2007

La Nacion - La Nación revista - - ENTREVISTA L A -

Par­te en una gi­ra mun­dial con su ami­go Joa­quín Sa­bi­na y de es­ta ex­pe­rien­cia na­ce el dis­co Dos pá­ja­ros de un ti­ro. Los ar­tis­tas vuel­ven a re­co­rrer juntos es­ce­na­rios in­ter­na­cio­na­les en 2012 y se des­pi­den en La Bom­bo­ne­ra an­te 40 mil per­so­nas

Se­rrat vis­te una re­me­ra es­tam­pa­da con un cu­bo ru­bik y la fra­se Bar­ce­lo­na pa­ra ar­mar. Fue él quien, en pleno ré­gi­men de Fran­cis­co Fran­co, en 1968, se ne­gó a par­ti­ci­par del Fes­ti­val Eu­ro­vi­sión por no po­der ha­cer­lo en ca­ta­lán. Es­te ac­to, an­tes que de re­bel­día, era una oda a la va­len­tía. El día de ma­ña­na, de Ig­na­cio Mar­tí­nez de Pi­són, que tam­bién ins­pi­ró es­te año una se­rie, es qui­zá la no­ve­la más re­cien­te que re­tra­ta es­te es­ce­na­rio de pe­li­gro y de la gau­che di­vi­ne. En 1975 es­ta­ría exi­lia­do en Mé­xi­co du­ran­te ca­si un año por cri­ti­car los fu­si­la­mien­tos de mi­li­tan­tes es­pa­ño­les po­co an­tes de ate­rri­zar en el D. F., opinión que los fran­quis­tas re­pu­dia­ron con una or­den de ve­to y de de­ten­ción ape­nas pi­sar su país. Hoy, Se­rrat, que ha­bía si­do se­ña­la­do de ca­ta­la­nis­ta, es acu­sa­do de trai­dor por los in­de­pen­den­tis­tas.

Ⓟ ¿ Có­mo vi­ve es­ta si­tua­ción en Ca­ta­lu­ña? Ⓡ

Es un mo­men­to muy di­fí­cil. Creo que es un asun­to que tie­ne mu­chos ac­to­res im­pli­ca­dos, no so­lo Ca­ta­lu­ña y Es­pa­ña. Ca­ta­lu­ña es un con­glo­me­ra­do, no es so­lo la que go­bier­na en la Ge­ne­ra­li­dad. Ade­más, hay otros ac­to­res im­pli­ca­dos en es­ta his­to­ria, co­mo la Unión Eu­ro­pea y los mer­ca­dos. Ha­blan del diá­lo­go. Yo no veo que na­die pon­ga de su par­te pa­ra que es­te diá­lo­go sea po­si­ble. Pa­re­ce que se cum­ple la má­xi­ma cuan­to peor, me­jor.

Ⓟ ¿ Si le pro­pu­sie­ran a us­ted jun­tar las par­tes pa­ra el diá­lo­go?

Yo no soy me­dia­dor, soy voz y par­te, co­mo cual­quier ser hu­mano. No es­toy por en­ci­ma de nin­guno ni ten­go la ca­pa­ci­dad ni la vo­lun­tad de ha­cer­lo. Es co­mo la má­xi­ma de Grou­cho Marx: “No me ha­ría nun­ca socio de un club don­de me ad­mi­tie­ran co­mo miem­bro”.

Se­rrat a me­nu­do se va por las ra­mas cuan­do ha­bla. “Me en­ro­llo mu­cho. Ten­drá us­ted que ha­cer lim­pie­za de to­do es­to que di­je”, y co­mien­za a des­pe­dir­se pa­ra asis­tir a un fu­ne­ral y pa­ra lue­go sa­car a pa­sear a su perro, Sá­ba­to. Tam­bién emer­ge su rol más re­cien­te y más des­co­no­ci­do: el de abue­lo: “Aho­ra ven unas co­sas… se­ño­res ma­yo­res dis­fra­za­dos que les can­tan can­cio­nes”. Mi­de sus pa­la­bras, en es­te y en to­dos los ám­bi­tos, y no por eso es me­nos sin­ce­ro: “Si hablar mal de al­guien se con­si­de­ra men­tir a pro­pó­si­to, no lo ha­ré nun­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.