¿

La Nacion - La Nación revista - - ÉPOCA L A - LÍ­NEAS DE TIEM­PO

Po­nés can­cio­nes tris­tes pa­ra sen­tir­te me­jor? Quién no. ¿ Y can­cio­nes ale­gres pa­ra de­pri­mir­te? “La mis­ma mú­si­ca pues­ta en un con­tex­to di­fe­ren­te pue­de cam­biar no so­lo la ma­ne­ra en que el oyen­te la per­ci­be sino que pue­de tam­bién dar­le un sig­ni­fi­ca­do en­te­ra­men­te nue­vo”, es­cri­be el mú­si­co es­co­cés Da­vid Byr­ne en Có­mo fun­cio­na la mú­si­ca, un sen­sa­cio­nal li­bro que re­cién se pu­bli­có acá y que, a pe­sar de su nom­bre, no es un ma­nual de ins­truc­cio­nes sino una ex­plo­ra­ción a la men­te de un hom­bre que pien­sa con so­ni­dos. “Se­gún dón­de la oi­gas, en una sa­la de con­cier­tos o en la ca­lle, o cuál sea la in­ten­ción, la mis­ma pie­za mu­si­cal pue­de re­sul­tar una in­tro­mi­sión mo­les­ta, des­agra­da­ble y ul­tra­jan­te, o pue­de ha­cer­te bai­lar”. Una cumbia en un ve­lo­rio o un ré­quiem en un cum­plea­ños: la mú­si­ca exis­te des­de que la gen­te em­pe­zó a re­unir­se en co­mu­ni­da­des y có­mo ( o có­mo no) fun­cio­na de­pen­de no so­lo de ella sino del con­tex­to: dón­de se es­cu­cha, có­mo es in­ter­pre­ta­da, quién la ven­de, con quién se oye, có­mo sue­na y, al fi­nal, qué es.

“Byr­ne tie­ne una cua­li­dad au­sen­te y des­mem­bra­da de cien­cia fic­ción y, aun­que hay al­go in­com­pren­si­ble y au­tis­ta en él, ha­ce que el autismo sea di­ver­ti­do”, es­cri­bió ha­ce unos años Pau­li­ne Kael, la más cé­le­bre crí­ti­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de los Es­ta­dos Uni­dos. Hoy se sa­be que Byr­ne, crea­dor de la mí­ti­ca ban­da The Tal­king Heads, pa­de­ce una for­ma le­ve de As­per­ger, la en­fer­me­dad cer­ca­na al autismo que pue­de en­gen­drar ge­nios ais­la­dos e in­com­pa­ra­bles. A los 65 años, tam­bién es fo­tó­gra­fo, ar­tis­ta vi­sual y es­cri­tor y en es­te li­bro se pro­po­ne la obra mo­nu­men­tal: en ca­si qui­nien­tas pá­gi­nas, ex­pli­car qué sen­ti­mos cuan­do es­cu­cha­mos mú­si­ca. Pe­ro no es un tra­ta­do aca­dé­mi­co ni un tex­to de me­mo­rias aun­que des­bor­da de anéc­do­tas so­bre sus años en la van­guar­dia neo­yor­qui­na o sus re­la­cio­nes siem­pre ten­sas con los se­llos dis­co­grá­fi­cos. Aca­so más mo­di­fi­ca­da por la tec­no­lo­gía que las de­más ex­pre­sio­nes del ar­te, la mú­si­ca tie­ne una his­to­ria que es tam­bién una crónica de los apa­ra­tos de su épo­ca: del fo­nó­gra­fo a Spo­tify, y más allá, la téc­ni­ca pa­ra gra­bar­la y re­pro­du­cir­la cam­bia nues­tra re­la­ción con el mo­do de to­car­la y es­cu­char­la.

¿ La tec­no­lo­gía da for­ma a la mú­si­ca? Si la pri­me­ra gra­ba­ción de so­ni­do fue en 1878, y en­ton­ces se la en­ten­dió ca­si co­mo un ac­to de ma­gia ( una re­pro­duc­ción per­fec­ta­men­te fiel e im­par­cial de un so­ni­do gra­ba­do en el mun­do real en otro tiem­po), hoy la mú­si­ca es cual­quier co­sa me­nos… fiel e im­par­cial: en la cáp­su­la de ais­la­mien­to que ge­ne­ra un buen par de au­ri­cu­la­res, el oí­do se co­nec­ta con el co­ra­zón y la mú­si­ca des­pier­ta una sin­fo­nía de aso­cia­cio­nes que re­fie­ren a nues­tros con­tex­to e his­to­ria.

En la tra­di­ción de los en­sa­yos an­glo­sa­jo­nes que com­bi­nan an­tro­po­lo­gía po­pu­lar, me­mo­ria per­so­nal, di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca y vue­lo li­te­ra­rio, Có­mo fun­cio­na la mú­si­ca ana­li­za el eco pú­bli­co y pri­va­do de ese ex­tra­ño tem­blor in­ma­te­rial que des­pier­ta tan­tas emo­cio­nes sin ofre­cer de­ma­sia­das ex­pli­ca­cio­nes. “¿ Arrui­na el de­lei­te ha­cer­se ta­les pre­gun­tas en un in­ten­to de ver có­mo fun­cio­na la má­qui­na?”, ra­zo­na Byr­ne: “Pa­ra mí no. La mú­si­ca no es frá­gil. Sa­ber có­mo fun­cio­na el cuer­po hu­mano no im­pi­de dis­fru­tar de la vi­da”.

n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.