Am­plia de­man­da

La lo­gís­ti­ca en la Ar­gen­ti­na es un 20 por cien­to más ca­ra que en el res­to de la re­gión y pa­ra las em­pre­sas que co­mer­cia­li­zan vía e-com­mer­ce es el is­sue que de­tie­ne la ex­pan­sión. Dos ami­gos bus­can des­de ha­ce tres años re­sol­ver esos pro­ble­mas con una so­lu­ci

Infotechnology - - SUMARIO - Por Se­bas­tián De To­ma Fotos: Gus­ta­vo Fer­nán­dez

La ex­pe­rien­cia de la com­pra, más que na­da la que se rea­li­za en lí­nea, es­tá me­dia­da por la lo­gís­ti­ca. En un país ex­ten­so co­mo la Ar­gen­ti­na, es­to sig­ni­fi­ca un pro­ble­ma: des­de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Co­mer­cio Elec­tró­ni­co (CACE) re­co­no­cen que “la lo­gís­ti­ca es ca­ra y no hay mu­chos ofe­ren­tes” y que, por eso, 80 por cien­to de los pe­di­dos se re­ti­ran, to­da­vía, en su­cur­sa­les. Al­gu­nos pla­yers, co­mo Mer­ca­do­li­bre, agre­gan más da­tos: la lo­gís­ti­ca a es­ca­la lo­cal es la más ca­ra de la re­gión, más de un 20 por cien­to por en­ci­ma de pa­res co­mo Bra­sil y Chi­le. En ese con­tex­to es que sur­gió We­li­very, una startup lo­cal que bus­ca re­sol­ver la lo­gís­ti­ca ur­ba­na de los dis­tin­tos pla­yers de e-com­mer­ce, op­ti­mi­zan­do y sim­pli­fi­can­do sus en­tre­gas. Pa­ra rea­li­zar es­to, coor­di­nan una red de men­sa­je­rías y trans­por­tis­tas in­de­pen­dien­tes ca­li­fi­ca­dos. La idea, cuen­ta Mau­ri­cio Boi­ko (30), in­ge­nie­ro elec­tró­ni­co y CEO de la com­pa­ñía, sur­gió ha­ce tres años en­tre él y Guido Bus­cet­ti (30), su so­cio. “Nos pro­pu­si­mos re­vo­lu­cio­nar la lo­gís­ti­ca de úl­ti­ma mi­lla de las gran­des ciu­da­des del país y de la re­gión”, afir­ma, am­bi­cio­so. “En Amé­ri­ca la­ti­na se es­pe­ra que el mer­ca­do de e-com­mer­ce du­ran­te 2018 su­pere los US$ 90 mi­llo­nes, de los cua­les el 70 por cien­to es­ta­rá con­cen­tra­do en tan so­lo tres paí­ses: la Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Mé­xi­co.”

La lo­gís­ti­ca, sin em­bar­go, no ha acom­pa­ña­do es­te cre­ci­mien­to, ar­gu­men­ta es­te en­tre­pre­neur. “Hay mo­men­tos, cuan­do ocu­rren ofer­tas es­pe­cia­les co­mo en los Cy­ber­mon­day o los Hot Sa­le, en los que la de­man­da se mul­ti­pli­ca por cua­tro y las em­pre­sas de lo­gís­ti­ca tra­di­cio­na­les no pue­den adap­tar­se y co­lap­san ge­ne­ran­do en­tre­gas con pla­zos in­jus­ti­fi­ca­bles y una aten­ción al clien­te muy de­fec­tuo­sa”, di­ce el eje­cu­ti­vo. Las es­ta­dís­ti­cas más ac­tua­li­za­das de la CACE, de di­ciem­bre de 2016, le dan la ra­zón: 38 por cien­to de los 800 en­tre­vis­ta­dos por la con­sul­to­ra Kan­tar TNS con­si­de­ran que la de­mo­ra en la

en­tre­ga con­tri­bu­ye ne­ga­ti­va­men­te al mo­men­to de de­ci­dir lle­var a ca­bo com­pras en lí­nea. Y, sin em­bar­go, el 66 por cien­to de los com­pra­do­res eli­ge la mo­da­li­dad de en­vío a do­mi­ci­lio. “Sa­be­mos que la lo­gís­ti­ca es el sal­to del en­torno di­gi­tal al fí­si­co y pue­de con­ver­tir­se en la frontera en­tre el éxi­to y el fra­ca­so.”

