CUL­PA DEL CHAN­CHO Y DE QUIEN LO ALI­MEN­TA

La Nacion - La Nación revista - - CRÓNICA L A - SER­GIO SINAY

En ene­ro de 2010, el je­fe de la po­li­cía ira­ní Ah­ma­di Mog­had­dam con­fe­só, sin nin­gún pru­ri­to, que “las nue­vas tec­no­lo­gías nos per­mi­ten iden­ti­fi­car a los cons­pi­ra­do­res y a los que es­tán vio­lan­do la ley sin ne­ce­si­dad de con­tro­lar a to­da la po­bla­ción in­di­vi­duo por in­di­vi­duo”. Don­de es­te fun­cio­na­rio de­cía cons­pi­ra­do­res, otros con­tro­la­do­res de es­tas tec­no­lo­gías po­drían de­cir con­su­mi­do­res, usua­rios, afi­cio­na­dos, par­ti­da­rios. Cuan­do ha­ce po­cas se­ma­nas que­dó en cla­ro, de­bi­do al es­cán­da­lo de Cam­brid­ge Analy­tics y su ma­ni­pu­la­ción de datos de 50 mi­llo­nes de per­so­nas con fi­nes po­lí­ti­cos, que Fa­ce­book es an­te to­do un re­ser­vo­rio pa­ra la co­se­cha y pos­te­rior trá­fi­co y ne­go­cia­ción de datos per­so­na­les, se de­rrum­bó el mi­to de la neu­tra­li­dad de In­ter­net. Ni es­ta ni otras re­des so­cia­les ( o bus­ca­do­res, co­mo Goo­gle) tie­nen co­mo pri­mer pro­pó­si­to ser­vir a la co­mu­ni­ca­ción e in­for­ma­ción o crear co­mu­ni­da­des hu­ma­nas, sino re­co­pi­lar an­te­ce­den­tes de sus usua­rios ( búsquedas, gus­tos, há­bi­tos de co­ne­xión y na­ve­ga­ción, posteos, con­te­ni­dos de co­rreos elec­tró­ni­cos) pa­ra per­so­na­li­zar lue­go cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias, po­lí­ti­cas, o del fin que se ofrez­ca. Una vez re­co­gi­da, esa in­for­ma­ción con­vier­te al in­ter­nau­ta en un blan­co ( eso sig­ni­fi­ca tar­get) so­bre el cual dis­pa­rar. O, si se quie­re ser me­nos cru­do, so­bre el cual in­fluir, em­pu­jar en cier­ta di­rec­ción y ha­cer­le mi­rar cier­tas co­sas mien­tras se le ocul­tan otras. Eso se lla­ma Big Da­ta. Y na­da tie­ne de neu­tra­li­dad.

Lo que ocu­rrió con Cam­brid­ge Analy­tics y Fa­ce­book no es inocen­te, a pe­sar del tar­dío, opor­tu­nis­ta y po­co creí­ble arre­pen­ti­mien­to de Mark Zuc­ker­berg, crea­dor de la red so­cial. So­lo que es­ta vez fue, ade­más de gro­se­ro, de­nun­cia­do. Y tam­po­co es novedoso. Pen­sa­do­res, en­sa­yis­tas y es­pe­cia­lis­tas en el te­ma lo vie­nen ad­vir­tien­do des­de ha­ce tiem­po, en­tre ellos Ev­geny Mo­ro­zov, Ni­cho­las Carr, Tris­tan Ha­rris o Jo­sé Van Dijck ( in­ves­ti­ga­do­ra ho­lan­de­sa, con­vie­ne acla­rar­lo da­do su nom­bre de pi­la). Pa­ra es­tar a tono, el lec­tor pue­de goo­glear­los pa­ra se­guir sus li­bros y es­cri­tos. De ma­ne­ra que los usua­rios es­can­da­li­za­dos o que se sien­tan ofen­di­dos es­ta­rían pe­can­do, en cier­to mo­do, de in­ge­nui­dad o des­in­for­ma­ción, lo que se se­ría pa­ra­dó­ji­co en es­te ca­so.

El uso in­dis­cri­mi­na­do y adic­ti­vo de las re­des so­cia­les es por­no­grá­fi­co, co­mo lo ca­li­fi­ca el fi­ló­so­fo ale­mán de ori­gen co­reano Byung- Chul Han ( en li­bros co­mo La so­cie­dad de la trans­pa­ren­cia, En el en­jam­bre o Psi­co­po­lí­ti­ca). To­do es­tá a la vis­ta, to­do es­tá ex­plí­ci­to, no hay me­tá­fo­ra, no hay mis­te­rio, no hay re­ca­to ni pu­dor. “Ca­da uno es su pro­pio pan­óp­ti­co”, di­ce Han, en re­fe­ren­cia a la pri­sión así lla­ma­da e ima­gi­na­da por el fi­ló­so­fo bri­tá­ni­co Je­remy Bent­ham en 1791, cu­yo di­se­ño per­mi­te al car­ce­le­ro ob­ser­var a to­dos los pri­sio­ne­ros sin que es­tos se­pan si los vi­gi­lan o no. En su de­fen­sa Zuc­ker­berg y sus co­le­gas po­drían de­cir que ellos no ro­ban datos, pues­to que los usua­rios los en­tre­gan vo­lun­ta­ria y pro­fu­sa­men­te en ca­da in­ter­ac­ción. Ellos so­lo co­mer­cian y ma­ni­pu­lan ta­les datos, pe­ro sin coac­ción. Así, lo que el Gran Her­mano de 1984, la clá­si­ca y vi­gen­te no­ve­la de Geor­ge Or­well ( 1903- 1950), ob­te­nía por me­dio de la in­ti­mi­da­ción, la per­se­cu­ción y la vio­len­cia, se con­si­gue hoy ama­ble y gra­cio­sa­men­te.

La cul­pa no es del chan­cho, di­ce el vie­jo re­frán. En es­te ca­so sí lo es, pe­ro hay ade­más una gran res­pon­sa­bi­li­dad del que le da de co­mer, del que eli­ge vi­vir en las re­des an­tes que en la vi­da real, del que se des­pro­te­ge arro­ján­do­se a un mun­do vir­tual ol­vi­dan­do que su exis­ten­cia en­con­tra­rá sen­ti­do en el mun­do real, el de ex­pe­rien­cias in­trans­fe­ri­bles, el de pró­ji­mos de car­ne y hue­so. Usar las re­des e In­ter­net es una co­sa. Ser usa­do es otra. En­con­trar la di­fe­ren­cia es im­por­tan­te.

n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.