CONEXION GEEK

Infotechnology - - CULTURA -

lic, su­bien­do ima­gen, car­gan­do, subida y a co­brar. En lo que hoy pa­re­ce un te­rri­to­rio an­ti­quí­si­mo, du­ran­te mu­cho tiem­po, desa­rro­llar­se co­mo ani­ma­dor o ilus­tra­dor tan­to en la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na co­mo en el pla­ne­ta en­te­ro de­pen­día de tra­ba­jar en un es­tu­dio fi­fí, te­ner una abul­ta­da agen­da de con­tac­tos, dar con el pro­mo­tor in­di­ca­do o bien, por cues­tio­nes téc­ni­cas y tec­no­ló­gi­cas, con­tar con una compu­tado­ra y soft­wa­re de avan­za­da. No obs­tan­te, ocu­rrió un na­va­ja­zo cul­tu­ral y el mun­do co­men­zó a de­te­ner­se ya no so­lo cuan­do Kim Kar­das­hian rom­pe in­ter­net. ¿Por qué? Por­que lle­gó la era de los ani­ma­do­res e ilus­tra­do­res ce­le­bri­da­des de la web. En los úl­ti­mos años, con la de­mo­cra­cia tech pe­ro, fun­da­men­tal­men­te, con la ma­si­fi­ca­ción to­tal de las re­des so­cia­les (con mu­cho de Ins­ta­gram, Fa­ce­book o Twit­ter, al­go de la ex­tin­ta Vi­ne y mu­cho más de Youtu­be, que se eri­gió co­mo mas­ca­rón de proa de es­ta mo­vi­da), un con­voy de ar­tis­tas co­men­za­ron a ges­tar sus pro­pias obras en sus ca­sas ob­te­nien­do un impacto ma­si­vo. Ar­tis­tas que ar­ma­ron su pro­pia eco­no­mía en ba­se a sus con­di­cio­nes. Los views co­men­za­ron a en­gor­dar y pres­cin­dir de los sis­te­mas la­bo­ra­les tra­di­cio­na­les fue mos­trán­do­se co­mo una op­ción ca­da vez más vá­li­da. Así las co­sas, allá fue­ron los es­tu­dios fi­fís, las agen­das, los pro­mo­to­res, las compu­tado­ras y los soft­wa­re de avan­za­da. Ges­tar la tri­bu­na per­mi­te dar­les pa­so a nue­vos eco­sis­te­mas de tra­ba­jo: ese pú­bli­co cau­ti­vo de­vie­ne en po­ten­cial com­pra­dor de la obra o de mis­ce­lá­neas des­pren­di­das de ella. A di­fe­ren­cia de you­tu­bers e ins­ta­gram­mers —hoy los ni­ños mi­ma­dos de las mar­cas— nin­guno de los ilus­tra­do­res y ani­ma­do­res lo­gra­ron, to­da­vía, vi­vir ex­clu­si­va­men­te de los fru­tos que da in­ter­net. To­dos han ge­ne­ra­do sus pro­pias eco­no­mías de in­gre­sos pa­ra ga­nar­se la vi­da: des­de em­pleos pa­rien­tes e in­cur­sio­nes con mar­cas del mains­tream, pa­san­do por la ex­plo­ta­ción de mer­chan­di­sing has­ta la au­to­ges­tión. Sin te­ner aún la com­bi­na­ción pa­ra abrir la ca­ja fuer­te de los in­gre­sos, los ar­tis­tas del di­bu­jo y el có­mic tra­tan de en­con­trar su lu­gar en la ava­lan­cha de con­te­ni­dos que se ge­ne­ran hoy por in­ter­net. La reivin­di­ca­ción de lo he­cho en ca­sa co­mo nue­vo es­tán­dar de mer­ca­do; el do it your­self co­mo ban­de­ra a la vic­to­ria. Clic, fo­llow y a co­brar.

