El nuevo lu­jo

Ya no se tra­ta de os­ten­ta­ción ni de gas­tos exor­bi­tan­tes: hoy la ri­que­za es de tiem­po, y el dis­fru­te, de ex­pe­rien­cias. Y en el ru­bro del con­su­mo, quie­nes me­jor lo en­ten­die­ron fue­ron los ho­te­les, que hi­cie­ron de los de­ta­lles su pun­to de dis­tin­ción. Re­co­mend

La Nacion - Revista Club - - CLUB -

Va mu­cho más allá de las es­tre­llas es­gri­mi­das. Tres, cua­tro o has­ta cin­co pue­den equi­pa­rar­se con cier­tos ges­tos de aten­ción y cuidado. Es que aun­que el ho­tel ten­ga ins­ta­la­cio­nes sú­per lu­jo­sas, si al lle­nar la ba­ña­de­ra nos en­con­tra­mos con que al la­do hay unas ve­las y una se­lec­ción de li­bros pa­ra dis­fru­tar du­ran­te el ba­ño o si la ae­ro­lí­nea per­dió nues­tra va­li­ja y nos en­tre­gan un pi­ja­ma de cor­te­sía, es pro­ba­ble que aque­llos sean los da­tos que re­cor­de­mos y con­te­mos lue­go a nues­tra fa­mi­lia, ami­gos y co­no­ci­dos. No ha­ce fal­ta la os­ten­ta­ción; hoy el dis­fru­te es­tá en las ex­pe­rien­cias, y se va­lo­ra mu­cho más una aten­ción es­me­ra­da y per­so­na­li­za­da que la can­ti­dad de hi­los de las sá­ba­nas. El nuevo lu­jo es­tá en los de­ta­lles, y los ho­te­les han he­cho los de­be­res y to­ma­do no­ta. A con­ti­nua­ción, ges­tos que lle­van el ser­vi­cio de con­ser­je­ría a un nuevo ni­vel.

DE AR­TE Y AR­QUI­TEC­TU­RA

Co­mo de­cía­mos, in­clu­so los ho­te­les pe­que­ños pue­den des­ta­car­se con es­ta mo­da­li­dad. El Sa­cha Mis­tol Art Ho­tel, en Cór­do­ba, por ejem­plo, ha­ce de su ex­per­ti­se en ar­te su gran di­fe­ren­cial (ade­más de ser el pri­mer ho­tel bou­ti­que de la zo­na). Aun­que con so­lo ocho ha­bi­ta­cio­nes, cuen­ta tam­bién con una sa­la de ex­po­si­cio­nes y de­ja que el ar­te in­va­da to­dos los rin­co­nes. “Ca­da ha­bi­ta­ción con­ju­ga de una ma­ne­ra úni­ca el con­fort con las in­ter­ven­cio­nes rea­li­za­das por di­fe­ren­tes artistas”, des­cri­ben. Ubi­ca­do en una ca­so­na que da­ta de 1927 y que su­po ser re­si­den­cia del en­ton­ces gobernador de la pro­vin­cia, su es­ti­lo neo­clá­si­co –rup­tu­ris­ta pa­ra la épo­ca– con­vi­ve a la per­fec­ción con las dis­tin­tas obras, to­das a la ven­ta ex­cep­tuan­do los mu­ra­les, y has­ta po­si­bles de com­prar­se on­li­ne. Asi­mis­mo, a su desa­yuno bu­fet, pi­le­ta y jardín pri­va­do le su­man el bo­nus de un per­so­nal en­ten­di­do en ar­te, ca­paz de ase­so­rar sobre las mues­tras en el ho­tel y en la ciu­dad, así co­mo en ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das.

