En RED

El lu­gar de los geeks

Infotechnology - - EDITOR - Por Pa­blo La­bar­ta

Los fo­ros fue­ron de los pri­me­ros eco­sis­te­mas so­cia­les que na­cie­ron con in­ter­net pe­ro, tam­bién, de los po­cos que su­frie­ron, en se­rio, la lle­ga­da de las re­des so­cia­les. Ob­so­le­tos, en mu­chos ca­sos se vol­vie­ron op­cio­nes de ni­cho o di­rec­ta­men­te pa­sa­ron a po­blar el ce­men­te­rio de la in­ter­net. Amino Apps sur­gió con la idea de rein­ven­tar a esos fo­ros on­li­ne y vol­ver a con­cen­trar a las co­mu­ni­da­des en torno a sus in­tere­ses. “Si bien las prin­ci­pa­les re­des so­cia­les cu­bren una bue­na par­te del per­fil de las per­so­nas, hay una que fal­ta. Fa­ce­book es pa­ra la fa­mi­lia y los ami­gos; Lin­ke­din, pa­ra el ám­bi­to pro­fe­sio­nal y Twit­ter e Ins­ta­gram son la vía de ex­pre­sión dia­ria, pe­ro los in­tere­ses y las pa­sio­nes no tie­nen el lu­gar que les co­rres­pon­de”, ex­pli­ca a INFOTECHNOLOGY Max Se­be­la, el ac­tual ge­ren­te ge­ne­ral de Amino Apps, quien vie­ne de tra­ba­jar en la red so­cial Tumblr. El pro­yec­to na­ció en 2011 de la mano de dos ami­gos, Ben An­der­son y Yin Wang, am­bos es­tu­dian­tes de la Pru­den­tial Cen­ter de Bos­ton. Geeks de al­ma, ha­bían asis­ti­do a la po­pu­lar con­ven­ción Ani­me Bos­ton, de­di­ca­da a la ani­ma­ción ja­po­ne­sa. Mien­tras que An­der­son, un es­tu­dian­te de Ne­go­cios, se sor­pren­dió al ver a tan­tas per­so­nas dis­fra­za­das, Wang —que es­tu­dia­ba Cien­cias de la Compu­tación— se sin­tió co­mo en su ca­sa. “Es­ta es mi gen­te,” di­jo. Ro­dea­do de 30.000 fa­ná­ti­cos del Ani­me, de­ci­die­ron em­bar­car­se en el desa­rro­llo de una apli­ca­ción que si­mu­le la sen­sa­ción de es­tar en un even­to te­má­ti­co, ro­dea­do de otros igua­les. El ca­mino de desa­rro­llo tu­vo al­gu­nos tras­piés. Al prin­ci­pio crea­ron tres co­mu­ni­da­des y ca­da una era una apli­ca­ción se­pa­ra­da. Cuan­do lle­ga­ron a 90, en 2016, se die­ron cuen­ta de que te­nían que pa­rar. “In­ten­ta­mos cu­brir to­do, pe­ro se trans­for- mó en un tra­ba­jo enor­me. En­ton­ces de­ci­di­mos li­be­rar las he­rra­mien­tas pa­ra que cual­quie­ra pue­da crear su pro­pia co­mu­ni­dad”, cuen­ta Se­be­la. Hoy, la pla­ta­for­ma no so­lo cuen­ta con más de 1,5 mi­llo­nes de co­mu­ni­da­des, sino que ca­da per­so­na pue­de ser un usua­rio di­fe­ren­te en ca­da una. “Va­lo­ra­mos el ano­ni­ma­to por­que las per­so­nas ac­túan dis­tin­to en di­fe­ren­tes círcu­los”, se­ña­la el ge­ren­te ge­ne­ral. Al­go si­mi­lar su­ce­de con los idio­mas: ca­da re­gión tie­ne sus pro­pias co­mu­ni­da­des. Las he­rra­mien­tas que su­mó Amino la di­fe­ren­cian de un fo­ro con­ven­cio­nal. Al­gu­nas co­mu­ni­da­des —por ejem­plo, las de es­tu­dian­tes— usan mu­cho el chat aso­cia­do a la pla­ta­for­ma pa­ra ha­cer con­sul­tas pun­tua­les. En otras, de­di­ca­das al ar­te, las imá­ge­nes to­man la pos­ta.

¿Otro red­dit?

El con­cep­to de las co­mu­ni­da­des on­li­ne de ni­cho no es nue­vo. Red­dit, “la ho­me pa­ge de in­ter­net”,

“Las re­des so­cia­les cu­bren mu­chos per­fi­les pe­ro los in­tere­ses y las pa­sio­nes no tie­nen el lu­gar que co­rres­pon­de”

es­tá por cum­plir 13 años y tie­ne más de un mi­llón de “su­bred­dits”, pe­ro el en­fo­que mo­bi­le first de Amino fue lo que con­ven­ció a los in­ver­so­res. En ju­lio del 2014, re­ci­bie­ron una in­ver­sión se­mi­lla de US$ 1,65 mi­llo­nes de Union Squa­re Ven­tu­re, el mis­mo fon­do que fi­nan­ció Twit­ter y Tumblr, y lue­go rea­li­za­ron dos ron­das más, ad­qui­rien­do un to­tal de US$ 27,4 mi­llo­nes. Por aho­ra, Amino si­gue pla­ni­fi­can­do su mo­de­lo de ne­go­cios y se con­cen­tra en el cre­ci­mien­to. Sus usua­rios, de los cua­les el 94 por cien­to tie­ne en­tre 14 y 24 años, pa­san un pro­me­dio de 70 mi­nu­tos por día en la apli­ca­ción, nú­me­ros que al­can­za­ron a pe­sar de te­ner so­lo 50 em­plea­dos tra­ba­jan­do en Nue­va York y Shang­hai so­lo por su mo­de­lo de au­to­mo­de­ra­ción que po­ne al usua­rio en el cen­tro. To­da­vía per­si­guen el ob­je­ti­vo de que ha­ya un es­pa­cio pa­ra ca­da se­rie, idio­ma, hobby... pa­ra ca­da in­te­rés. De ahí su nom­bre: creen que las co­mu­ni­da­des son co­mo los ami­noá­ci­dos, pe­que­ños blo­ques que jun­tos for­man al­go más gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.