VÍC­TOR FI­GUE­RE­DO

La Nacion - La Nación revista - - ENTREVISTA L A -

Sen­ta­do en la ba­rra del Ca­ra­cas bar, No­lan Ra­da in­sis­te en pe­dir te­que­ños. Unos bas­to­nes em­pa­na­dos re­lle­nos de que­so lla­ne­ro. Ese que co­mía a cual­quier ho­ra so­bre una are­pa en Ve­ne­zue­la. Cuan­do sir­ven los te­que­ños, No­lan es­pe­ra a que los otros prue­ben. El pe­rio­dis­ta, de 26 años, na­ci­do en Ca­ra­cas, es pu­ra cor­te­sía. Cuan­do fi­nal­men­te lo tie­ne en su mano, no lo mo­ja en el dip de pal­ta. Que na­da dis­trai­ga al pa­la­dar, que el sa­bor im­pac­te de lleno y lo trans­por­te a la co­ci­na de su ca­sa, don­de sus pe­rros, Toby y Ve­ru, se pe­lean por los res­tos. Pe­ro no. “Es que es­te no es el lla­ne­ro”. No se pro­du­ce tal epi­fa­nía sen­so­rial.

Es la me­dia­no­che del sá­ba­do. La puer­ta del bar ins­ta­la­do en la ca­lle Gua­te­ma­la al 4800, en el co­ra­zón de Pa­ler­mo, nun­ca ter­mi­na de ce­rrar­se. En ese vai­vén se Tra­ba­ja­ba en un gim­na­sio en Ca­ra­cas. Tie­ne 26 años y es bai­la­rín de es­ti­los ur­ba­nos. Lle­gó ha­ce dos años a la Ar­gen­ti­na, pa­só por va­rios la­va­de­ros de au­tos y hoy es ins­truc­tor de spin­ning es­ca­pan las trom­pe­tas y la voz de Os­car D'león, fi­gu­ra cla­ve de la sal­sa y la mú­si­ca ca­ri­be­ña, co­mo lla­man­do a la gen­te que pa­sea por la ve­re­da. Lle­gan en gru­po y ca­si to­dos son ve­ne­zo­la­nos. Los atrae el per­fu­me de la men­ta que echan so­bre los mo­ji­tos, las ho­jas de pal­me­ra ca­yen­do en ca­da rin­cón, las lu­ces ama­ri­llas con for­ma de ba­na­na, los gua­ca­ma­yos col­gan­do en las pa­re­des del bo­li­che. Los atrae lo que de­ja­ron atrás.

¿ Por qué el hom­bre mi­gra? Es una de las al­ter­na­ti­vas que se pre­sen­tan cuan­do se res­que­bra­jan las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da. “An­te la an­gus­tia y la frus­tra­ción, una de las op­cio­nes es la migración ”, se­ña­la el so­ció­lo­go Ro­ber­to Aruj, coor­di­na­dor del Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­cas de Mi­gra­cio­nes y Asi­lo ( IPMA) de la Universidad Na­cio­nal de Tres de Fe­bre­ro ( Un­tref). Ham­bre, in­se­gu­ri­dad, es­ca­sez de medicamentos y en­fer­me­dad o, sim­ple­men­te, la bús­que­da de me­jo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra es­tu­diar o tra­ba­jar: el que ar­ma su va­li­ja en Ve­ne­zue­la tie­ne ra­zo­nes dis­tin­tas, pe­ro la ma­yo­ría com­par­te una ur­gen­cia. Y mu­chos eli­gen la Ar­gen­ti­na co­mo des­tino.

Du­ran­te los dos pri­me­ros me­ses del año in­gre­sa­ron al país 21.444 ve­ne­zo­la­nos: un pro­me­dio de 363 por día. Pe­ro el da­to más cer­te­ro, se­gún la Di­rec­ción Na­cio­nal de Mi­gra­cio­nes, se ob­tie­ne a par­tir de las ra­di­ca­cio­nes otor­ga­das, ya que no es lo mis­mo in­gre­sar que ra­di­car­se. De 2016 a 2017, es­ca­la­ron un 142 por cien­to: de 12.859 a 31.167. El pri­mer bi­mes­tre im­pli­có el otor­ga­mien­to de 8756 re­si­den­cias a ve­ne­zo­la­nos. El di­rec­tor de Mi­gra­cio­nes, Ho­ra­cio Gar­cía, ad­vier­te: “No es nor­mal que una co­rrien­te mi­gra­to­ria crez­ca de ma­ne­ra tan fe­no­me­nal”.

A fal­ta de es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les, las ci­fras que mi­den la cri­sis es­truc­tu­ral de Ve­ne­zue­la pro­vie­nen de in­for­mes pri­va­dos. Los re­sul­ta­dos de la En­cues­ta de Con­di­cio­nes de Vi­da ( En­co­vi), un es­tu­dio rea­li­za­do en 2017 por la Universidad Ca­tó­li­ca An­drés Be­llo, la Universidad Cen­tral de Ve­ne­zue­la y la Universidad Si­món Bo­lí­var, re­ve­la­ron que el 87% de las fa­mi­lias ve­ne­zo­la­nas es­tá por de­ba­jo de la lí­nea de po­bre­za y el 61% vi­ve en po­bre­za ex­tre­ma. Se­gún la en­cues­ta de la fir­ma Datos Group pu­bli­ca­da en mar­zo úl­ti­mo, 4 de ca­da 10 ve­ne­zo­la­nos quie­ren ir­se del país en los pró­xi­mos 12 me­ses pa­ra es­ca­par de la gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca.

Hay que ir­se, pen­só Pao­li­na Emo­net una tar­de en Ma­ra­cai­bo, cuan­do su be­ba de un año en­fer­mó y no po­día en­con­trar su me­di­ci­na pa­ra el as­ma en nin­gu­na far­ma­cia. “Pen­sé que se mo­ría. La pa­sa­mos su­per­mal. Y eso que ten­go pa­rien­tes mé­di­cos que tra­ba­jan en el hos­pi­tal mi­li­tar. Ahí me di­je: ten­go que ir­me. Via­jé con mi pa­re­ja y mi hi­ja. De­jé to­do allá. To­das mis co­mo­di­da­des”, re­cuer­da Pao­li­na, de 28 años, li­cen­cia­da y con un pos­gra­do en Re­cur­sos Hu­ma­nos.

“Los ve­ne­zo­la­nos que vie­nen tie­nen un per­fil cal­ca­do. Son per­so­nas jó­ve­nes, ins­trui­das, en mu­chos ca­sos con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios o ter­cia­rios; la ma­yo­ría con el se­cun­da­rio com­ple­to”, des­cri­be el di­rec­tor de Mi­gra­cio­nes. El in­for­me “Ca­rac­te­ri­za­ción de in­mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos en Ar­gen­ti­na”, a car­go del in­ves­ti­ga­dor Aruj, que ha­ce más de dos dé­ca­das es­tu­dia las co­rrien­tes mi­gra­to­rias, re­ve­la que el 67% de los in­mi­gran­tes son pro­fe­sio­na­les. A su vez, in­for­ma que tres de ca­da cua­tro en­cues­ta­dos rea­li­za­ron es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.