Tam­bién en un mar­co de ar­qui­tec­tu­ra im­po­nen­te, el Ho­tel del Cas­co, pre­ci­sa­men­te en el cas­co histórico de San Isi­dro, cui­da que sus 12 ha­bi­ta­cio­nes y es­pa­cios co­mu­nes es­tén de­co­ra­dos a fin de man­te­ner el es­ti­lo de es­te an­ti­guo y es­plén­di­do pa­laz­zo de fi­nes del si­glo XIX, con pro­por­cio­nes ori­gi­na­les, mue­bles an­ti­guos va­lio­sos y ara­ñas de cris­tal. A es­to le su­ma pe­que­ños de­ta­lles en­can­ta­do­res co­mo flo­res na­tu­ra­les por do­quier, aten­ción per­so­na­li­za­da en ca­da eta­pa de la es­ta­día te­nien­do en cuen­ta los gus­tos de ca­da hués­ped y has­ta una cas­ca­da en el jardín, ubi­ca­do en el cen­tro de la pro­pie­dad e ideal pa­ra sen­tar­se a leer un li­bro ele­gi­do en la bi­blio­te­ca y sa­lón de lec­tu­ra del ho­tel, o sim­ple­men­te res­pi­rar paz y tran­qui­li­dad.

CUIDADO COM­PLE­TO

Cuan­do los ho­te­les cuen­tan con ser­vi­cio es­pe­cial de spa, en tan­to, la pre­mi­sa de la ex­pe­rien­cia se vuel­ve aún más per­so­na­li­za­da y en­fo­ca­da ha­cia el bie­nes­tar. Es lo que su­ce­de en Spa Ho­tel La Ré­ser­ve, en Co­lo­nia del Sa­cra­men­to, Uru­guay, don­de aque­llos que de­ci­dan cui­dar­se van a te­ner va­rios ali­cien­tes pa­ra ha­cer­lo. Por ca­so, un diag­nós­ti­co de piel sin car­go y, pa­ra los in­tere­sa­dos en el Plan Light, mues­tras de pro­duc­tos Ger­mai­ne de Ca­puc­ci­ni per­so­na­li­za­das se­gún la ne­ce­si­dad del hués­ped. “Ade­más, la co­ci­na all in­clu­si­ve diet gour­met in­clui­da en el plan se ofre­ce en un res­tau­ran­te ex­clu­si­vo y se ade­cúa a ca­da hués­ped des­de el pri­mer día pre­via en­tre­vis­ta con una nu­tri­cio­nis­ta ma­tri­cu­la­da”, apun­tan des­de el ho­tel. Tam­bién, cier­tos tra­ta­mien­tos de spa ofre­cen una aten­ción al con­cluir, co­mo el Tra­ta­mien­to De­lu­xe Cho­co­la­te, que mi­ma con tal go­lo­si­na.

Y co­mo el bie­nes­tar no so­lo es fí­si­co, el ho­tel tam­bién pro­po­ne atar­de­ce­res de fin de se­ma­na con vis­ta al río y jun­to con un pia­nis­ta que in­ci­ta al ka­rao­ke y que sue­le te­ner mu­cho éxi­to en­tre los hués­pe­des. O, pa­ra los me­nos his­trió­ni­cos, una bi­blio­te­ca con el mis­mo pai­sa­je idí­li­co pro­po­ne ver caer el sol acom­pa­ña­do de un buen li­bro. “Ade­más, con­ta­mos con un es­pa­cio de luz na­tu­ral don­de las me­sas tie­nen li­bros pa­ra uso y dis­fru­te de los vi­si­tan­tes”, agre­gan.

Pe­ro si­guien­do la lí­nea del cuidado per­so­nal, en Del­ta Eco Spa el pe­di­lu­vio, un cir­cui­to al ai­re li­bre de pie­dras re­don­dea­das en su le­cho y agua fría que cir­cu­la a la al­tu­ra de los to­bi­llos, pue­de ha­cer la di­fe­ren­cia. Es que se tra­ta de un au­to­ma­sa­je re­fle­xo­ló­gi­co de pies que es­ti­mu­la la circulación. En cuan­to al en­torno na­tu­ral, ade­más de la be­lle­za agres­te del Del­ta, el ho­tel su­ma una la­gu­na ar­ti­fi­cial con plantas acuá­ti­cas y ne­nú­fa­res, cu­yas flo­res ro­sa­das y blan­cas en­ga­la­nan el ve­rano y lo vuel­ven un si­tio idó­neo pa­ra la con­tem­pla­ción y el des­can­so. Aun­que si es de­ma­sia­do re­lax, otro detalle de es­te alo­ja-

mien­to es su sa­la de jue­gos con dos pis­tas de bow­ling, PlayS­ta­tion con pan­ta­lla gi­gan­te, me­sas de pool, ping pong, me­te­gol, ti­ro al blan­co y sa­po. Y la di­ver­sión se com­ple­ta con un mi­ni­golf de 9 ho­yos en el ex­te­rior. Lo que se di­ce una pro­pues­ta pa­ra to­dos los gus­tos (y eda­des).