Gé­ne­sis

En el 2015, ga­na­ron el con­cur­so pa­ra em­pren­de­do­res “Vos Lo Ha­cés”, en la que ob­tu­vie­ron un ca­pi­tal se­mi­lla de $50.000, una valiosa red de men­to­res del go­bierno por­te­ño y be­cas pa­ra par­ti­ci­par en la com­pe­ten­cia NA­VES or­ga­ni­za­da por el IAE. Y en 2017 lo­gra­ron una in­yec­ción de $ 400.000, gra­cias al apo­yo del PAC Em­pren­de­dor. Agre­gan que en 2016 se vie­ron be­ne­fi­cia­dos por el pro­gra­ma “Apo­yo a la com­pe­ti­ti­vi­dad”, del Mi­nis­te­rio de Pro­duc­ción de la Na­ción, y ob­tu­vie­ron $ 400.000. Y el res­to de la in­ver­sión fue ge­ne­ra­da de for­ma or­gá­ni­ca, “lo que íba­mos ga­nan­do lo in­ver­tía­mos, una par­te­ci­ta de nues­tro suel­do iba pa­ra vi­vir, pa­gar el al­qui­ler y la co­mi­da, y el res­to pa­ra el si­tio web, la pu­bli­ci­dad y me­jo­rar la pla­ta­for­ma”, pun­tua­li­za el CEO. Al prin­ci­pio, eran so­lo dos los so­cios, ya que am­bos te­nían co­no­ci­mien­to de pro­gra­ma­ción y tec­no­lo­gía. “Nos co­no­ci­mos es­tu­dian­do in­ge­nie­ría electrónica en la UBA ha­ce unos 10 años y siem­pre tu­vi­mos la ne­ce­si­dad de em­pren­der”, re­me­mo­ra el CEO. “Lue­go de al­gu­nos in­ten­tos fa­lli­dos y ex­pe­rien­cias la­bo­ra­les den­tro y fue­ra del país, de­ci­di­mos re­nun­ciar pa­ra po­der cum­plir es­te sue­ño.”

A gran es­ca­la

“Ofre­ce­mos so­lu­cio­nes lo­gís­ti­cas pa­ra las em­pre­sas que co­mer­cia­li­zan en for­ma online. El clien­te quie­re que el pro­duc­to le lle­gue rá­pi­do y en una fran­ja de ho­ra­rio aco­ta­da pa­ra que esa en­tre­ga no te cor­te to­do el día. En es­to, la da­ta pre­ci­sa y la bue­na co­mu­ni­ca­ción es fun­da­men­tal y a eso nos de­di­ca­mos”, in­di­ca Sán­chez. Los clien­tes les pa­gan por pa­que­te enviado y hay di­fe­ren­cias en­tre CA­BA y el Gran Bue­nos Ai­res. Y lo que pa­ga ca­da uno tie­ne que ver con el vo­lu­men de la ope­ra­ción. Pun­tua­li­za Boi­ko: “No es lo mis­mo que una em­pre­sa en­tre­gue cin­co co­sas por día que 50 ó 100”. En pro­me­dio y por pa­que­te, pa­gan $140 den­tro de la Ca­pi­tal y $190 cuan­do se tra­ta de en­tre­gas exprés. “No so­mos un co­rreo tra­di­cio­nal: los es­cu­cha­mos, ve­mos su ne­ce­si­dad y a par­tir de ahí ha­ce­mos un plan pa­ra ca­da clien­te”, co­men­ta el CEO. En­tre los clien­tes de We­li­very es­tán Ave­ni­da, 47 Street, Jaz­mín Che­bar, So­fi Mar­ti­re, Gar­zón Gar­cía, Ho­me Co­llec­tion, Eye­li, La­za­ro y He­yas, en­tre otros. Las ru­tas las ar­man ellos a tra­vés de la App, y se las pa­san a los con­tra­tis­tas. La idea es que We­li­very pue­da ma­ne­jar la ur­gen­cia de las en­tre­gas así no lo ha­ce el trans­por­tis­ta. To­do el pro­ce­so es­tá pre­pro­gra­ma­do: des­de la apli­ca­ción, los men­sa­je­ros es­ca­nean los có­di­gos de los pa­que­tes y así les apa­re­ce el de­ta­lle de to­do lo que tie­nen que ha­cer, y al en­tre­gar de­ben sa­car una fo­to que se sube al sis­te­ma. Y si no hay na­die en el do­mi­ci­lio se sa­ca fo­to del lu­gar y se de­ja un aviso de vi­si­ta. De es­ta ma­ne­ra, di­ce el en­tre­vis­ta­do, “ca­da pa­so que­da re­gis­tra­do”. Pa­ra las en­tre­gas uti­li­zan “una red de men­sa­je­ría ca­li­fi­ca­da”, es de­cir que no con­tra­tan men­sa­je­ros in­di­vi­dua­les. Ade­más tie­nen re­par­ti­do­res au­tó­no­mos con vehícu­los uti­li­ta­rios pa­ra quie­nes son un com­ple­men­to de su tra­ba­jo dia­rio. Pa­ra in­te­grar los e-com­mer­ce de sus clien­tes, We­li­very tie­ne dis­tin­tos mó­du­los, sea con Ma­gen­to, VTEX o Tien­da Nu­be. De es­ta ma­ne­ra, tie­nen co­mo ob­je­ti­vo fi­nal “so­lu­cio­nar to­da la lo­gís­ti­ca del ven­de­dor, que no ten­ga que car­gar ma­nual­men­te un pe­di­do ni ha­cer lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos”.

