AN­TÍ­DO­TO PA­RA EL MAL DE LOS GRU­POS

La Nacion - La Nación revista - - ÉPOCA L A -

Las con­ver­sa­cio­nes gru­pa­les en la vi­da real sue­len ser agra­da­bles en gru­pos de ami­gos, ame­nas o abu­rri­das en en­cuen­tros pro­fe­sio­na­les y pue­den con­ver­tir­se en un in­fierno si de­ce­nas de per­so­nas co­no­ci­das y ex­tra­ñas se en­cuen­tran en un gru­po de What­sapp. Es­ta in­có­mo­da in­vi­ta­ción pue­de irrum­pir de for­ma sorpresiva en el lis­ta­do de con­ver­sa­cio­nes del chat y ter­mi­na por aca­pa­rar nues­tra aten­ción a fuer­za de no­ti­fi­ca­cio­nes de men­sa­jes que po­drían re­sol­ver­se de for­ma pri­va­da o con un lla­ma­do por te­lé­fono.

Sin em­bar­go, to­do ti­po de cues­tio­nes que po­drían re­sol­ver­se de for­ma de­mo­crá­ti­ca se con­vier­te en el mal de los gru­pos de What­sapp. Así, los in­ter­cam­bios de men­sa­jes se ase­me­jan a una ma­ra­tó­ni­ca se­sión en el Con­gre­so pa­ra de­fi­nir con los ve­ci­nos del con­sor­cio qué ha­cer con los si­llo­nes en la en­tra­da o con una in­ter­mi­na­ble ca­ta­ra­ta de men­sa­jes con com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo pa­ra coor­di­nar un en­cuen­tro en un bar fue­ra del ho­ra­rio la­bo­ral.

Es­tas con­ver­sa­cio­nes pue­den ex­ten­der­se de for­ma in­de­fi­ni­da. En al­gu­nos ca­sos, el chat gru­pal hi­ber­na du­ran­te al­gún tiem­po, has­ta que un in­te­gran­te lo reac­ti­va por al­gún mo­ti­vo que con­si­de­ra in­tere­san­te. Al fi­nal, el can­san­cio ter­mi­na por ago­tar a to­dos y el in­ter­cam­bio se des­vir­túa en chis­tes y con­ver­sa­cio­nes in­tras­cen­den­tes que po­drían con­ti­nuar de for­ma pri­va­da. Tal vez esos te­mas po­drían ser­vir pa­ra una me­sa chi­ca de What­sapp. El mi­ni­chat gru­pal del chat gru­pal ori­gi­nal. Qué lo­cu­ra.

No re­nie­go de los chats gru­pa­les, una mo­da­li­dad que no es ex­clu­si­va de What­sapp, pe­ro el ser­vi­cio de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea lo­gró cau­ti­var a los usua­rios por su am­plia dis­po­ni­bi­li­dad y fa­ci­li­dad de uso. Co­mo to­da he­rra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca, es un re­cur­so vá­li­do y útil pa­ra es­tar en con­tac­to y re­sol­ver des­de cues­tio­nes co­ti­dia­nas has­ta ta­reas pro­duc­ti­vas. Ad­mi­nis­trar men­sa­jes in­tras­cen­den­tes que in­va­den es to­do un desafío. No obs­tan­te, el me­jor an­tí­do­to pa­ra es­te mal es el sen­ti­do co­mún. Si se ar­ma un gru­po de What­sapp acla­re que ten­drá fe­cha de ven­ci­mien­to. A di­fe­ren­cia de la vi­da real, don­de es­ca­bu­llir­se de un en­cuen­tro so­cial pue­de trans­for­mar­se en una si­tua­ción in­có­mo­da, en What­sapp se pue­de si­len­ciar o blo­quear con­ver­sa­cio­nes. Pe­ro tam­bién es­tá la op­ción más sim­ple de to­das: sa­lir del chat sin pre­vio avi­so, sin sen­tir­se in­ti­mi­da­do o preo­cu­pa­do por el co­ti­lleo ajeno que, por for­tu­na, que­da­rá en ese gru­po aban­do­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.