BOUR­DAIN, UN BUS­CA­DOR QUE REDEFINIÓ EL LU­JO

La Nacion - La Nación revista - - EDITORIAL - JAVIER NA­VIA jna­via@ la­na­cion. com. ar @ ja­vier­na­via | @ ln­re­vis­ta

Re­co­rrer el mun­do con un libro de viajes a cues­ta, pro­bar co­mi­das exó­ti­cas y to­mar bue­nos vi­nos. ¿ Cuán­tos pla­ce­res co­mo es­tos ser­vi­rían más apro­pia­da­men­te pa­ra ex­pli­car lo que a co­mien­zos del si­glo XXI el mun­do con­si­de­ra la bue­na vi­da? Si to­dos ellos de­bie­ran con­ver­gir en una so­la per­so­na que los re­su­ma y en­car­ne, ese se­ría, sin du­das, Ant­hony Bour­dain.

Po­cos re­fe­ren­tes co­mo él lo­gra­ron ex­po­ner y di­fun­dir más cla­ra­men­te aque­llo que des­de ha­ce al­gu­nos años se ha da­do en lla­mar el nue­vo lu­jo. Si la me­jor gas­tro­no­mía es­ta­ba, an­tes de él, vin­cu­la­da a los fas­tuo­sos sa­lo­nes de los res­tau­ran­tes más re­fi­na­dos de las gran­des ca­pi­ta­les, Bour­dain la su­po en­con­trar tam­bién en los mer­ca­dos ca­lle­je­ros más re­cón­di­tos del pla­ne­ta – del Ma­greb has­ta Ti­jua­na– y esa bús­que­da de lo au­tén­ti­ca­men­te su­pe­rior, sin los ma­qui­lla­jes de la opu­len­cia mercantil, re­pre­sen­tó la re­de­fi­ni­ción del lu­jo, el que, pa­ra él, po­día en­con­trar­se en un tu­gu­rio con si­llas de plás­ti­co de Hanoi, co­mo en el que com­par­tió una ce­na de seis dó­la­res con Ba­rack Obama, o en el acto de apu­rar una em­pa­na­da en nues­tro por­te­ñí­si­mo El Cuar­ti­to.

Esa co­ne­xión del lu­jo con la vi­ven­cia de una ex­pe­rien­cia ex­clu­si­va, y no con las do­ra­das or­na­men­ta­cio­nes de los si­tios a don­de se arri­ba en­se­ñan­do una black card, mo­di­fi­có los pa­ra­dig­mas del con­su­mo al­re­de­dor del mun­do, con­vir­tien­do en as­pi­ra­cio­nal aque­llo ca­paz de al­can­sar­se so­lo si se cuen­ta con el su­fi­cien­te afán de des­cu­brir sin pre­jui­cios ni el te­mor a co­rrer ries­gos. "¿ Real­men­te que­re­mos via­jar en pa­pa­mó­vi­les her­mé­ti­ca- men­te se­lla­dos a tra­vés de las pro­vin­cias rurales de Fran­cia, México y el Le­jano Orien­te, co­mien­do só­lo en Hard Rock Ca­fe y Mc­do­nald's? ¿ O que­re­mos co­mer sin mie­do, des­ga­rran­do el es­to­fa­do lo­cal, la hu­mil­de car­ne mis­te­rio­sa de la ta­que­ría, el re­ga­lo sin­ce­ro de una ca­be­za de pes­ca­do a la parrilla? Sé lo que quie­ro. Lo quie­ro to­do. Quie­ro pro­bar­lo to­do de una so­la vez", es­cri­bió es­te chef, es­cri­tor y con­duc­tor de te­le­vi­sión pa­ra quien el cuer­po era "un par­que de di­ver­sio­nes".

"Sin ex­pe­ri­men­tar, sin dis­po­si­ción a ha­cer pre­gun­tas y pro­bar co­sas nue­vas, se­gu­ra­men­te se­re­mos es­tá­ti­cos, re­pe­ti­ti­vos, mo­ri­bun­dos", di­jo al­gu­na vez con la se­gu­ri­dad de un via­je­ro erran­te pe­ro co­no­ce­dor de su rum­bo.

Ha­ce dos se­ma­nas, sin em­bar­go, se can­só de via­jar. En un pue­blo de Al­sa­cia pu­so fin a sus bús­que­das o, quién sa­be, em­pren­dió una nue­va. Los mis­te­rios de la men­te no nos per­mi­ten adi­vi­nar las ra­zo­nes de un hom­bre que se ha­bía da­do tan­tos atra­co­nes de bue­na vi­da, qui­zá por­que tam­bién ha­bía co­no­ci­do de­ma­sia­do bien la os­cu­ri­dad. Se fue ha­bién­do­se da­do el gus­to de pro­bar­lo to­do, con el ape­ti­to de quie­nes quie­ren de­vo­rar la vi­da a ca­da paso.

Ese fue su gran via­je. Esa fue su me­jor re­ce­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.