Ac­tua­li­dad

Hoy, ya con cua­tro em­plea­dos, tie­nen el fo­co pues­to en to­do el AMBA, don­de es­tá —se­gún Boi­ko— “el 70 por cien­to del mer­ca­do de la Ar­gen­ti­na”. Pri­me­ro bus­can po­si­cio­nar­se en es­ta zo­na, so­lu­cio­nar to­dos los bugs y ar­mar una bue­na es­truc­tu­ra, un equi­po bien for­ma­do, pa­ra lue­go sí “es­ca­lar a otras ciu­da­des im­por­tan­tes de la Ar­gen­ti­na y tam­bién a Amé­ri­ca la­ti­na”, de­ta­lla. “Una vez que ya sea­mos re­co­no­ci­dos, lí­de­res y re­nom­bra­dos, ahí sí pen­sa­mos ata­car otras ciu­da­des. Te­ne­mos un po­ten­cial in­ver­sor, con el que ve­ni­mos ha­blan­do des­de el año pa­sa­do y nos es­tá es­pe­ran­do en Lima, Pe­rú, pa­ra arran­car allá, pe­ro es­ta­mos pa­rán­do­lo un po­qui­to por­que que­re­mos ter­mi­nar de ar­mar­nos acá en la Ar­gen­ti­na.” Por otro la­do, co­men­za­ron a apli­car Big Da­ta pa­ra op­ti­mi­zar ru­tas de en­tre­gas y me­jo­rar la efi­ca­cia de los pro­ce­sos. “Al me­dir los pro­ce­sos lo­gís­ti­cos, ob­te­ne­mos un mapa de­ta­lla­do y ob­je­ti­vo de la si­tua­ción y la ca­li­dad de los mis­mos”, sos­tie­ne Boi­ko. “A tra­vés de los da­tos en tiem­po real que pue­den ob­te­ner­se de la si­tua­ción del trá­fi­co y del cli­ma, se pue­den cal­cu­lar las me­jo­res ru­tas pa­ra en­tre­gar los pe­di­dos a los clien­tes. La ob­ten­ción de los da­tos en tiem­po real per­mi­te rea­li­zar un se­gui­mien­to ex­haus­ti­vo del estado y de la si­tua­ción de to­dos los en­víos pa­ra, en­tre otras co­sas, po­der de­tec­tar po­si­bles in­ci­den­tes.”

Mau­ri­cio Boi­ko

We­li­very En nú­me­ros Fun­da­ción: 2015 In­ver­sión ini­cial: $50.000 (2009) So­cios: 2 Fac­tu­ra­ción : $4 mi­llo­nes (2017); $10 mi­llo­nes (es­ti­ma­da, 2018)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.