na­die, por­que to­da per­so­na no es al­go, sino al­guien que es di­fe­ren­te. Y al­guien sa­gra­do si des­cu­bri­mos al Es­pí­ri­tu que mo­ra aden­tro. Hay un te­so­ro es­con­di­do en el in­te­rior de ca­da per­so­na. Mu­chas ve­ces en el mun­do en que vi­vi­mos, nos mo­ve­mos y exis­ti­mos se sue­le co­si­fi­car a la per­so­na, se la usa, por­que es una so­cie­dad uti­li­ta­ris­ta. Se sue­le ma­ni­pu­lar a la per­so­na y lue­go cuan­do no sir­ve más se la des­he­cha que es co­mo to­mar una ga­seo­sa y lue­go ti­rar la la­ti­ta va­cía. Y eso es pe­li­gro­so por­que es aten­tar con­tra el Es­pí­ri­tu San­to que mo­ra en las per­so­nas que son hi­jas del Dios vi­vo. Pa­dre Héc­tor Lor­di, monje del Mo­nas­te­rio de Los Tol­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.