Na­ti­vos Di­gi­ta­les e In­mi­gran­tes Di­gi­ta­les

Impacto - - News -

Los jó­ve­nes na­ci­dos des­de el sur­gi­mien­to de la web, los lla­ma­dos Na­ti­vos Di­gi­ta­les, cons­ti­tu­yen la pri­me­ra ge­ne­ra­ción en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad cu­ya iden­ti­dad es­tá de­fi­ni­da o me­dia­da por el uso de la tec­no­lo­gía di­gi­tal. Ha­blan el idio­ma de la tec­no­lo­gía flui­da­men­te, mien­tras que no­so­tros que lo apren­di­mos de ma­yo­res, te­ne­mos un acen­to fuer­te, que di­fi­cul­ta la co­mu­ni­ca­ción en­tre am­bos. Ima­gi­nen lo que re­sul­ta pa­ra un Na­ti­vo Di­gi­tal, lle­gar a su es­cue­la y en­con­trar que to­dos sus pro­fe­so­res ha­blan con un mar­ca­do acen­to. Con ra­zón se po­nen los au­dí­fo­nos. Se po­ne de ma­ni­fies­to el acen­to cuan­do por ejem­plo lla­ma­mos a ve­ri­fi­car que al­guien re­ci­bió un e-mail que en­via­mos. O peor aun cuan­do lo im­pri­mi­mos. La di­fi­cul­tad de co­mu­ni­ca­ción, en el len­gua­je di­gi­tal, ori­gi­na una bre­cha co­mu­ni­ca­cio­nal que afec­ta las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les y la edu­ca­ción. Los Na­ti­vos, lue­go de pa­sar mi­les de ho­ras co­nec­ta­dos a vi­deo­jue­gos, ce­lu­la­res, in­ter­net, e-books, pa­re­cen te­ner pa­tro­nes de apren­di­za­je com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes a los que es­ta­mos acos­tum­bra­dos, pa­dres y maes­tros. De allí que se es­cu­cha la que­ja con­tan­te de pa­dres so­bre sus hi­jos que oyen mú­si­ca, cha­tean con 10 ami­gos y ha­cen la ta­rea al mis­mo tiem­po. Y es que ellos son mul­ti­tas­king por­que sus apren­di­za­jes no si­guen el pa­trón cau­sa­con­se­cuen­cia, son pa­ra­le­los, re­quie­ren de re­fuer­zos fre­cuen­tes y no a lar­go a pla­zo. Ade­más ne­ce­si­tan en­ten­der el ob­je­ti­vo y re­le­van­cia del apren­di­za­je, apren­der co­lec­ti­va­men­te (net­work), y te­ner ac­ce­so sin lí­mi­tes al co­no­ci­mien­to. Con­si­de­ran a las cor­po­ra­cio­nes que tra­tan de re­te­ner al co­no­ci­mien­to, pa­ra ha­cer di­ne­ro so­la­men­te, co­mo una nue­va for­ma de co­lo­nia­lis­mo, a la que se opo­nen, por eso crean y com­par­ten la mú­si­ca, el co­no­ci­mien­to, Mo­zi­la, Wi­ki­pe­dia y has­ta Wiky­leaks… Es­tos es­ti­los di­fe­ren­tes de apren­der pro­vie­nen de cam­bios en el ce­re­bro hu­mano, que si bien no se co­no­cen aún a cien­cia cier­ta, es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos en va­rias uni­ver­si­da­des. Par­ten es­tos es­tu­dios de cues­tio­nar dos con­cep­tos re­la­cio­na­dos con el funcionamiento del ce­re­bro que son la neu­ro­plas­ti­ci­dad y la ma­lea­bi­li­dad. Re­fie­re Marc Prensky, que la ca­pa­ci­dad de re­no­va­ción del ce­re­bro o Neu­ro­plas­ti­ci­dad, es un pro­ce­so que se rea­li­za de por vi­da. Por ejem­plo un es­tu­dio rea­li­za­do al ce­re­be­llum de los mú­si­cos de­mues­tra que cier­tas zo­nas tie­nen más vo­lu­men, de­bi­do a la prác­ti­ca in­ten­si­va del ins­tru­men­to. Ape­nas es­ta­mos em­pe­zan­do a en­ten­der el funcionamiento del ce­re­bro hu­mano, pe­ro los re­sul­ta­dos apun­tan ha­cia que las di­fe­ren­tes ex­pe­rien­cias de apren­di­za­je, pro­du­cen cam­bios en las es­truc­tu­ras ce­re­bra­les.

