SEX AND THE CITY, AN­TE EL NUE­VO FE­MI­NIS­MO

A 20 años de su pri­mer epi­so­dio, se ac­tua­li­zan es­tu­dios cul­tu­ra­les so­bre la in­fluen­cia y la vi­gen­cia de la se­rie que cam­bió “có­mo las mu­je­res ha­blan de se­xo o ex­pre­san sus de­seos sin pe­dir dis­cul­pas”. Pa­ra mu­chos ana­lis­tas, es la con­tra­ca­ra del Mee Too

La Nacion - La Nación revista - - ÉPOCA L A - TEX­TO Juana Li­be­dinsky

“El se­xo en Nue­va York es dis­tin­to al se­xo en cual­quier otro la­do. Pue­de ser mo­les­to; pue­de no dar sa­tis­fac­ción; pe­ro, más im­por­tan­te que to­do, el se­xo en Nue­va York ra­ra vez tie­ne que ver con el se­xo”. Así arran­ca­ba la periodista Can­da­ce Bush­nell la pri­me­ra de sus co­lum­nas pa­ra el se­ma­na­rio The New York Ob­ser­ver, ti­tu­la­das Sex and the City, en las que lue­go se ba­sa­ría la afa­ma­da se­rie de te­le­vi­sión. ¿ De qué se tra­ta el se­xo en la Gran Man­za­na en­ton­ces? “La ma­yor par­te del tiempo es so­bre el es­pec­tácu­lo, el ves­ti­do del di­se­ña­dor del mo­men­to, tic­kets al par­ti­do de bás­quet de los Knicks, los Knicks mis­mos, o el pu­ro pá­ni­co a no es­tar so­lo en la ciu­dad”, aven­tu­ró Bush­nell.

Pe­ro pa­ra la ca­ta­ra­ta de es­tu­dios cul­tu­ra­les y so­cio­ló­gi­cos que sa­lie­ron des­de en­ton­ces, las cátedras uni­ver­si­ta­rias al res­pec­to y las no­tas en to­dos los me­dios con mo­ti­vo del 20° aniver­sa­rio de que la pri­me­ra tem­po­ra­da de Sex and the City apa­re­cie­ra en la te­le­vi­sión ( el 6 de ju­nio de 1998), lo que el se­xo en Nue­va York tra­jo fue nada menos que una re­vo­lu­ción. Sus ca­na­les fue­ron co­lum­nas de Bush­nell, lue­go el libro y, so­bre to­do, las diez tem­po­ra­das en la pan­ta­lla chi­ca más dos pe­lí­cu­las pro­ta­go­ni­za­das por Sa­rah Jes­si­ca Par­ker, Kim Ca­trall, Cynt­hia Ni­xon y Kristn Da­vis.

“Cam­bió la ma­ne­ra en la que pen­sa­mos so­bre las mu­je­res y el se­xo, la for­ma en la que las mu­je­res ha­blan so­bre el se­xo, las for­ma en la que se en­ca­ra­ban – o no– las re­la­cio­nes y el ma­tri­mo­nio. Hay po­cas se­ries en la his­to­ria que ha­yan te­ni­do el im­pac­to cul­tu­ral de es­ta y aún pa­ra quie­nes no veían el pro­gra­ma, cam­bió la per­cep­ción cul­tu­ral ge­ne­ral de la mu­jer sol­te­ra”, di­ce a LA NACION re­vis­ta Jen­ni­fer Keis­hin Arms­trong, autora del fla­man­te Sex and the City and Us, tra­ta­do que ana­li­za el efec­to de la se­rie en los te­le­vi­den­tes.

“Del es­te­reo­ti­po de sol­te­ras tris­to­nas ro­dea­das de ga­tos pa­sa­mos a las fa­bu­lo­sas y di­ver­ti­das, de las cua­les la se­rie fue pio­ne­ra – agre­ga–. Real­men­te die­ron un gi­ro ra­di­cal en la his­to­ria de te­le­vi­sión de un día al otro”.

Se­gún la pro­pia Nao­mi Wolf, Ca­rrie Brads­haw, la pro­ta­go­nis­ta de la se­rie, si bien un per­so­na­je de fic­ción, “hi­zo tan­to por las mu­je­res co­mo al­gu­nas de las feministas de la vi­da real más de avan­za­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.