MAR­COS P EÑA

La Nacion - La Nación revista - - NOTA DE TAPA L A -

Hom­bres y mu­je­res so­mos dis­tin­tos y bien­ve­ni­das esas di­fe­ren­cias que nos en­ri­que­cen, pero hay cues­tio­nes so­cia­les y cul­tu­ra­les en las que nos he­mos equi­pa­ra­do y eso es­tá muy bien, es un gran avan­ce.

Creo que hoy, en cier­tos sec­to­res más abier­tos y mo­der­nos de la so­cie­dad, lo que se pi­de al hom­bre es que vi­va co­do a co­do, en ar­mo­nía y en una re­la­ción de com­pli­ci­dad con la mu­jer. Que ex­pre­se más lo que sien­te, que ten­ga más em­pa­tía, que se­pa com­par­tir sus pro­ble­mas con su pa­re­ja, que se im­pli­que en las tareas de crian­za de la mis­ma for­ma que su pa­re­ja. Que re­par­ta las res­pon­sa­bi­li­da­des del sus­ten­to y de la vi­da. La cons­truc­ción de nue­vas mas­cu­li­ni­da­des es fun­da­men­tal pa­ra que el sis­te­ma pa­triar­cal y la cul­tu­ra ma­chis­ta por fin den pa­so a una so­cie­dad más jus­ta y equi­ta­ti­va, don­de un gé- ne­ro no opri­ma al otro. La nue­va mas­cu­li­ni­dad im­pli­ca que ese gé­ne­ro re­nun­cie a sus pri­vi­le­gios que la so­cie­dad le otor­gó his­tó­ri­ca­men­te. A su vez, el sis­te­ma pa­triar­cal tam­bién les im­po­ne a ellos cier­tas con­duc­tas pa­ra cum­plir con lo que so­cial­men­te se es­pe­ra, co­mo pue­de ser no llo­rar, ser du­ros. Creo que los va­ro­nes que hoy pro­pug­nan por una so­cie­dad igua­li­ta­ria de­ben acom­pa­ñar los re­cla­mos del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta sin in­ten­tar qui­tar­les pro­ta­go­nis­mo, con­duc­ta que mu­chos adop­tan por es­tar acos­tum­bra­dos a ocu­par los lu­ga­res pú­bli­cos de ex­po­si­ción, y es­tar dis­pues­tos a re­nun­ciar a esos pri­vi­le­gios men­cio­na­dos. Es una cons­truc­ción que de­be ir apren­dién­do­se des­de ni­ños, con edu­ca­ción en la equi­dad; el va­rón de­be apren­der su nue­vo rol. La nue­va mas­cu­li­ni­dad es­tá de­fi­ni­da por el quie­bre en el man­da­to de do­mi­na­ción y vio­len­cia que ha pe­sa­do so­bre la an­ti­gua mas­cu­li­ni­dad. La nue­va no re­quie­re ser el do­mi­na­dor ( im­po­ner­se, ser au­to­ri­dad, ser abu­sa­dor), sino que se pro­po­ne com­pa­ñe­ro y par de las mu­je­res. Es una mas­cu­li­ni­dad que pug­na por lle­var los va­lo­res de igual­dad y li­ber­tad al ám­bi­to pri­va­do y al pú­bli­co. Se tra­ta de trans­for­mar su rol co­mo pro­vee­dor, trans­for­mar el rol en la pro­pia ca­sa, en la fa­mi­lia, en re­la­ción a sus pa­res. Aban­do­nar la com­pe­ten­cia y la lucha co­mo úni­cas he­rra­mien­tas. La nue­va mas­cu- li­ni­dad se per­mi­te la co­ne­xión y el re­co­no­ci­mien­to de sus sen­ti­mien­tos y adop­ta el diá­lo­go co­mo ca­mino.

Es­pe­ro que el hom­bre ca­mi­ne ha­cia allí y que sea alia­do del avan­ce del mo­vi­mien­to de mu­je­res en re­cla­mo de sus de­re­chos. Que sea par­te del cam­bio cul­tu­ral y mo­di­fi­que la mi­ra­da pa­ra la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en ca­da ám­bi­to de su vi­da. His­tó­ri­ca­men­te el lu­gar del va­rón es­tu­vo atra­ve­sa­do por una re­la­ción de do­mi­nan­cia ha­cia la mu­jer. Hay un as­pec­to de la re­vuel­ta fe­mi­nis­ta que me pa­re­ce una exi­gen­cia éti­ca: an­te la vi­si­bi­li­za­ción de la su­je­ción de la mu­jer – que se evi­den­cia en nues­tros tiem­pos– el va­rón de­be re­vi­sar sus pro­pias es­truc­tu­ras. En ese con­tex­to, la nue­va mas­cu­li­ni­dad su­po­ne la revisión del lu­gar que has­ta ahora es­ta­ba na­tu­ra­li­za­do co­mo del va­rón. Ade­más, veo tam­bién una grieta res­pec­to de la expectativa so­bre la nue­va mas­cu­li­ni­dad. Así co­mo gran par­te de la so­cie­dad se em­bar­ca en es­ta nue­va reali­dad eman­ci­pa­to­ria, otra par­te se arrai­ga en po­si­cio­nes más or­to­do­xas y fun­da­men­ta­lis­tas que re­cha­zan los nue­vos tiem­pos.

La lucha fe­mi­nis­ta ne­ce­si­ta de un pro­ce­so de re­con­ver­sión de las mas­cu­li­ni­da­des. Creo que hoy uno no pue­de per­ma­ne­cer pa­si­vo, tie­ne que es­tar con una actitud mi­li­tan­te con res­pec­to a la re­sig­ni­fi­ca­ción de las iden­ti­da­des se­xua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.