Di­bu­jan­tes em­pren­de­do­res

Tal es el ca­so de Ga­briel Lu­ce­ro, quien tra­ba­ja­ba co­mo

siem­pre hay que es­tar un pa­so ade­lan­te pa­ra que un em­pren­di­mien­to flu­ya”, ad­vier­te. Pa­re­ci­da en di­men­sio­nes y se­gui­do­res en las re­des es la his­to­ria de Lía Co­pe­llo, a quien siem­pre le gus­tó di­bu­jar. Pe­ro con La Co­pe, su pro­yec­to con el que ha lle­ga­do a pu­bli­car has­ta su pro­pio li­bro, co­men­zó du­ran­te el Mun­dial de Bra­sil 2014. Asi­mis­mo, lla­mó la aten­ción de mar­cas de cer­ve­za de pri­me­rí­si­ma lí­nea y ge­ne­ró un pú­bli­co no­to­ria­men­te fe­mi­nis­ta. “Siem­pre me sen­tí có­mo­da con las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, son mi mun­do. Si hay un lu­gar en el que pue­do em­pren­der es ahí. Con el tiem­po me fui dan­do cuen­ta de que po­día ha­cer mu­cho más con eso que so­lo ‘mos­trar’ mi la­bu­ro”, se­ña­la. Uno de sus úl­ti­mos vi­ra­les es un men­sa­je pa­ra las ex pa­re­jas y aglu­ti­na unos 30.000 me gus­ta. En su Fa­ce­book, La Co­pe os­ci­la los 650.000 se­gui­do­res, nú­me­ro que po­dría re­sul­tar la en­vi­dia de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les. “Tra­ba­jé en pu­bli­ci­dad mu­chos años, es­ta­ba que­ma­da y odia­ba to­do ese mun­do. Cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar con la ilustración, de­jé to­do y me bus­qué un tra­ba­jo de me­nos ho­ras co­mo ad­mi­nis­tra­ti­va pa­ra po­der de­jar­me tiem­po pa­ra ha­cer lo que me gus­ta­ba.” La Co­pe tie­ne uno de sus pú­bli­cos más fie­les que, in­clu­so, su­po apro­ve­char des­de su po­pu­lar pro­gra­ma de ra­dio Wa­chas, que se emi­te por Ra­dio­le­don­li­ne.com. Hoy, ven­de mer­chan­di­sing vía ven­ta online y par­ti­ci­pa en fe­rias y even­tos. Tam­bién bus­ca aso­ciar­se a mar­cas. Y en es­tos cai­re­les, hay men­sa­jes que van más allá de la ilustración, que ter­mi­nan im­pac­tan­do a pe­sar del es­ti­lo. Ilus­tra­cio­nes sen­ci­llas que guar­dan men­sa­jes po­ten­tes. Co­mo los de Chu­len­gol, que co­men­zó di­bu­jan­do co­mo cual­quie­ra has­ta que en­con­tró en esa sim­ple­za su pro­pio es­ti­lo. Jue­ga fuer­te con su tira “Pls”, en la que me­dian­te vi­ñe­tas y un len­gua­je a-lo-in­ter­net in­ter­pe­la la reali­dad de­por­ti­va, so­cial y po­lí­ti­ca. Los di­bu­jos fue­ron el ca­nal que en­con­tró pa­ra trans­mi­tir co­sas en la que es­tá pen­san­do to­do el tiem­po. La ma­yo­ría de las ve­ces se reía so­lo por no po­der com­par­tir­lo. “En­tien­do que hay una ins­tan­cia en la fe­li­ci­dad en la que so­lo pue­de ser ma­yor si se com­par­te”, des­li­za. Ma­ne­ján­do­se con un for­ma­to de ti­ras có­mi­cas, Chu­len­gol se con­vir­tió en em­pren­de­dor di­gi­tal sin te­ner­lo ex­pre­sa­men­te de­ci­di­do al­gu­na vez. Aún así, di­bu­ja por la me­ra sa­tis­fac­ción de di­ver­tir­se con otras per­so­nas. Y eso le bas­ta.