El se­gun­do con­cep­to se re­fie­re a los pro­ce­sos de apren­di­za­je y es lla­ma­do Ma­lea­bi­li­dad, has­ta aho­ra pen­sá­ba­mos que a pe­sar de las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les, los pro­ce­sos de apren­di­za­je, las for­mas de es­ta­ble­cer ca­te­go­rías, eran igua­les pa­ra to­dos los hu­ma­nos. Aho­ra re­sul­ta que la Psi­co­lo­gía So­cial apun­ta a que eso no es ver­dad. Los ce­re­bros de los Na­ti­vos se han ajus­ta­do a la tec­no­lo­gía, de la mis­ma ma­ne­ra que nues­tros ce­re­bros de Baby-boo­mers se adap­ta­ron pa­ra in­cor­po­rar la TV. Por otra par­te es­ta­mos en pre­sen­cia de una de las ge­ne­ra­cio­nes (ge­ne­ra­ción N o tam­bién lla­ma­da D) con ma­yor sen­ti­do de iden­ti­dad, res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y com­pro­mi­so de me­jo­rar a sus co­mu­ni­da­des, lo cual aca­ba­mos de ver en el pro­ce­so de las re­vo­lu­cio­nes del Me­dio Orien­te. Ha­brá en­ton­ces co­le­gas pro­fe­so­res que de­be­rán apren­der a en­se­ñar di­fe­ren­te, pa­ra po­der co­mo una las úl­ti­mas ge­ne­ra­cio­nes de in­mi­gran­tes di­gi­ta­les- es­tar pre­sen­tes en los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos de los jó­ve­nes. De otra for­ma, la es­cue­la que­da­rá des­fa­sa­da con res­pec­to a la so­cie­dad. Ha­brá que uti­li­zar lo que sa­be­mos de los vi­deo­jue­gos pa­ra ma­xi­mi­zar los apren­di­za­jes, por­que si un ni­ño co­no­ce los nom­bres de 100 Po­ke­mo­nes, sus mu­ta­cio­nes y ata­ques, no tie­ne ex­cu­sas pa­ra no co­no­cer los nom­bres de 100 paí­ses del mun­do, y sus ca­pi­ta­les. Tal vez la res­pues­ta ra­di­ca en que el apren­di­za­je, co­mo no­so­tros lo vi­vi­mos y que­re­mos trans­mi­tir­lo, es abu­rri­do pa­ra la Ge­ne­ra­ción Di­gi­tal. El Cen­tro Pro­vin­cial de Aten­ción a las Adic­cio­nes de Ge­ne­ral Via­mon­te (C.P.A.) re­cuer­da a la po­bla­ción que el equi­po es­tá dis­po­ni­ble pa­ra orien­tar, en for­ma gra­tui­ta y anó­ni­ma, en el con­su­mo pro­ble­má­ti­co de al­cohol o dro­gas a quien lo ne­ce­si­te, en sus ins­ta­la­cio­nes de Dia­go­nal Güe­mes y Vi­cen­te Ló­pez y Pla­nes de lu­nes a vier­nes de 8 a 14 hs.. An­te cual­quier in­quie­tud co­mu­ni­car­se al tel. 44 3612 o es­cri­bir a cpa­via­mon­te@gmail.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.