EL HOM­BRE QUE VI­VIÓ UN AÑO EN EL ES­PA­CIO

Scott Kelly es el “as­tro­nau­ta ré­cord” de la NA­SA: pu­so su cuer­po a prue­ba pa­ra una in­ves­ti­ga­ción so­bre las con­se­cuen­cias que en­fren­tan los hu­ma­nos al pa­sar me­ses con gra­ve­dad ce­ro y al­ta ra­dia­ción; en la Tie­rra, al mis­mo tiem­po, mo­ni­to­rea­ban a su ge­me­lo

La Nacion - La Nación revista - - ÉPOCA L A - TEX­TO Del­fi­na Krü­se­mann // FO­TOS AP y AFP

En el exac­to mo­men­to en el que alu­ni­zó el Apo­llo 11, el 20 de ju­lio de 1969, Scott Kelly te­nía cin­co años y es­ta­ba dur­mien­do tan pro­fun­da­men­te co­mo su her­mano ge­me­lo, Mark, en su ca­sa en Nue­va Jer­sey. Sus pa­dres vi­nie­ron a des­per­tar­los y los lle­va­ron al li­ving, don­de un te­le­vi­sor trans­mi­tía en blan­co y ne­gro las imá­ge­nes de la ha­za­ña: Neil Armstrong y com­pa­ñía eran los pri­me­ros en pi­sar el sa­té­li­te na­tu­ral. Des­de en­ton­ces y du­ran­te años, el pe­que­ño Scott tu­vo una pe­sa­di­lla re­cu­rren­te: que es­ta­ba ata­do del la­do de afue­ra de un cohe­te es­pa­cial a pun­to de des­pe­gar, y él sa­bía que no so­bre­vi­vi­ría al mo­men­to de la ig­ni­ción. “Ca­da vez que te­nía esa pe­sa­di­lla, me des­per­ta­ba, su­dan­do y ate­rro­ri­za­do, jus­to an­tes de que los pro­pul­so­res lan­za­ran sus lla­ma­ra­das al cie­lo”, re­la­ta Kelly ( 52) en su bio­gra­fía Re­sis­ten­cia: Un año en el es­pa­cio, que pu­bli­có a fi­nes de 2017 y aho­ra lle­ga a la Ar­gen­ti­na, tra­du­ci­da al es­pa­ñol ba­jo el se­llo De­ba­te ( Pen­guin Ran­dom Hou­se).

Por esas vuel­tas de la vi­da, ese ne­ne ator­men­ta­do por el re­cuer­do de uno de los mo­men­tos cla­ves en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad ( y que, ade­más, te­nía mu­chí­si­mos pro­ble­mas de aten­ción en el co­le­gio y no pa­ra­ba de dar­les sus­tos a sus pa­pás, por­que siem­pre an­da­ba jun­to a su her­mano tre­pan­do al­gún te­cho pe­li­gro­so, pe­leán­do­se con los otros chi­cos del ba­rrio y has­ta ti­rán­do­le pie­dras a la gen­te que pa­sa­ba) ter­mi­nó pro­ta­go­ni­zan­do otro hi­to de la ex­plo­ra­ción es­pa­cial: fue el pri­mer as­tro­nau­ta de la NA­SA en pa­sar un año en el es­pa­cio – aun­que, en ri­gor, fue­ron 340 días, del 27 de mar­zo de 2015 al 1° de mar­zo de 2016, y va­le acla­rar que no se lle­va el ré­cord mun­dial: ese lo os­ten­ta, des­de 1995, el ru­so Va­lery Pol­ya­kov, con 438 días con­se­cu­ti­vos a bor­do de la es­ta­ción es­pa­cial Mir–. Pe­ro la mi­sión de Scott fue úni­ca por dos ra­zo­nes. La pri­me­ra, por­que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal era es­tu­diar to­do lo que le pa­sa­ba al cuer­po hu­mano en pe­río­do tan lar­go, en vis­tas a una fu­tu­ra ex­pe­di­ción a Mar­te ( con la tec­no­lo­gía ac­tual, lle­va­ría unos 200 días lle­gar al pla­ne­ta ro­jo, y es cla­ve que los cien­tí­fi­cos en­tien­dan có­mo pue­de im­pac­tar es­to en los as­tro­nau­tas). Y la se­gun­da, por­que su ge­me­lo Mark, ¡ tam­bién as­tro­nau­ta!, se que­dó en la Tie­rra y fue tan mo­ni­to­rea­do co­mo él por la NA­SA, pa­ra así po­der rea­li­zar com­pa­ra­cio­nes de to­do ti­po, ADN in­clui­do.

En to­tal, la mi­sión in­clu­yó 400 ex­pe­ri­men­tos, mu­chos de los cua­les tu­vie­ron a los her­ma­nos Kelly co­mo co­ne­ji­llos de In­dias, y uno de los re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res más lla­ma­ti­vos fue que la ex­pre­sión gé­ni­ca de Scott cam­bió en un 7% y cre­ció cin­co cen­tí­me­tros en al­tu­ra por­que su co­lum­na ver­te­bral se es­ti­ró a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.