OCIÓLOGO EX­PER­TO

Nik, el observador

La Nacion - Revista Club - - CLUB -

Por si no que­dó cla­ro que es­ta­mos en la ofi­ci­na de Ga­tu­rro, de­ce­nas de pe­lu­ches, li­bros, cua­dros y mu­ñe­cos rei­nan en un am­bien­te pleno de re­pro­duc­cio­nes del ami­go fe­lino. Es­te mun­do es el de Nik, aquí es­tán su ta­ble­ro, su compu­tado­ra y sus li­bros. Al­gu­nos pi­sos más arri­ba es­tá su ho­gar, que com­par­te con su no­via, Pi­lar, y sus hi­jas, Mía, de 9, y Ema, de 6. “Al te­ner to­do en el mis­mo edi­fi­cio, apro­ve­cho más el tiem­po”, ex­pli­ca so­bre su gus­to por mo­ver­se a pie por el ba­rrio.

Co­mo buen his­to­rie­tis­ta, se man­tie­ne ac­tua­li­za­do en lo que a estrenos res­pec­ta. No se pier­de ni una pe­lí­cu­la ani­ma­da con sus hi­jas y se de­cla­ra fa­ná­ti­co del ci­ne en ge­ne­ral. “Me gus­tan las pe­lí­cu­las que se di­cen para chi­cos pe­ro que van para to­do el mun­do”, de­cla­ra. Otras ac­ti­vi­da­des pre­di­lec­tas con sus ni­ñas son los jue­gos de me­sa, los mu­seos y el tea­tro. Con Pi­lar, dis­fru­ta de la ri­ca co­mi­da, y el de­li­very es siem­pre un buen plan. Puer­tas afue­ra, la pa­re­ja sue­le com­par­tir re­ci­ta­les y sa­li­das con ami­gos, y, siem­pre que pue­den, or­ga­ni­zan al­gún via­je: “Me gus­tan las ciu­da­des don­de es­tá to­do con­cen­tra­do en un lu­gar y po­dés re­co­rrer­las ca­mi­nan­do, co­mo Nue­va York, Lon­dres o Bar­ce­lo­na”, cuen­ta.

“Dos de los fa­na­tis­mos de mi in­fan­cia que pu­de man­te­ner de gran­de son Ap­ple y Lego”, de­cla­ra es­te co­lec­cio­nis­ta que con­vi­ve con una To­rre Eif­fel, una ca­le­si­ta y un tren de los fa­mo­sos la­dri­lli­tos y para quien los ju­gue­tes no son co­sa de ni­ños. Cuen­ta, or­gu­llo­so, que tu­vo la pri­me­ra Mac y que am­bas mar­cas le des­pier­tan ad­mi­ra­ción por re­sur­gir tras es­tar pron­tas a que­brar a lo lar­go de su his­to­ria.

Por otra par­te, se de­cla­ra un apli­ca­do ca­mi­nan­te. “Me gus­ta ca­mi­nar mu­cho y ver lo que pa­sa en la ca­lle, la gen­te, los ne­go­cios”, di­ce so­bre su pre­di­lec­ción por mo­ver­se a pie. “Por suer­te pue­do mo­ver­me en un círcu­lo re­du­ci­do y evi­to reunio­nes cuan­do hay trá­fi­co. Pre­fie­ro apro­ve­char ese tiem­po para ir al gim­na­sio o ca­mi­nar una ho­ra to­dos los días, cuan­do ba­ja el sol”. No sa­le nun­ca sin un cua­derno y lá­pi­ces o mar­ca­do­res. “Voy ano­tan­do to­do lo que veo, lo que se me ocu­rre y las co­sas que van pa­san­do en la ca­lle, que es don­de es­tá la ac­ción”, com­ple­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.