POR QUÉ AÑO­RA­MOS TAN­TO A MA­ZIN­GER Z

El crea­dor Go Na­gai re­cu­rrió a trau­mas de las gue­rras en Japón pa­ra obras que han que­da­do en la me­mo­ria y cu­ya vio­len­cia es a ve­ces cues­tio­na­da. Si cria­mos a un ni­ño con­tán­do­le so­lo co­sas lin­das, no va a te­ner he­rra­mien­tas”

La Nacion - La Nación revista - - ÉPOCA L A - TEX­TO Ma­riano Kai­ruz

No es un au­tó­ma­ta sen­si­ble y pi­no­ches­co que an­sía ser un ni­ño vi­vo y que­ri­do por los hu­ma­nos, co­mo As­tro­boy. No es un ar­ma­tos­te an­tro­po­mor­fo con bra­zos y pa­tas que se con­tro­la a la dis­tan­cia. No: es otro ti­po de ro­bot, uno tri­pu­la­do, con­du­ci­do des­de adentro, co­mo una es­pe­cie de su­per­tra­je me­cá­ni­co. Ma­zin­ger Z, la crea­ción de Go Na­gai es­tre­na­da co­mo man­ga ( his­to­rie­ta) y se­rie de ani­mé ( di­bu­jos ani­ma­dos) ca­si en si­mul­tá­neo ha­ce 45 años, plan­tea­ba una re­la­ción nue­va del hom­bre con la tec­no­lo­gía en una épo­ca de per­ma­nen­tes cam­bios e in­cer­ti­dum­bre. Una en la que las má­qui­nas me­cá­ni­cas se con­vier­ten, esen­cial­men­te, en ex­ten­sio­nes de nues­tros cuer­pos.

Ma­zin­ger Z fue un éxi­to des­co­mu­nal en Japón a prin­ci­pios de los 70, y ese éxi­to se re­pli­có en bue­na par­te del mun­do, in­clui­da la Ar­gen­ti­na, aun­que re­cién du­ran­te la dé­ca­da si­guien­te. Aque­llos chi­cos de los 80 que hoy tie­nen 40, 45 años y más lo lle­van in­crus­ta­do en su me­mo­ria emo­cio­nal: el enor­me hu­ma­noi­de con su par­ti­cu­lar cas­co- co­ro­na, los bra­zos torpe­dos y la na­ve de con­trol en la ca­be­za, que emer­gía an­te ca­da nue­va mi­sión del in­te­rior de una pis­ci­na que se abría al me­dio, co­mo pro­po­nien­do el in­gre­so a un mis­te­rio­so mun­do dis­tin­to. A uno de esos mun­dos que es­tán en es­te; uno po­bla­do de cria­tu­ras fan­tás­ti­cas y de­mo­nía­cas, de un sal­va­je po­der des­truc­ti­vo.

Aho­ra que Ma­zin­ger vuel­ve con una su­per­pro­duc­ción pa­ra ci­nes que es­tá re­co­rrien­do el mun­do – el lar­go­me­tra­je Ma­zin­ger Z: In­fi­nity, es­tre­na­da es­te mes en el país–, al mis­mo tiem­po que la se­rie De­vil­man: Cry­baby se pro­po­ne co­mo una de las ma­yo­res y más pro­vo­ca­ti­vas ra­re­zas de la pla­ta­for­ma Net­flix, el con­tex­to es uno muy dis­tin­to a los de años 70, pe­ro el crea­dor de am­bas obras, Go Na­gai, de­bió ex­pli­car una vez más el por qué de la vio­len­cia de sus crea­cio­nes. Hay, en sus elec­cio­nes na­rra­ti­vas, un con­cep­to pro­fun­do so­bre la edu­ca­ción de las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio- ani­mé / c i ne / s e r i e s

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.