LA NUE­VA IG­NO­RAN­CIA

La Nacion - La Nación revista - - PERFIL EL - SER­GIO SINAY

Para una cuar­ta par­te de los in­gle­ses Wins­ton Chur­chill es un per­so­na­je de fic­ción. Y la ma­yo­ría de ellos es­tá con­ven­ci­da de que tan­to Ro­bin Hood co­mo Sher­lock Hol­mes exis­tie­ron real­men­te. En una co­lum­na pu­bli­ca­da en 2008, Um­ber­to Eco ( 1932- 2016), se­mió­lo­go, his­to­ria­dor, crí­ti­co cul­tu­ral y uno de los úl­ti­mos gran­des hu­ma­nis­tas, se sor­pren­día al en­con­trar es­tos da­tos en una en­cues­ta de la re­vis­ta In­ter­na­zio­na­le. Te­nía ra­zón. Si ape­nas cua­ren­ta años des­pués de la muer­te de Chur­chill, ocu­rri­da en 1965, sus pro­pios com­pa­trio­tas ig­no­ra­ban quién fue el hom­bre que los sos­tu­vo y sa­có ade­lan­te, a ellos y qui­zás al mun­do, en la ho­ra más os­cu­ra, po­co po­dría es­pe­rar­se del res­to de la hu­ma­ni­dad. Y si per­so­na­jes de fic­ción son to­ma­dos por reales, la Bi­blia y el ca­le­fón ter­mi­nan por llo­rar jun­tos.

Co­mo bien sa­bía el pro­pio Eco, y es fá­cil ad­ver­tir a po­co que se pres­te aten­ción, el fe­nó­meno ex­ce­de a In­gla­te­rra. Se po­dría ha­cer hoy y aquí una en­cues­ta acer­ca de per­so­na­li­da­des his­tó­ri­cas y per­so­na­jes ficticios, y el des­co­no­ci­mien­to y la con­fu­sión re­sul­tan­tes pro­du­ci­rían es­ca­lo­fríos. La fas­ci­na­ción por los chi­rim­bo­los tec­no­ló­gi­cos de mo­da, y las efi­ca­ces tác­ti­cas de mer­ca­deo para im­po­ner­los co­mo ne­ce­si­da­des bá­si­cas y en­dio­sar­los, ter­mi­na­ron por pro­du­cir una ano­ma­lía que se pue­de bau­ti­zar co­mo La nue­va ig­no­ran­cia. Hoy ser ig­no­ran­te no pa­sa por no sa­ber leer y es­cri­bir o por des­co­no­cer pa­sos bá­si­cos de las ma­te­má­ti­cas. A pe­sar de cru­das reali­da­des so­cia­les y de la de­ca­den­cia edu­ca­ti­va, esos ni­ve­les es­tán ca­si cu­bier­tos. La nue­va ig­no­ran­cia con­sis­te en no te­ner la me­nor idea de la his­to­ria re­cien­te del país y del mun­do, en de­sen­ten­der­se de los pro­ce­sos del pa­sa­do que lle­va­ron a pa­rir el pre­sen­te, en vi­vir en el pu­ro ins­tan­te, en creer que la reali­dad es­tá en Net­flix, Goo­gle, Twit­ter, Fa­ce­book o Wi­ki­pe­dia, que la his­to­ria em­pe­zó con es­tas he­rra­mien­tas y que si uno si­guió has­ta el in­som­nio ca­da temporada de Ga­me of Th­ro­nes, Vi­kin­gos o Bri­tan­nia, apren­dió his­to­ria ( cuan­do en ver­dad per­dió para siem­pre to­do con­tac­to con ella).

En aque­lla co­lum­na, ti­tu­la­da Éra­se una vez Chur­chill y re­co­pi­la­da en De la es­tu­pi­dez a la lo­cu­ra, su li­bro pós­tu­mo, Eco ex­pli­ca­ba có­mo la su­per­abun­dan­cia de in­for­ma­ción so­bre el pre­sen­te in­me­dia­to ( en su ma­yo­ría irre­le­van­te y emi­ti­da sin con­trol, fil­tro ni su­per­vi­sión a tra­vés de in­ter­net y de los me­dios ma­si­vos) ter­mi­na por eli­mi­nar di­fe­ren­cias en­tre lo fic­ti­cio y lo real, lo fal­so y lo ver­da­de­ro. Sú­men­se a es­to la con­fu­sión en­tre co­no­ci­mien­to y sa­bi­du­ría, en­tre lec­tu­ra y com­pren­sión, el fu­ror por las cien­cias du­ras y las cog­ni­ti­vas y el des­pre­cio por las hu­ma­ni­da­des. El re­sul­ta­do, de­cía el gran pen­sa­dor ita­liano, da ex­per­tos en in­no­va­ción con gra­ve des­co­no­ci­mien­to fi­lo­só­fi­co y pe­li­gro­sa va­cui­dad exis­ten­cial. En el mun­do de la nue­va ig­no­ran­cia se sa­be mu­cho de una so­la co­sa y se des­co­no­ce to­do del res­to. La vi­da en­te­ra ca­be en un de­dal. O en una pan­ta­lla. Por­que una co­sa es apren­der ru­di­men­tos tec­no­ló­gi­cos ( aten­ción edu­ca­do­res) y otra muy dis­tin­ta apren­der a pen­sar.

Eco veía una es­tre­cha re­la­ción en­tre pen­sa­mien­to má­gi­co y en­tu­sias­mo tec­no­ló­gi­co. La fe en la tec­no­lo­gía su­plan­ta a la in­quie­tud por sa­ber, in­ves­ti­gar, en­ten­der y sa­ber. En otra co­lum­na, ti­tu­la­da Ir al mis­mo si­tio, ad­vier­te que hoy la ver­da­de­ra reali­dad es des­pla­za­da por su re­cons­truc­ción me­diá­ti­ca. Sal­vo para una mi­no­ría co­mo la de los re­sis­ten­tes de Fah­ren­heit 451, la gran no­ve­la de Ray Brad­bury, que me­mo­ri­za­ban li­bros an­tes de que fue­ran que­ma­dos y se re­fu­gia­ban en los bos­ques para so­bre­vi­vir ellos y per­mi­tir so­bre­vi­vir a la me­mo­ria y el sa­ber de la hu­ma­ni­dad. Siem­pre hu­bo y ha­brá re­sis­ten­tes em­pe­ña­dos en no ig­no­rar y en en­cen­der una fo­ga­ta en la os­cu­ri­dad.

n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.