“Los con­vo­co a to­dos pa­ra que si­gan tra­ba­jan­do en la unión”

Al ha­cer uso de la pa­la­bra, el In­ten­den­te Mu­ni­ci­pal re­sal­tó es­te lo­gro, pro­duc­to de la uni­dad de las comunidades Ma­pu­ches y los lla­mó a se­guir tra­ba­jan­do en pro­yec­tos en co­mún.

Impacto - - Nieuws -

Fran­co Fle­xas fue el úni­co ora­dor del ac­to que se reali­zó en la Pla­za con mo­ti­vo del iza­mien­to de la Ban­de­ra Ma­pu­che. A con­ti­nua­ción re­pro­du­ci­mos los di­chos más im­por­tan­tes del In­ten­den­te:

“La ver­dad que es un mo­men­to más que emo­cio­nan­te. El acer­car­me a es­te en­cuen­tro con la co­mu­ni­dad ma­pu­che co­men­zó y lo de­bo con­fe­sar, gra­cias a Mar­tin An­ti­mán, una per­so­na muy sa­bia que tra­ba­jó mu­cho pa­ra ge­ne­rar con­cien­cia en los pro­pios y en el res­to. Y ese fru­to hoy se ve acá, él no es­tá en vi­da pe­ro to­dos sa­be­mos que es­tá y me ima­gino la son­ri­sa que ten­drá por es­te mo­men­to. Y jus­ta­men­te, en tan­tos en­cuen­tros y char­las con Mar­tin, pu­de sa­ber y re­co­no­cer lo que con mu­chos otros ha­blá­ba­mos, una cues­tión his­tó­ri­ca que te­nía que ver con la fal­ta de or­gu­llo que du­ran­te mu­chí­si­mos años, mas de cien años, te­nían mu­chos ma­pu­ches por re­co­no­cer su ori­gen. Fue­ron años de do­lor, fue­ron años has­ta de es­con­der­se y no re­co­no­cer­se. Y es­te mo­men­to his­tó­ri­co mar­ca un cam­bio: a par­tir de hoy cada des­cen­dien­te ma­pu­che va a po­der le­van­tar la ca­be­za y de­cir 'soy ma­pu­che y es­toy or­gu­llo­so de ser­lo'. Tam­bién es­te mo­men­to re­pre­sen­ta al­go his­tó­ri­co y no sa­ben el or­gu­llo que ten­go de ser par­te de es­te mo­men­to por­que… mi­ren el lu­gar sim­bó­li­co don­de es­tá em­pla­za­da la ban­de­ra y mi­ren los bus­tos que la acom­pa­ñan. Recordemos que Ig­na­cio Co­li­queo se asien­ta en es­te lu­gar al­re­de­dor de 1.860, que las tol­de­rías se ins­ta­lan y se ge­ne­ran acá y que­dan pa­ra siem­pre en nues­tro lu­gar cuan­do ha­bía va­rias po­si­bi­li­da­des y des­ti­nos en los cua­les po­dían em­pla­zar­se. Y tiem­po des­pués vie­ne Elec­to Ur­qui­zo y con esa ca­be­za du­ra que te­nía fun­da el pue­blo y ha­ce to­do pa­ra que pa­se el fe­rro­ca­rril. Y es­to vie­ne a co­la­ción con lo que de­cía an­tes, por­que du­ran­te mu­chos años los Ma­pu­ches no se sin­tie­ron or­gu­llo­sos de ser­lo cuan­do en reali­dad la cons­truc­ción de es­te lu­gar fue en con­jun­to y es­tas dos per­so­nas hi­cie­ron mu­cho pa­ra eso. Des­pués vino ese des­en­cuen­tro en­tre comunidades y has­ta hoy, con mu­cha ha­cien­do to­do pa­ra vol­ver a ge­ne­rar es­te en­cuen­tro. Por­que así co­mo di­je de Mar­tin, hay mu­chas otras per­so­nas que han bus­ca­do y lo­gra­do la co­mu­ni­dad y la unión, pri­me­ro de la co­mu­ni­dad misma por­que la ban­de­ra que sim­bo­li­za la na­ción Ma­pu­che es lo que los reúne a fin de cuen­tas jun­to a la cul­tu­ra, el ori­gen, la fi­lo­so­fía y un fu­tu­ro en co­mún.

Por eso, los con­vo­co a to­dos pa­ra que si­gan tra­ba­jan­do en la unión, esa unión que nos ex­ce­de y que tie­ne que ver con to­dos no­so­tros, es­ta es una co­mu­ni­dad de her­ma­nos, es­ta­mos to­dos or­gu­llo­sos de vi­vir acá, ve­ni­mos de di­fe­ren­tes orí­ge­nes, cul­tu­ras, te­ne­mos di­fe­ren­tes creen­cias pe­ro te­ne­mos un fu­tu­ro en co­mún y que de­ci­da­mos se­guir vi­vien­do en es­te lu­gar sig­ni­fi­ca que to­dos te­ne­mos un fu­tu­ro que cons­truir jun­tos, aun con nues­tras di­fe­ren­cias.

Hoy es­ta ban­de­ra en lo al­to va a sim­bo­li­zar y va­mos a po­der de­cir­les a los chi­cos de que te­ne­mos una his­to­ria en co­mún, te­ne­mos un ori­gen en co­mún, que tu­vi­mos un pa­sar de más de cien años con nues­tras di­fe­ren­cias y con la se­pa­ra­cio­nes. Pe­ro es­ta ban­de­ra hoy sim­bo­li­za nues­tro fu­tu­ro, nues­tra uni­dad y el tra­ba­jo que te­ne­mos co­mo her­ma­nos pa­ra te­ner un pue­blo más uni­do.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.