LAS PUERTAS DE RO­SA­RIO, TES­TI­GOS DEL IN­FIERNO

La Nacion - La Nación revista - - EDITORIAL - JA­VIER NA­VIA jna­via@ la­na­cion. com. ar @ ja­vier­na­via | @ ln­re­vis­ta

Cuan­do es­ta edi­ción es­ta­ba a pun­to de ce­rrar­se, lis­ta para en­viar­se a im­pren­ta, una no­ti­cia re­pe­ti­da lle­gó de Ro­sa­rio: otro tes­ti­go, que de­cla­ró ha­ce cua­tro años con­tra Los Mo­nos, fue acri­bi­lla­do de cin­co ba­la­zos en la puer­ta de su casa. Dos si­ca­rios le dis­pa­ra­ron an­tes de huir de la es­ce­na en una mo­to. Die­go Ro­me­ro fue el úni­co muer­to del día, aun­que no se tra­tó del úni­co ata­que. Más tem­prano ha­bían si­do ba­lea­dos el Cen­tro de Jus­ti­cia Pe­nal, don­de se tra­ta la ape­la­ción de las con­de­nas a la ban­da, y el edi­fi­cio don­de vi­ve la jue­za Ma­ri­sol Usan­di­za­ga. La vi­vien­da de Ro­me­ro es­tá en un ba­rrio hu­mil­de, en la zo­na oes­te de Ro­sa­rio. La casa de la jue­za es­tá a so­lo tres cua­dras del cén­tri­co Mo­nu­men­to a la Ban­de­ra.

¿ En qué mo­men­to se jo­dió Ro­sa­rio?, ca­be pre­gun­tar­se pa­ra­fra­sean­do aquel cé­le­bre co­mien­zo de Con­ver­sa­ción en La Ca­te­dral, la no­ve­la de Var­gas Llo­sa en la que dos per­so­na­jes, Za­va­li­ta y el zam­bo Am­bro­sio, ini­cian un diá­lo­go in­te­rro­gán­do­se so­bre su pro­pia per­di­ción y la de su país.

Al­gu­nos di­rían que, en el ca­so de Ro­sa­rio, fue en la ma­dru­ga­da del do­min­go 26 de ma­yo de 2013, cuan­do Clau­dio “el Pá­ja­ro” Can­te­ro, se­ña­la­do co­mo lí­der de la ban­da nar­co Los Mo­nos, fue ase­si­na­do en la puer­ta de un bo­li­che de Vi­lla Go­ber­na­dor Gál­vez, en la pe­ri­fe­ria sur de la ciu­dad. Su muer­te desató una ola de ven­gan­zas y lu­chas su­ce­so­rias que lle­ga has­ta hoy. Para otros, el co­mien­zo de la pe­sa­di­lla es an­te­rior, cuan­do el nar­co­trá­fi­co co­men­zó a apo­de­rar­se de los ba­rrios más po­bres, con sus bún­ke­res de nar­co- me­nu­deo, y a pe­ne­trar las ba­rras bra­vas de sus clu­bes más im­por­tan­tes. En cual­quier ca­so, la ciu­dad que ya en la dé­ca­da del 30 del si­glo pa­sa­do se ha­bía con­ver­ti­do en si­nó­ni­mo del crimen or­ga­ni­za­do, ga­nán­do­se el apo­do de Chica­go ar­gen­ti­na, por sus pa­ra­le­los con la ciu­dad nor­te­ame­ri­ca­na co­pa­da en­ton­ces por Al Ca­po­ne y sus se­cua­ces, es, des­de ha­ce al me­nos un lus­tro, el epi­cen­tro de una gue­rra nar­co que, se­gún el go­ber­na­dor san­ta­fe­sino Mi­guel Lifs­chitz, “es­tá po­nien­do en jue­go la ins­ti­tu­cio­na­li­dad”.

Mien­tras tes­ti­gos, arre­pen­ti­dos y fun­cio­na­rios ju­di­cia­les son ata­ca­dos a ba­la­zos, el mie­do lla­ma al si­len­cio. Con la ma­fia no se jo­de, de­ja­ron es­cri­to fren­te a el edi­fi­cio ba­lea­do de la jue­za. Las puertas, co­mo las que ilus­tra hoy la ta­pa de es­ta re­vis­ta, se con­vir­tie­ron en lu­ga­res pe­li­gro­sos: cru­zar­las, para al­gu­nos, equi­va­le a una sen­ten­cia de muer­te.

So­bre es­te cli­ma de vio­len­cia y te­mor, que avan­za so­bre la ter­ce­ra ciu­dad ar­gen­ti­na, es­cri­be en es­ta edi­ción Ger­mán de los San­tos, uno de los pe­rio­dis­tas que me­jor ha do­cu­men­ta­do en sus ar­tícu­los para LA NACION y en un li­bro im­pres­cin­di­ble la his­to­ria de la gue­rra que con­vir­tió a Ro­sa­rio en un in­fierno. Una gue­rra que, co­mo el mie­do, se ex­tien­de co­mo una som­bra so­bre to­da una ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.