FA­CE­BOOK, EN­TRE LA FAL­SA PRI­VA­CI­DAD Y LA PA­RA­NOIA

La Nacion - La Nación revista - - EDITORIAL - JA­VIER NA­VIA jna­via@ la­na­cion. com. ar @ ja­vier­na­via | @ ln­re­vis­ta

De to­dos los usua­rios que en el mun­do de­ci­die­ron en las úl­ti­mas se­ma­nas ce­rrar sus cuen­tas de Fa­ce­book, Elon Musk fue se­gu­ra­men­te el más re­le­van­te. No tan­to de­bi­do a que los per­fi­les que dio de ba­ja – los de sus dos com­pa­ñías, Tes­la y Spa­ce X– su­man en con­jun­to más de cin­co mi­llo­nes de se­gui­do­res, sino por­que la de­ci­sión es­tá car­ga­da de simbolismo: Musk es una es­tre­lla as­cen­den­te en la era di­gi­tal y jun­to a Jeff Be­zos, el crea­dor de Ama­zon, pa­re­cen ser los due­ños del fu­tu­ro. Un fu­tu­ro que, en cam­bio, apa­re­ce lleno de in­cer­ti­dum­bre pa­ra el has­ta aho­ra to­do­po­de­ro­so Mark Zuc­ker­berg, el in­ven­tor de Fa­ce­book, la red so­cial cu­ya su­per­vi­ven­cia mu­chos es­pe­cia­lis­tas hoy po­nen en du­da.

El uso de da­tos pri­va­dos – ro­ba­dos, ce­di­dos o ven­di­dos– pa­ra su uti­li­za­ción en cam­pa­ñas po­lí­ti­cas pa­re­ce ser el es­cán­da­lo que un ten­dal de he­ri­dos de­ja­dos por Fa­ce­book es­ta­ba es­pe­ran­do. Es que la red fun­da­da en Har­vard en 2004 tie­ne 1,94 mil mi­llo­nes de usua­rios, pe­ro tam­bién un pu­ña­do de enemi­gos im­por­tan­tes que hoy se re­go­ci­jan an­te sus nu­me­ro­sos pro­ble­mas, que, ade­más de im­pli­car el cie­rre de un nú­me­ro no di­fun­di­do de cuen­tas, le han cos­ta­do a Zuc­ker­berg repu­tación y una fuer­te caí­da del va­lor de sus ac­cio­nes.

Más allá de có­mo lo­gre Fa­ce­book sor­tear es­ta si­tua­ción, el es­cán­da­lo ha vuel­to a le­van­tar con­tro­ver­sias, y no po­ca pa­ra­noia, acer­ca de la pri­va­ci­dad en una era di­gi­tal ca­da vez más sa­cu­di­da po­lí­ti­ca­men­te por los ro­bos de da­tos. Sin em­bar­go, mien­tras po­cas per­so­nas pa­re­cen ha­ber ce­rra­do cuen­tas ban­ca­rias preo­cu­pa­das por la fil­tra­ción de da­tos que nu­trió los Pa­na­má Pa­pers, la cam­pa­ña # De­le­te­Fa­ce­book se ha ex­ten­di­do por la Web.

Pe­ro, ¿ tie­ne ver­da­de­ro fun­da­men­to es- ta pa­ra­noia y hay que efec­ti­va­men­te huir lo an­tes po­si­ble de las re­des so­cia­les? La se­rie bri­tá­ni­ca Black Mi­rrow lo­gró cap­tar que en el fon­do la tec­no­lo­gía nos ge­ne­ra más te­mo­res que los que nos per­mi­ti­mos ad­mi­tir, y el ca­so Fa­ce­book pa­re­ce ha­ber dis­pa­ra­do to­dos nues­tros mie­dos.

Pe­ro más que asu­mir pos­tu­ras ex­tre­mas, pa­re­ce­ría más útil de­jar de la­do la in­ge­nui­dad. To­do lo que ha­ce­mos en la Web de­ja ras­tros que no siem­pre po­de­mos con­tro­lar y no hay al­go me­nos rea­lis­ta en la era di­gi­tal que la op­ción "Bo­rrar his­to­rial". Nues­tras ac­cio­nes van de­jan­do hue­llas a ca­da pa­so que da­mos y lo que mu­chas ve­ces con­fia­mos en eli­mi­nar no que­da más que es­con­di­do en al­gu­na nu­be don­de na­da des­apa­re­ce del to­do. Nos sor­pren­de gra­ta­men­te des­cu­brir que Goo­gle sal­vó nues­tras fo­tos, aun­que el ce­lu­lar nos ha­ya si­do ro­ba­do. Y ce­le­bra­mos cuan­do se nos ofre­ce en Ins­ta­gram una pro­mo­ción de pa­sa­jes aé­reos jus­to pa­ra aquel des­tino que es­tu­vi­mos ex­plo­ran­do en al­gún si­tio. Pe­ro lue­go nos enoja sa­ber que nues­tros per­fi­les son usa­dos por al­gu­nas per­so­nas o em­pre­sas con otros fi­nes que los de po­ner­nos o no un li­ke. Evi­tar ex­tre­mis­mos y mo­ver­nos con cui­da­do, aun­que sin dar la es­pal­da a los be­ne­fi­cios in­ne­ga­bles de las re­des so­cia­les, de­be­ría ser una pos­tu­ra más ra­cio­nal. ( A fin de cuen­tas, ni si­quie­ra po­de­mos es­tar se­gu­ros de que bo­rrán­do­nos de ellas nues­tra in­for­ma­ción e his­to­rial des­apa­re­ce­rán del to­do.)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.