2016

La Nacion - La Nación revista - - ENTREVISTA L A -

Pu­bli­ca la pri­me­ra edi­ción de El club de la lu­cha fe­mi­nis­ta: ma­nual de su­per­vi­ven­cia en el tra­ba­jo pa­ra mu­je­res, con­si­de­ra­do la nue­va Bi­blia pa­ra las mu­je­res en el tra­ba­jo hoy

En cam­bio, lo que siem­pre tu­vo cla­ro es que que­ría ser pe­rio­dis­ta.

“Una vez vino el edi­tor del Seattle Ti­mes a la es­cue­la, a la cla­se de li­te­ra­tu­ra. Se ve que le caí bien, y se con­vir­tió en una es­pe­cie de men­tor. No es que to­do ha­ya si­do fá­cil des­de en­ton­ces, pe­ro sí sa­bía exac­ta­men­te lo que que­ría ser, y eso ayu­da”, re­co­no­ce.

Es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad de Bos­ton, don­de era re­por­te­ra- es­tu­dian­te y cu­bría he­chos po­li­cia­les pa­ra The Bos­ton Glo­be, y cur­só, en 2004, un se­mes­tre de es­tu­dios en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res. “Te­nía mu­chas ga­nas de ir a la Ar­gen­ti­na por­que par­te de mi fa­mi­lia de ori­gen croa­ta vi­ve allí. ¡ Y ten­go una pri­ma abo­ga­da es­pe­cia­lis­ta en de­re­chos hu­ma­nos!”, se enor­gu­lle­ce. De esa épo­ca guar­da los me­jo­res re­cuer­dos. “Vi­vía en el ba­rrio de Bel­grano. Tu­ve mu­chos no­vios, co­mí mu­chos bi­fes –¡ qué de­li­cia!–, vi­si­té Men­do­za por los vi­nos. Com­pré la ro­pa de di­se­ño más co­ol ima­gi­na­ble, mis ami­gas se vol­vie­ron lo­cas cuan­do se las mos­tré a la vuel­ta en Es­ta­dos Uni­dos. Lo que nun­ca pu­de fue acos­tum­brar­me del to­do al ho­ra­rio de las sa­li­das por­te­ñas, al Bue­nos Ai­res ti­me”, re­su­me, di­ver­ti­da. En­ton­ces, su fo­co de in­te­rés so­bre el país es­ta­ba en la re­cu­pe­ra­ción de las in­dus­trias por par­te de los tra­ba­ja­do­res (“mi cas­te­llano no era su­fi­cien­te pa­ra en­ten­der to­do, pe­ro es­ta­ba den­tro de las fá­bri­cas y me las arre­glé lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra que fue­ra mi te­ma de te­sis, era una épo­ca in­tere­san­te, aun­que hoy me es muy le­ja­na”, re­su­me). No se cen­tró, en­ton­ces, en la re­la­ción en­tre los se­xos en el am­bien­te la­bo­ral, pe­ro ase­gu­ra que la si­tua­ción de la que es­cri­be pa­ra Es­ta­dos Uni­dos se apli­ca a nues­tro país per­fec­ta­men­te.

“Creo que el se­xis­mo co­ti­diano, so­bre to­do en los am­bien­tes de tra­ba­jo, es real­men­te uni­ver­sal. Por ejem­plo, el te­ma de que las mu­je­res son in­te­rrum­pi­das cuan­do ha­blan el do­ble que los hom­bres, o el do­ble es­tán­dar que se nos im­po­ne so­bre có­mo ser un lí­der: si so­mos fle­xi­bles, nos ven co­mo dé­bi­les; si so­mos du­ras, unas pe­rras, y na­da fe­me­ni­nas. El de­ba­te de ideas so­bre có­mo na­ve­gar con éxi­to las dis­tin­tas si­tua­cio­nes que se plan­tean co­ti­dia­na­men­te pa­ra las mu­je­res que tra­ba­jan me pa­re­ce que pue­de ser­vir en cual­quier par­te”, ase­gu­ra.

Ⓟ ¿ Qué opi­nás de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca? Ⓡ

Creo que es una ter­mi­no­lo­gía que adop­tó la de­re­cha pa­ra des­es­ti­mar co­sas que, en mu­chos ca­sos, sim­ple­men­te son la reali­dad. ¿ Si yo pien­so en ser po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta en mi vi­da co­ti­dia­na? No. De he­cho, so­lo con ver el len­gua­je que uso en mi libro po­si­ble­men­te yo sea una per­so­na po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­ta y tu­ve gen­te que me lo cues­tio­nó. Cuan­do lla­mo a al­go “Anun­cio de Ser­vi­cio al Pe­ne” di­cen que es ofen­si­vo, muy sim­plis­ta. O que los tér­mi­nos co­mo man­te­rrup­tor ( com­bi­na­ción de hom­bre e in­te­rrup­tor, que ha­ce re­fe­ren­cia a que los hom­bres tien­den a in­te­rrum­pir cuan­do ha­blan las mu­je­res) o mans­plai­ner ( la for­ma con­des­cen­dien­te en que los hom­bres tien­den a ex­pli­car al­go cuan­do se di­ri­gen a las mu­je­res aun­que se­pan me­nos que ellas del te­ma), no to­man en cuen­ta que no to­dos los hom­bres son de una ma­ne­ra de­ter­mi­na­da. Y eso ya lo sé. De he­cho, lo pon­go cla­ri­to en el libro y mues­tro las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.