CUÁN­TO UTI­LI­ZAR EL SMARTP­HO­NE

La Nacion - La Nación revista - - ÉPOCA L A -

El te­lé­fono mó­vil se con­vir­tió en una he­rra­mien­ta su­ma­men­te efi­caz a la ho­ra de re­em­pla­zar a la compu­tado­ra por­tá­til. Así fue co­mo el BYOD ( Bring Your Own De­vi­ce, trai­ga su pro­pio dis­po­si­ti­vo) se tra­du­jo en una mo­da­li­dad de tra­ba­jo que per­mi­tía a los em­plea­dos de una com­pa­ñía uti­li­zar su te­lé­fono pa­ra ac­ce­der al co­rreo elec­tró­ni­co cor­po­ra­ti­vo o uti­li­zar el chat in­terno, en­tre mu­chas otras tareas.

Los free­lan­cers, sin es­tar ba­jo la es­truc­tu­ra formal del área de sis­te­mas in­vo­lu­cra­da en las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca, ac­ce­den de for­ma cons­tan­te al bu­zón de co­rreo elec­tró­ni­co, a los men­sa­jes de What­sapp y a las re­des so­cia­les des­de un úni­co smartp­ho­ne don­de con­vi­ven con­te­ni­dos per­so­na­les y la­bo­ra­les. Al­gún que otro des­liz se pue­de ver ca­da tan­to en Fa­ce­book, Ins­ta­gram o Twit­ter.

Con el smartp­ho­ne to­do el tiempo a nues­tro al­can­ce tam­bién ha­brá ac­ce­so a gru­pos de chat, a ver las fotos de las va­ca­cio­nes del con­tac­to que so­lo co­no­ce­mos por su vi­da on­li­ne y a ju­gar una pe­que­ña par­ti­da de ese vi­deo­jue­go ab­sur­do y di­ver­ti­do. No ha­ce fal­ta la in­ves­ti­ga­ción de una uni­ver­si­dad es­ta­dou­ni­den­se pa­ra afir­mar que pa­sa­mos mu­cho tiempo fren­te a la pan­ta­lla del smartp­ho­ne.

Aquí es don­de comienza la es­tra­te­gia de des­in­to­xi­ca­ción di­gi­tal, que pa­ra al­gu­nos pue­de ser un pro­ce­so ex­tre­mo co­mo el plan de ocho días de Da­ta De­tox ( da­ta­de­tox. mys­ha­dow. org). Otros con­se­jos son más sim­ples, co­mo ubi­car los ac­ce­sos di­rec­tos a las re­des so­cia­les den­tro de una car­pe­ta, una re­co­men­da­ción de Pa­blo Mar­tín Fer­nán­dez y Mar­ti­na Rua, au­to­res del libro La fá­bri­ca de tiempo ( tu­fa­bri­ca­de­tiem­po. com).

Tris­tan Ha­rris, fun­da­dor del Cen­ter for Hu­ma­ne Tech­no­logy, acon­se­ja uti­li­zar el te­lé­fono con la pan­ta­lla en blan­co y ne­gro pa­ra re­du­cir el im­pac­to de las in­sis­ten­tes no­ti­fi­ca­cio­nes que pu­jan por nues­tra aten­ción.

Así fue que lle­ga­mos a es­ta ins­tan­cia de com­ba­tir los adic­ti­vos es­tí­mu­los de los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos y los ver­ti­gi­no­sos cam­bios de las pla­ta­for­mas on­li­ne. Ap­ple y Goo­gle pro­me­ten que la nue­va ge­ne­ra­ción de smartp­ho­nes de­ta­lla­rán el uso del dis­po­si­ti­vo, mien­tras que Ins­ta­gram pron­to con­ta­rá con un re­por­te del tiempo uti­li­za­do pa­ra ver pu­bli­ca­cio­nes y Sto­ries. Y, por su­pues­to, que to­do es­te con­trol se reali­ce des­de la pan­ta­lla de un smartp­ho­ne. Es eso, o vol­ver al en­tra­ña­ble No­kia 1100 con el Sna­ke co­mo úni­co pa­sa­tiem­po lú­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.