Pa­ler­mo ga­lác­ti­co PHOTOSTORY 26

Den­tro del pla­ne­ta­rio de Bue­nos Ai­res, la tec­no­lo­gía per­mi­te ex­plo­rar el es­pa­cio. El edi­fi­cio que sur­gió co­mo un mo­nu­men­to a la in­no­va­ción con­ti­núa re­no­ván­do­se pa­ra acer­car tan­to las es­tre­llas co­mo el fu­tu­ro.

Infotechnology - - SUMARIO - Por Pablo La­bar­ta Fotos: Da­niel Ba­sual­do

La hu­ma­ni­dad siem­pre con­tem­pló el cie­lo con de­seo, ya sea por que­rer en­con­trar vi­da a años luz de dis­tan­cia o bus­can­do sen­ti­do en la in­men­si­dad del cos­mos, pe­ro hoy re­sul­ta ca­si im­po­si­ble apre­ciar­lo des­de las ciu­da­des de­bi­do a la po­lu­ción. Acá es don­de apa­re­ce la tec­no­lo­gía pa­ra ayu­dar a re­cu­pe­rar el asom­bro por el es­pa­cio. El pla­ne­ta­rio de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res lle­va el nom­bre de Ga­li­leo Ga­li­lei, quien de­fen­dió el he­lio­cen­tris­mo a ca­pa y com­pás en un tiem­po en el cual to­da­vía mu­chos creían en el sis­te­ma geo­cén­tri­co. Es­te mis­mo es­pí­ri­tu in­no­va­dor y re­vo­lu­cio­na­rio fue el que lle­vó a su cons­truc­ción en 1962 ba­jo la di­rec­ción del ar­qui­tec­to Enrique Jan pa­ra ser inau­gu­ra­do el 20 de di­ciem­bre de 1966. “El pla­ne­ta­rio fue con­ce­bi­do ha­ce 50 años co­mo un ícono de in­no­va­ción y di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca, un es­pa­cio de apren­di­za­je in­for­mal con un gran

impacto tec­no­ló­gi­co”, ex­pli­ca Marcelo Funes, di­rec­tor de la Sub­se­cre­ta­ría de Ciu­dad In­te­li­gen­te. En ese en­ton­ces, el sis­te­ma que se ins­ta­la­ba era un pla­ne­ta­rio Zeiss IV, que lue­go fue ac­tua­li­za­do al mo­de­lo V en 1971. La em­pre­sa de Carl Zeiss fue la pri­me­ra en lo­grar pro­yec­tar un cie­lo es­tre­lla­do ar­ti­fi­cial y, en la Ar­gen­ti­na, los pri­me­ros en aten­der a una fun­ción fue­ron un gru­po de es­tu­dian­tes de la lo­ca­li­dad de Bel­grano. Hoy, el com­ple­jo ins­tru­men­to me­cá­ni­co que ha­cía des­apa­re­cer el te­cho del do­mo al re­em­pla­zar­lo por ne­bu­lo­sas y es­tre­llas es­tá en ex­po­si­ción den­tro del Pla­ne­ta­rio.

El lu­gar de la má­qui­na ale­ma­na fue ocu­pa­do en 2012 por un equi­po ja­po­nés Me­gas­tar IIA, di­se­ña­do por Ta­ka­yu­ki Ohi­ra. Es­te tie­ne so­lo 82 cen­tí­me­tros de an­cho y 93 de al­to, pe­ro lo­gra mos­trar has­ta 20 mi­llo­nes de es­tre­llas y 170 ne­bu­lo­sas y con­jun­tos con sus 32 uni­da­des de pro­yec­ción. Una de las prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias con los vie­jos mo­de­los Zeiss es su con­su­mo ener­gé­ti­co: el Me­gas­tar fun­cio­na con tan so­lo 1,4kw gra­cias a la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía LED. “Los len­tes del Me­gas­tar per­mi­ten

pro­yec­tar el cie­lo de cual­quier lu­gar del mun­do y en cual­quier mo­men­to del año. Tam­bién pue­de si­mu­lar con­di­cio­nes cli­má­ti­cas”, cuen­ta la di­rec­to­ra del Pla­ne­ta­rio, Ve­ró­ni­ca Es­pino. La úl­ti­ma re­no­va­ción, que ter­mi­nó en 2017, cam­bió com­ple­ta­men­te el mu­seo del Ga­li­leo Ga­li­lei, vol­vién­do­lo in­ter­ac­ti­vo e in­clu­yen­do a su re­cep­cio­nis­ta au­tó­ma­ta, Ga­li­bot, un robot hu­ma­noi­de ca­paz de in­ter­ac­tuar con los vi­si­tan­tes y res­pon­der sus pre­gun­tas. La in­ver­sión de $ 120 mi­llo­nes tam­bién in­clu­yó la res­tau­ra­ción edi­li­cia y la in­cor­po­ra­ción de pro­yec­to­res 8K pa­ra el pla­ne­ta­rio, bu­ta­cas con efec­tos es­pe­cia­les y si­mu­la­do­res 4D y de reali­dad vir­tual co­mo nue­vas atracciones. El Ga­li­leo Ga­li­lei tam­bién cam­bió por fue­ra. La co­lo­ca­ción de cua­tro to­rres de map­ping per­mi­te pro­yec­tar vi­deos en la cú­pu­la del edi­fi­cio que se sin­to­ni­zan con los 50 me­tros de pan­ta­llas que co­lo­ca­ron.

En medio del ac­ce­so al pla­ne­ta­rio se en­cuen­tra un me­teo­ri­to me­tá­li­co de 1.530 ki­lo­gra­mos en­con­tra­do en Chaco en 1965.

La con­so­la del Me­gas­tar IIA que con­tro­la la pro­yec­ción de las es­tre­llas.

El pla­ne­ta­rio es uno de los po­cos edi­fi­cios cons­trui­dos so­bre una ba­se trian­gu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.