GEO­GRA­FÍA NAR­CO

La Nacion - La Nación revista - - NOTA DE TAPA L A -

en un es­pe­jo en el que se re­fle­jan pro­fun­dos de­seos. Se re­fle­ja una vi­da rum­bo­sa, con ac­ce­so al di­ne­ro, a co­ches y a mu­je­res atrac­ti­vas, que ca­la en los de­seos de los pi­bes”, re­fle­xio­nó el psi­có­lo­go Ho­ra­cio Ta­ba­res, director de Víncu­lo, au­tor del li­bro Dro­gas. De­ba­te so­bre po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

La his­to­ria de Jor­ge­li­na Se­ler­pe, no­via de Alan, am­bos pro­ce­sa­dos por aso­cia­ción ilí­ci­ta y trá­fi­co de dro­gas, se ajus­ta a ese per­fil. Chi­pi, co­mo la lla­man, es la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción Se­ler­pe en el nar­co­trá­fi­co. Su abue­lo Froi­lán y su pa­dre Jorge, co­no­ci­do co­mo El Ne­gro en La Ta­bla­da, fue­ron pio­ne­ros en la ins­ta­la­ción de las pri­me­ras co­ci­nas de co­caí­na en Ro­sa­rio. Allí tra­ba­ja­ba su tío Do­min­go y tam­bién Ro­sa, la ma­dre de Chi­pi. Jor­ge­li­na se crio en­tre olo­res fuer­tes, que ema­na­ban los bi­do­nes de áci­dos clor­hí­dri­co y sul­fú­ri­co, éter y ace­to­na, los pre­cur­so­res quí­mi­cos que usa­ban en casa de su abue­lo para trans­for­mar en co­caí­na la pas­ta ba­se que les traían de Sal­ta. Ese la­bo­ra­to­rio clan­des­tino fue alla­na­do en 2010 por or­den del juez Mar­ce­lo Bai­la­que y en­con­tra­ron 20 ki­los de co­caí­na. Unos me­ses más tar­de, ter­mi­nó muer­to en un in­fer­nal ti­ro­teo el tío de Chi­pi, y tam­bién los dos si­ca­rios que fue­ron a si­len­ciar­lo.

Bri­sa Ama­ral se trans­for­mó en un san­tia­mén en una je­fa nar­co, sin pre­me­di­tar­lo. Se en­du­re­ció en po­cas ho­ras. Con ape­nas 18 años, car­gó so­bre sus es­pal­das el re­cuer­do fres­co del cuer­po de su no­vio, Jo­nat­han Fu­nes, acri­bi­lla­do a ba­la­zos el 5 de fe­bre­ro pa­sa­do.

Su amor ex­pi­ró esa tar­de de ca­lor fu­rio­so en la ru­ta A012, a unos me­tros de la cár­cel de Pi­ñe­ro, a 25 ki­ló­me­tros de Ro­sa­rio. Que­dó re­tra­ta­da en esa es­ce­na dra­má­ti­ca, en la que se ob­ser­vó a la chi­ca jun­to al ca­dá­ver de su pa­re­ja, que­bra­da en llan­to, ves­ti­da con un short de jean, una re­me­ra azul y san­da­lias ne­gras.

Al la­do bri­lla­ba el Au­di A3 ne­gro. Los si­ca­rios que eje­cu­ta­ron a Jo­nat­han de­ci­die­ron de­jar­la vi­va. Su­bes­ti­ma­ron su ca­rác­ter. Unos días des­pués, a Bri­sa le dis­pa­ra­ron des­de un au­to, cuan­do iba al ve­lo­rio de su no­vio.

Bri­sa no se pa­ra­li­zó tras la pér­di­da. Sus cu­ña­dos, Lau­ta­ro y Alan, es­tán pre­sos, aun­que son quie­nes le da­ban ór­de­nes des­de la cár­cel con sus te­lé­fo­nos ce­lu­la­res. Des­de su ca­la­bo­zo, Alan le re­co­men­dó el 25 de fe­bre­ro que bus­ca­ra “el ca­ño ( pis­to­la) con si­len­cia­dor” – se­gún las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas de la cau­sa– y que le di­je­ra a Leo ( uno de los si­ca­rios) que “le dé a Iván, que se es­tá pa­san­do de lis­to”. Des­pués, ella se en­car­gó de bus­car las ame­tra­lla­do­ras, se­gún las es­cu­chas, “la me­tra”, co­mo le di­cen en las con­ver­sa­cio­nes.

El fiscal de Ho­mi­ci­dios Luis Schiap­pa Pie­tra tie­ne tres ca­sos de ase­si­na­tos en el ba­rrio Mu­ni­ci­pal, es­ce­na­rio de la ba­ta­lla en­tre los dos cla­nes fa­mi­lia­res de Los Fu­nes y Los Ca­mi­nos. En nin­gún ca­so lo­gró te­ner un tes­ti­go de pe­so que de­cla­re qué fue lo que ocu­rrió con esas muer­tes. “Ol­ví­de­se, doc­tor”, es­cu­cha ca­da vez más se­gui­do el fiscal de bo­ca de fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas cuan­do arri­ba a la es­ce­na de un crimen. Lo que se des­pren­de es el mie­do a tes­ti­fi­car, que mu­chas ve­ces con­lle­va una nue­va con­de­na a muer­te, a la ne­ce­si­dad ex­tre­ma de ven­gar por sus pro­pios me­dios ese ase­si­na­to. Así la rue­da de una vio­len­cia vis­ce­ral y en­dé­mi­ca sigue gi­ran­do con nue­vas víc­ti­mas y vic­ti­ma­rios.

La usur­pa­ción se im­pu­so lue­go de que las ban­das em­pe­za­ron a ro­tar los lu­ga­res de ex­pen­dio fi­jos, co­mo era es­te bún­ker

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.