Su tira có­mi­ca más po­pu­lar fue una en la que se mo­fa­ba de la inuti­li­dad del fid­get spin­ner: en Fa­ce­book co­se­chó unas ocho mi­llo­nes de vi­si­tas. Y des­pués de tres años, las mar­cas co­men­za­ron a acercársele. “To­da­vía no co­bré na­da pe­ro creo que por ahí va el ca­mino”, se sin­ce­ra. Su es­tra­te­gia es es­cu­char qué quie­ren sus se­gui­do­res y bus­car la me­jor ma­ne­ra de cum­plir. “Di­ga­mos, ofi­ciar de in­ter­me­dia­rio en­tre mis se­gui­do­res y los di­bu­jos.” Más atrás, du­ran­te la dé­ca­da de 1990, Ayar B. se eri­gió

co­mo uno de los nom­bres des­ta­ca­dos de la ani­ma­ción ar­gen­ti­na. Lue­go de es­tu­diar en la fa­cul­tad en Ave­lla­ne­da, Ayar co­men­zó a ex­hi­bir sus cor­to­me­tra­jes de “Mer­cano, el Mar­ciano” en la pan­ta­lla de Much­mu­sic. Pa­ra esos mo­men­tos, tam­bién ha­bía triun­fa­do con su cor­to “El Ni­ño Mal­cria­do”. Lue­go al­can­za­ría la po­pu­la­ri­dad con el lar­go de “Mer­cano…”, se­pa­rán­do­se de las ani­ma­cio­nes naif que pu­lu­la­ban por esos tiem­pos co­mo Di­bu, Los Pin­tín, Ma­nue­li­ta o Pan Tris­te. Su lu­gar en la au­to­ges­tión lo lle­vó a pu­bli­car su pro­pio li­bro y a ven­der re­me­ras de sus per­so­na­jes. De su bo­ca: “An­tes ha­cía re­me­ras que re­ga­la­ba o sor­tea­ba en­tre la gen­te pe­ro no le da­ba ma­yor im­por­tan­cia. Con el li­bro vi que te­nía un pú­bli­co no muy gran­de pe­ro muy fiel, que se in­tere­sa­ba por lle­var­se a su ca­sa al­go más tan­gi­ble que las ani­ma­cio­nes”. Mien­tras tan­to, Ayar si­guió desa­rro­llán­do­se co­mo di­rec­tor de ci­ne (en 2009 se des­pa­chó con la apo­ca­lít­pi­ca “El Sol”) y vuel­ca par­te de sus tra­ba­jos a Youtu­be, en­tre los que se des­ta­can los car­toons li­sér­gi­cos de “El Co­ne­jo Bugs Bony”, “Don Luis y sus hi­jos” y “El Ra­tón Disney”. “An­tes ga­na­ba pla­ta ani­man­do pa­ra pu­bli­ci­dad pe­ro me sa­lí y aho­ra gano pla­ta gra­cias al mer­chan­di­sing de ‘Chi­mi­bo­ga’, mi web­se­rie, y a va­rias ani­ma­cio­nes que ha­go pa­ra se­ries o pa­ra pro­yec­tos de cul­tu­ra.” Los ca­sos se re­pi­ten. Ha­cer con­te­ni­do ex­clu­si­vo pa­ra la web se es­tá con­vir­tien­do en una sa­li­da la­bo­ral in­tere­san­te pa­ra los ani­ma­do­res e ilus­tra­do­res. Con mi­llo­nes de vi­si­tas, re­pro­duc­cio­nes, se­gui­do­res y com­par­ti­dos, es­tos jó­ve­nes en­tu­sias­tas di­gi­ta­les se es­tán con­vir­tien­do en pu­jan­tes em­pren­de­do­res 2.0. En en­tu­sias­tas que han com­pren­di­do las di­men­sio­nes de pu­bli­car su con­te­ni­do sin in­ter­me­dia­rios, de pro­mo­cio­nar ellos mis­mos su pro­pia la­bor y, en el du­ran­te, re­co­rrer los si­nuo­sos ca­mi­nos has­ta ge­ne­rar in­gre­sos y en­con­trar su pro­pio pú­bli­co. Un pú­bli­co que es­ta­ba ahí, que siem­pre es­tu­vo ahí, a un clic de dis­tan­cia. Clic, fo­llow y a co­brar.

Es­tos jó­ve­nes en­tu­sias­tas di­gi­ta­les se con­vier­ten en em­pren­de­do­res 2.0.

“Las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les per­mi­ten una de­mo­cra­ti­za­ción don­de ca­si cual­quie­ra pue­de mos­trar lo su­yo sin de­pen­der de na­die”, su­ma Ale­xis Mo­yano, uno de los nom­bres fuer­tes en re­unir la ani­ma­ción con el con­te­ni­do vi­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.