BRIGIMAR LANDAETA

La Nacion - La Nación revista - - ENTREVISTA L A -

“Re­cuer­do que subía­mos al ver­te­de­ro y, ahí, es­pe­rá­ba­mos a que lle­ga­ran los ca­mio­nes que traían la ba­su­ra de los res­tau­ran­tes. Me acuer­do cla­ri­to de abrir las bol­sas y en­con­trar la co­mi­da mor­di­da. No en­con­tra­bas un po­llo com­ple­to. Te­nías que en­con­trar el hue­si­to. Si es­ta­ba mo­ja­do con el res­fres­co, lo co­mías igual. Ha­bía que apar­tar y, lo que más o me­nos veías, lo aga­rra­bas. Eso era lo que co­mías”.

Más del 60% de los ve­ne­zo­la­nos se acues­tan con ham­bre, re­ve­ló el es­tu­dio pri­va­do so­bre el ni­vel de vi­da en Ve­ne­zue­la ( En­co­vi). To­más Páez, uno de los so­ció­lo­gos ve­ne­zo­la­nos que in­ves­ti­ga la cri­sis de su país, ad­vier­te: “Mu­cha gen­te co­me me­nos de dos ve­ces por día. Otros de­jan de ha­cer­lo pa­ra po­der ali­men­tar a sus hi­jos. Es­ta­mos ges­tan­do una ge­ne­ra­ción que va a su­frir gra­ves pro­ble­mas por la des­nu­tri­ción ac­tual”. En uno de los paí­ses más vio­len­tos del pla­ne­ta, don­de el año pa­sa­do la in­fla­ción al­can­zó el 2616%, hay otra ci­fra pa­ra re­cor­dar. Pe­se a que el 91% de la po­bla­ción per- Con 26 años, di­ce que vino por amor: su no­vio, tam­bién ve­ne­zo­lano, la es­pe­ra­ba en la Ar­gen­ti­na. En­se­ña in­glés en un ins­ti­tu­to pri­va­do en Lo­mas de Za­mo­ra ci­be la si­tua­ción del país co­mo ma­la o muy ma­la, en­tre el 50 y el 60% des­ta­ca el li­de­raz­go po­lí­ti­co del fa­lle­ci­do Hu­go Chá­vez, se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta de la fir­ma Da­ta­ná­li­sis. La cri­sis po­lí­ti­ca no fi­gu­ra en­tre las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de los ve­ne­zo­la­nos, se­gún de­ta­lla el es­tu­dio de Datos Group. La migración se re­la­cio­na con la bús­que­da de in­gre­sos en mo­ne­da ex­tran­je­ra pa­ra sos­te­ner a los miem­bros del gru­po fa­mi­liar que que­dan en el país. Unos tres mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos re­ci­ben di­ne­ro de fa­mi­lia­res en el ex­tran­je­ro, lo que re­pre­sen­ta el 14% de la po­bla­ción.

El 31 de di­ciem­bre pa­sa­do Víc­tor re­ci­bió la pos­tal del fes­te­jo fa­mi­liar en Ve­ne­zue­la. En un cos­ta­do de la fo­to es­ta­ba su pa­dre, la pre­sen­cia más fuer­te de la ca­sa. “Lo vi dé­bil, fí­si­ca­men­te dé­bil. Me de­rrum­bé. Ver­lo así, cuan­do so­lo pa­sa­ron dos años des­de que me fui”, di­ce Víc­tor que en­vía par­te de lo que ga­na a los su­yos. Vi­ve en Pa­ler­mo, cer­ca de Pla­za Ita­lia, con su no­via, Tha­nia, tam­bién ve­ne­zo­la­na. “Aho­ra eso si­gue allá. Nor­mal­men­te, don­de hay un ver­te­de­ro vas a ver chi­cos bus­can­do co­mi­da, pe­ro es­te go­bierno se jac­ta­ba de po­bre­za ce­ro”.

Al lle­gar a Bue­nos Ai­res, mu­chos ve­ne­zo­la­nos sa­can fotos a las gón­do­las lle­nas de los su­per­mer­ca­dos. “Es la tí­pi­ca fo­to. A mí me pa­re­ce una fal­ta de res­pe­to. Pe­ro me pe­gó fuer­te cuan­do las vi. Des­pués de años sin ver na­da, ni pa­pel hi­gié­ni­co. Y acá vas a la ca­ja y pa­gás”, di­ce Víc­tor, mien­tras to­ma su li­cua­do de fru­tos ro­jos en un ca­fé en Acas­su­so, a po­cos me­tros del lo­cal de spin­ning.

“Hay que ir­se”, pen­só Ele­na Mar­tí­nez, cuan­do un jo­ven en mo­to la per­si­guió por va­rias cua­dras y le pa­teó los es­pe­jos del au­to. “Me que­dé tem­blan­do por un buen ra­to. La agre­si­vi­dad se sa­lió de lo nor­mal. No po­día vi­vir más en Ca­ra­cas; iba a ter­mi­nar lo­ca”, di­ce Ele­na, de 48 años y li­cen­cia­da en Ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas. La lle­ga­da de in­mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos con al­ta ins­truc­ción mar­ca la pau­ta de que tu­vie­ron un pa­sa­do me­jor. Ele­na se acuer­da de to­do. Por ejem­plo, cuan­do en 2014, con su ma­ri­do y tres hi­jos se subie­ron a un cru­ce­ro y na­ve­ga­ron por el Ca­ri­be ha­cien­do pa­ra­das en Car­ta­ge­na, Cu­raçao, Aru­ba y Pa­na­má. El bu­que se lla­ma­ba Mo­narch y con­ta­ba con as­cen­so­res do­ra­dos y un spa. “Era el más gran­de­ci­to. Si­gue es­tan­do, pe­ro ya no ha­ce pie en Ve­ne­zue­la. Dos me­ses des­pués de ha­cer el via­je, de­jó de pa­sar”, re­cuer­da, sen­ta­da en un ca­fé so­bre la ave­ni­da Ca­bil­do, en Bel­grano. “La pla­ya más lin­da es la de Aru­ba. Me acuer­do de las tien­das de jo­ye­ría, de las pla­yas azu­li­tas, her­mo­sas. Hi­ci­mos el cru­ce­ro pa­ra fes­te­jar el cum­plea­ños de mi hi­ja. Aquí nos va a to­car fes­te­jar sus quin­ce, pe­ro to­da­vía no es­ta­mos pa­ra ese gas­to”. Ha­ce po­co más de un año, en Ca­ra­cas, Ele­na to­ma­ba cla­ses de spin­ning tres ve­ces por se­ma­na, te­nía dos au­tos y tra­ba­ja­ba con su ma­ri­do en una em­pre­sa de re­mo­de­la­ción de lo­ca­les y casas.

“Aquí, me cos­tó mu­cho con­se­guir tra­ba­jo en Ad­mi­nis­tra­ción, así que fui am­plian­do la bús­que­da. Es más fá­cil pa­ra los jó­ve­nes. Aho­ra es­toy lim­pian­do casas y no me im­por­ta. Si hay que lim­piar, lim­pio. Es­toy tra­ba­jan­do y es­toy tran­qui­la, al­go que no te­nía en Ve­ne­zue­la. Va­le mu­cho. Pe­ro even­tual­men­te te aga­rra esa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.