DE AMOR Y DE AC­CIÓN

Den­tro de los pa­rá­me­tros del nuevo lu­jo, hay uno que sen­ten­cia que sun­tuo­si­dad es que al­guien pien­se por no­so­tros. Así su­ce­de, por ejem­plo, en el Ra­dis­son Co­lo­nia Ho­tel & Ca­sino, don­de un co­la­bo­ra­dor es­tá siem­pre pa­ra re­fe­ren­cia de un de­ter­mi­na­do hués­ped y, cuan­do pa­sa ca­si im­per­cep­ti­ble­men­te por la tar­de a ten­der la ca­ma, cam­biar las toa­llas, or­de­nar el ba­ño, de­jar cho­co­la­tes y una car­ti­lla con el es­ta­do del tiem­po los si­guien­tes días (a fin de pro­gra­mar me­jor la vi­si­ta), asi­mis­mo de­ja su tar­je­ta per­so­nal pa­ra cual­quier fu­tu­ra con­sul­ta.

Y quie­nes tam­bién lo en­ten­die­ron muy bien son los due­ños de La Be­ca­si­na Del­ta Lod­ge, que en las no­ches fres­cas de río mi­man a sus hués­pe­des con bol­sas de agua ca­lien­te den­tro de la ca­ma. Po­cos pla­ce­res tan cer­ca­nos a la ni­ñez y el cuidado ma­terno, en per­fec­ta sin­to­nía con es­ta pro­pues­ta de 15 bun­ga­lows in­ser­tos en un am­bien­te de to­tal des­co­ne­xión de la ru­ti­na, los rui­dos, la po­lu­ción y las obli­ga­cio­nes. Es que, más allá de es­te ges­to, el mar­co de na­tu­ra­le­za en es­ta­do se­mi­sal­va­je per­mi­te rea­li­zar pa­seos y ex­cur­sio­nes ha­cia el in­te­rior de la is­la y uso de pe­dal boats y ka­yaks, ade­más de otros dis­fru­tes de in­te­rior co­mo ma­sa­jes, happy hour con tra­gos li­bres y una ta­bla de pi­ca­das an­tes de ca­da al­muer­zo y ce­na.

Tam­bién en plan de ac­ti­vi­da­des out­doors, el ho­tel Los Cau­que­nes Re­sort + Spa + Ex­pe­rien­ces, en Us­huaia, ofre­ce ex­cur­sio­nes ex­clu­si­vas en su em­bar­ca­ción pro­pia pa­ra 16 pa­sa­je­ros. “Se pi­de mu­cho, y los hués­pe­des se que­dan fas­ci­na­dos”, apun­tan des­de la em­pre­sa. Con di­fe­ren­tes op­cio­nes de na­ve­ga­ción, has­ta mar­zo ofre­cen una lla­ma­da “Pin­güi­ne­ra”, que re­co­rre el ca­nal Bea­gle y pro­po­ne avis­ta­je de aves co­mo pa­to va­por, cau­que­nes, ga­vio­tas co­ci­ne­ras y gri­ses y pa­lo­mas an­tár­ti­cas, an­tes de lle­gar al pla­to fuer­te: pre­ci­sa­men­te pin­güi­nos ma­ga­llá­ni­cos y has­ta en oca­sio­nes al­gu­nos pa­púa, un ras­go úni­co de la pro­vin­cia de Tie­rra del Fue­go.

Den­tro o fue­ra de las ins­ta­la­cio­nes, la vi­da de ho­tel es­tá pa­ra ser dis­fru­ta­da a pleno. Y, sobre to­do, pa­ra de­jar­se aga­sa­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.