NO­TA DE TA­PA

La Nacion - Revista Club - - CLUB -

Una vi­da puer­tas aden­tro

Mi­llo­nes de car­te­les y fel­pu­dos lo acre­di­tan: ho­me sweet ho­me. Po­cas sen­sa­cio­nes más gra­ti­fi­can­tes que las de lle­gar a ca­sa. De­jar los problemas afue­ra, re­la­jar­nos y po­ner­nos más có­mo­dos, todos pe­que­ños ri­tua­les que sim­bo­li­zan que estamos en nuestro lu­gar en el mundo, nuestro re­fu­gio y gua­ri­da.

Con la lle­ga­da del oto­ño y los pri­me­ros fres­cos, es­tas an­sias de dis­fru­tar la ca­sa se in­cre­men­tan ex­po­nen­cial­men­te. El me­jor pro­gra­ma es que­dar­se puer­tas aden­tro ro­dea­dos de cá­li­das man­tas y va­rios ca­fés, y na­da sue­na me­jor que un si­llón mu­lli­do. Pe­ro los pro­gra­mas no se ago­tan en Net­flix y po­cho­clo. Que­dar­nos en ca­sa pue­de sig­ni­fi­car un enor­me universo de pro­yec­tos. A con­ti­nua­ción, al­gu­nas pro­pues­tas pa­ra re­ci­bir la nue­va tem­po­ra­da de bra­zos abier­tos (y en pan­tu­flas).

LA CO­MI­DA CO­MO PUN­TO DE REUNIÓN

Aun­que a prio­ri pa­re­cie­ra que es un gus­to que tien­de a lo so­li­ta­rio, la vi­da puer­tas aden­tro no tiene por qué ser­lo. De hecho, un gran plan pa­ra dis­fru­tar­la es in­vi­tar ami­gos o fa­mi­lia a co­mer. Tal vez las tar­de­ci­tas o no­ches de ve­rano nos ha­yan in­ci­ta­do siempre a ir en bus­ca de una ve­re­da o te­rra­za cá­li­da, pe­ro es­tos días más fres­cos son idea­les pa­ra des­em­pol­var las ollas y vol­ver a acer­car­se al horno. Y asi­mis­mo pa­ra traer a co­la­ción aque­lla re­ce­ta que de­ja­mos apar­ta­da ha­ce un tiem­po (o al me­nos de la que nos hicimos una no­ta men­tal) pa­ra una oca­sión co­mo es­ta, con tiem­po, ga­nas e in­vi­ta­dos. Así, la tar­de de un sá­ba­do o do­min­go pue­de ser un gran mo­men­to pa­ra ir de ex­cur­sión al su­per­mer­ca­do y apro­vi­sio­nar­nos. Lue­go, unas ve­las, bue­na música y hasta al­gu­nas flo­res pue­den ter­mi­nar de crear el cli­ma. Por­que más lin­do que re­ci­bir es dar, y por en­de, aga­sa­jar.

Pe­ro in­clu­so si lo nuestro no es la co­ci­na, no ha­ce fal­ta mu­dar de lu­gar de reunión. En el am­plio me­nú de be­ne­fi­cios de Club tam­bién re­sal­tan los de­li-

ve­ries y res­tau­ran­tes que ad­mi­ten ta­ke away, con op­cio­nes que van des­de las clá­si­cas em­pa­na­das, piz­zas o sus­hi hasta pla­tos más ela­bo­ra­dos, co­mo es­pe­cia­li­da­des de la co­ci­na in­dia, nor­te­ame­ri­ca­na o fran­ce­sa, pi­ca­das, ham­bur­gue­sas o sa­bo­res crio­llos, en­tre mu­chos otros. So­lo se­rá cues­tión de po­ner una lin­da me­sa.

EN PLAN DECO

El ho­gar pro­pio tam­bién es un buen es­pa­cio pa­ra po­ner en prác­ti­ca la crea­ti­vi­dad. Así, pue­de ser mo­men­to de dar rien­da suel­ta a esos pro­yec­tos de­co­ra­ti­vos es­ti­lo DIY (por las si­glas en in­glés de Do It Your­self) que siempre ad­mi­ra­mos, des­de cus­to­mi­zar un por­ta­rre­tra­tos o po­sa­va­sos hasta in­ter­ve­nir una có­mo­da o al­gún otro mue­ble más gran­de. Con la red so­cial Pin­te­rest co­mo inspiración, las op­cio­nes son in­fi­ni­tas, y las pro­vi­sio­nes sue­len re­sol­ver­se fá­cil, en li­bre­rías, ar­tís­ti­cas y hasta a ve­ces den­tro de la mis­ma ca­sa. In­ter­net es­tá pla­ga­da de tu­to­ria­les que con más o me­nos ma­ña, pue­den pro­veer a nuestro es­pa­cio de un nue­vo de­ta­lle o rin­cón que ad­mi­rar.

Asi­mis­mo, den­tro de es­tas re­co­men­da­cio­nes sue­le ha­ber apar­ta­dos de pro­yec­tos pa­ra ha­cer con chi­cos, idea­les pa­ra en­tre­te­ner­los le­jos de la TV, el ce­lu­lar y la compu­tado­ra, e in­cen­ti­var­les a la vez es­ta ve­ta ma­nual y crea­ti­va. Pa­ra inspiración bien con­cre­ta, bas­ta ver al­gu­nos ca­pí­tu­los del clá­si­co pro­gra­ma de Dis­ney, Art At­tack, que en po­cos mi­nu­tos en­se­ña­ba a ha­cer obras maes­tras.

Y nue­va­men­te, si lo ma­nual no es el es­pa­cio don­de más bri­lla­mos, a no des­co­ra­zo­nar­se. Los días en ca­sa tam­bién pue­den ser una in­vi­ta­ción a re­de­co­rar y sa­car en cla­ro qué ele­men­to que­rría­mos su­mar o mo­di­fi­car pa­ra op­ti­mi­zar, des­de al­fom­bras a si­llo­nes. Rea­co­mo­dar los mue­bles y darle nue­va vi­da a al­gún am­bien­te pue­de dar pie a una lis­ta con­cre­ta de com­pras en pos de seguir em­be­lle­cién­do­lo. Es que sa­ber a cien­cia cier­ta qué queremos pue­de ha­cer que nos lo en­con­tre­mos in­clu­so sin bus­car­lo.

A la vez, al­go si­mi­lar pue­de ha­cer­se den­tro de nues­tros pla­cards. En tiem­pos del au­ge del or­den y la or­ga­ni­za­ción en bus­ca de vi­vir más li­via­nos y en fo­co (co­mo lo in­di­ca el fu­ror por la gu­rú ja­po­ne­sa del ru­bro, Ma­rie Kon­do, y su li­bro, La ma­gia del or­den), de­di­car­nos a lim­piar y aco­mo­dar el guar­da­rro­pas pue­de brin­dar una idea mu­cho más es­pe­cí­fi­ca de qué te­ne­mos y qué nos ha­ce fal­ta. Esto ayu­da­rá a ge­ne­rar el fondo de ar­ma­rio ideal, aquel que nos re­suel­ve cual­quier atuen­do, cual­quie­ra la oca­sión.

Tal vez este fin de se­ma­na nues­tra me­jor sa­li­da sea en la pro­pia ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.