GLENN CLO­SE: “NO ME QUIE­RO ABURRIR”

Di­ce que se arre­pen­ti­ría de de­jar al­gún te­rri­to­rio emo­cio­nal sin ex­plo­rar y que por eso eli­ge ro­les extremos. En una char­la con LA NA­CION re­vis­ta, ha­bla del rol de las mujeres en el ci­ne, des­de Atrac­ción fa­tal has­ta La es­po­sa, su nue­va pe­lí­cu­la

La Nacion - La Nación revista - - ÉPOCA L A - TEX­TO Victoria Pérez Zabala

“Con una mi­ra­da pue­do rom­per­te el co­ra­zón; con una lá­gri­ma en mi ojo pue­do ha­cer llo­rar al mun­do en­te­ro”. En la piel de Nor­ma Des­mond, la di­va del ci­ne mu­do caí­da en des­gra­cia, Glenn Clo­se fas­ci­nó al pú­bli­co de Broad­way el año pa­sa­do. “Una de las ac­tua­cio­nes más gran­dio­sas del si­glo”, ha­la­gó el crí­ti­co Ben Brantley en The New York Ti­mes. Maes­tra y due­ña de la mis­ma ha­bi­li­dad de su con­mo­ve­do­ra cria­tu­ra, Clo­se es una de las ac­tri­ces más gran­des de su ge­ne­ra­ción. En el Olim­po ar­tís­ti­co don­de rei­na Meryl Streep hay un lu­gar re­ser­va­do pa­ra ella. Po­cos in­tér­pre­tes son ca­pa­ces de ba­lan­cear­se en los extremos emo­cio­na­les y, en­tre in­fier­nos y pa­raí­sos par­ti­cu­la­res, per­ma­ne­cer. “Pa­ra ser un ac­tor te­nés que ser ca­paz de po­ner­te en lu­ga­res que te ge­ne­ren mie­do – di­ce la ac­triz des­de su de­par­ta­men­to en el Up­per West Side de Nue­va York, en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con LA NA­CION re­vis­ta–. Te­nés que en­con­trar el co­ra­je pa­ra crear un per­so­na­je y su­mer­gir­te en su pen­sa­mien­to. Pa­ra en­ten­der­lo, hay que pro­fun­di­zar en la con­di­ción hu­ma­na. Eso pue­de ser ate- rra­dor”, des­cri­be y su tono es sua­ve, ca­si tí­mi­do. Una voz que a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia no ne­ce­si­ta vo­lu­men pa­ra im­po­ner res­pe­to. Sus pa­la­bras te­jen ideas y, lue­go, que­dan sus­pen­di­das por el su­ge­ren­te si­len­cio con el que las en­vuel­ve. Ha­blan sus cua­ren­ta años de ca­rre­ra. Su cons­tan­cia en un uni­ver­so que se ca­rac­te­ri­za por lo efí­me­ro. Clo­se bri­lló, bri­lla y bri­lla­rá por siem­pre en Holly­wood, en Broad­way y en la te­le­vi­sión. Vol­cá­ni­ca o im­per­tur­ba­ble, co­mo su ele­gan­te cria­do Al­bert Nobbs, a Clo­se se le re­co­no­ce sobre to­do su ver­sa­ti­li­dad. “Una vir­tuo­sa del en­ga­ño”, ci­tan­do a su ma­ni­pu­la­do­ra mar­que­sa de Mer­teuil en Re­la­cio­nes pe­li­gro­sas ( 1989), uno de sus pa­pe­les más me­mo­ra­bles. Esa vir­tud la apren­dió de chi­ca. Cuan­do se pa­sea­ba por los jar­di­nes de su ca­sa de cam­po en Con­nec­ti­cut y se pa­sa­ba ho­ras ju­gan­do a ser otra. Fin­gien­do. Por­que a ve­ces es más fá­cil vi­vir en la ima­gi­na­ción que en la pro­pia vi­da.

Quién pue­de pen­sar a la aman­te ob­se­si­va de Atrac­ción fa­tal ( 1987), así co­mo a la vi­lla­na Crue­lla de Vil en la sa­ga de los dál­ma­tas, sin que su ima­gen se di­bu­je al ins­tan­te en la me­mo­ria. Lo pri­me­ro son sus ojos. In­quie­tan­tes de tan pe­ne­tran­tes. De un ce­les­te gla­cial tan ca­paz de se­du­cir, co­mo de es­tre­me­cer al es­pec­ta­dor. Lo lo­gró co­mo la ma-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.