M AITENA

La Nacion - La Nación revista - - NOTA DE TAPA L A -

La nue­va mas­cu­li­ni­dad es una revisión de los mo­de­los de edu­ca­ción re­ci­bi­da y una evo­lu­ción ha­cia una zo­na de ma­yor com­pro­mi­so con su pro­pio mun­do emo­cio­nal y afec­ti­vo. Hom­bres que lle­van a sus hi­jos al co­le­gio, al mé­di­co o a la pla­za, co­ci­nan, ba­rren o po­nen el la­va­rro­pas sin sen­tir­se dis­mi­nui­dos por eso, al con­tra­rio.

Del hom­bre es­pe­ro que sea com­pa­ñe­ro, solidario, in­de­pen­dien­te, ma­du­ro emo­cio­nal­men­te, que es­té abier­to a los cam­bios y no ten­ga pre­jui­cios. Que asu­ma su par­te fe­me­ni­na, que to­dos la tie­nen, o al me­nos to­dos los hom­bres que a mí me re­sul­tan in­tere­san­tes... Y si tie­ne ta­la­dro, me­jor. por­tan­te del gé­ne­ro mas­cu­lino va asu­mien­do el rol pa­terno con pla­cer y dán­do­se cuen­ta de que ne­ce­si­ta a sus hi­jos. No que los hi­jos lo ne­ce­si­tan so­la­men­te a uno, uno ne­ce­si­ta de los hi­jos pa­ra la vi­da.

La con­di­ción Pe­né­lo­pe de la mu­jer que es­pe­ra ha que­da­do en la mi­to­lo­gía grie­ga. La mu­jer plan­tea, di­ce qué ne­ce­si­ta, qué quie­re. Te­ner una vi­da amo­ro­sa lin­da, di­ver­ti­da y ac­ti­va, una vi­da se­xual ple­na, com­pa­ñe­ris­mo. No es­pe­rar, pre­ten­der. Co­mo va­rón, pre­ten­do eso de una mu­jer tam­bién. Es im­por­tan­te de­cir qué que­rés vos y qué es­tás en con­di­cio­nes de dar, no caer en la trampa de adi­vi­nar el de­seo, por­que es im­po­si­ble. Es mu­cho más lin­do cons­truir el de­seo de a dos. la mas­cu­li­ni­dad de­ba amol­dar­se y mol­dear­se. La nue­va mas­cu­li­ni­dad es eso: acep­tar que la mu­jer pue­de ha­cer lo mis­mo que el hom­bre y que el hom­bre pue­de cui­dar­se, ser me­tro­se­xual y que na­die le di­ga na­da. asis­tí a mis 56 años a la caí­da del ma­cho clá­si­co con ale­gría. Y asis­tí al as­cen­so de la mu­jer des­de to­do pun­to de vis­ta. Creo que las co­sas se es­tán aco­mo­dan­do pa­ra bien. Ha­ce más de 30 años, estoy al la­do de una mu­jer que cuan­do me sal­go de lo que ten­dría que ser co­mo hom­bre re­ci­bo una mi­ra­da en­se­gui­da. A ella y a mis ami­gas les pre­gun­to qué se es­pe­ra de mí co­mo hom­bre. Estoy bus­can­do la res­pues­ta. Hay al­go que no pue­do ne­gar: na­cí en los 60 y me des­cu­bro ma­chis­ta en mu­chas ac­ti­tu­des de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.