ELE­NA MAR­TÍ­NEZ

La Nacion - La Nación revista - - ENTREVISTA L A -

o de pos­gra­do y ca­si la mi­tad se en­cuen­tra vi­vien­do en la Ar­gen­ti­na ha­ce me­nos de un año.

En Ma­ra­cai­bo, Pao­li­na era ge­ren­te en una em­pre­sa de se­gu­ri­dad que tra­ba­ja­ba pa­ra Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la ( PDV­SA). “Aquí em­pe­cé de ce­ro a tra­ba­jar co­mo em­plea­da do­més­ti­ca. Me aga­rré unas depresiones tre­men­das. Aho­ra es­toy me­jor. Acom­pa­ño a gen­te ma­yor. Me en­tre­na­ron pa­ra cui­dar­los”, di­ce Pao­li­na, des­pués de cum­plir su turno de do­ce ho­ras en San Isi­dro pa­ra vol­ver a su ca­sa en Vi­lla Ba­lles­ter.

“Siem­pre es muy di­fí­cil el pri­mer año – ob­ser­va Vi­cen­zo Pen­sa, el lí­der de la Aso­cia­ción de Ve­ne­zo­la­nos en la Ar­gen­ti­na ( Aso­ven)–. So­la­men­te con­si­guen tra­ba­jo co­mo mo­zos o co­mo de­pen­dien­tes en un al­ma­cén. De cual­quier co­sa, me­nos de lo pro­pio”. Vi­cen­zo tie­ne 46 años y ha­ce 14 vi­ve en la Ar­gen­ti­na. Co­mo im­pul­sor de la aso­cia­ción, in­ten­ta es­ta­ble­cer ne­xos pa­ra ayu­dar a los que mi­gran en una si­tua­ción de ne­ce­si­dad ex­tre­ma. “Lle­gan con po­co y na­da. Los que es­tán vi­nien­do en es­tos úl­ti­mos me­ses, traen en­tre 50 y 150 dó­la­res con la ilu­sión de que con eso van a po­der es­tar el tiem­po ne­ce­sa­rio has­ta con­se­guir tra­ba­jo. Cien dó­la­res en Ve­ne­zue­la es mu­chí­si­mo di­ne­ro; en reali­dad, un dó­lar es mu­chí­si­mo di­ne­ro. Vie­nen en una si­tua­ción de or­fan­dad te­rri­ble”.

Hay que ir­se, pen­só Víc­tor Fi­gue­re­do, en una de las De 48 años y li­cen­cia­da en Ad­mi­nis­tra­ción, di­ce que le cos­tó mu­cho con­se­guir tra­ba­jo en ese ru­bro: "Así que fui am­plian­do la bús­que­da. Aho­ra es­toy lim­pian­do casas y no me im­por­ta. Si hay que lim­piar, lim­pio" tan­tas no­ches en que le do­lía el es­tó­ma­go. Víc­tor tra­ba­ja­ba en un gim­na­sio en Ca­ra­cas co­mo re­cep­cio­nis­ta, man­te­ni­mien­to y se­gu­ri­dad. “Es­ta­ba en mi cuar­ti­co so­lo. Me de­ja­ban dor­mir ahí. Me acos­ta­ba a la no­che tem­prano por­que has­ta ca­mi­nar me cos­ta­ba. El ham­bre me da­ba un ma­reo, un ar­dor en el es­tó­ma­go ho­rri­ble. Y al día si­guien­te te­nía que vol­ver a abrir el gim­na­sio”. Tie­ne 26 años y es bai­la­rín de es­ti­los ur­ba­nos. Lle­gó ha­ce dos años a la Ar­gen­ti­na y, des­de en­ton­ces, ca­da tan­to le gri­tan Val­de­rra­ma por la ca­lle. Su pei­na­do afro es un imán vi­sual y di­ce que en el sub­te le sa­can fotos por su as­pec­to. Los pri­me­ros me­ses fue­ron du­ros: ofre­ció tar­je­tas que na­die com­pra­ba en la ave­ni­da 9 de Ju­lio y, lue­go, tra­ba­jó en la­va­de­ros de au­tos que pa­ga­ban muy po­co. Su suer­te cam­bió cuan­do con­si­guió empleo co­mo ins­truc­tor de spin­ning. El afro per­la­do de go­ti­tas de trans­pi­ra­ción; las pier­nas pe­da­lean­do al rit­mo de Mi­chael Jack­son, su ar­tis­ta fa­vo­ri­to. “La ca­be­za arri­ba y la vis­ta al fren­te, que aquí no es­ta­mos de­rro­ta­dos”, alien­ta des­de arri­ba de la bi­ci a los que ti­ran la toa­lla. Víc­tor di­ce que no quie­re so­nar co­mo un cli­ché, pe­ro que su in­fan­cia fue di­fí­cil. Cre­ció en La Guai­ra, ca­pi­tal del es­ta­do de Var­gas, en uno de los ba­rrios más pe­li­gro­sos de Ve­ne­zue­la, a cin­co mi­nu­tos a pie de un ba­su­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.