VA­MOS AL CI­NE

De ob­se­sio­nes y se­cues­tros

La Nacion - Revista Club - - CLUB -

Por suer­te el ci­ne es fic­ción y po­de­mos dar­nos el lujo de su­frir un ra­ti­to en la bu­ta­ca sa­bien­do –en es­ta opor­tu­ni­dad– que las his­to­rias no fue­ron ins­pi­ra­das en he­chos reales. Aun­que la tra­ma de La ca­ba­ña, uno de los estrenos de es­ta se­ma­na, qui­zá se pa­rez­ca a al­gu­na his­to­ria sa­ca­da del noticiero: un pa­dre que su­fre el se­cues­tro y el vil ase­si­na­to de su hi­ja más pe­que­ña se­ría la no­ti­cia. Lo mis­mo su­ce­de en el amor o, me­jor di­cho, en la ob­se­sión des­con­tro­la­da de una ex que es­tá dis­pues­ta a to­do para vol­ver a enamo­rar a quien fue su ma­ri­do, aun­que su locura so­lo lo ale­je más, en Mío o de na­die. Y otra no­ti­cia fic­cio­na­da es la de la ban­da de se­cues­tra­do­res que quie­re pla­ta fá­cil y va tras la hi­ja ado­ra­da de un nar­co­tra­fi­can­te en La po­se­sión. Pe­ro es­ta ni­ña de dul­ce no tie­ne na­da y su in­te­rior re­sul­ta­rá de­mo­nía­co. Tres his­to­rias para desafiar nues­tra sen­si­bi­li­dad al ex­tre­mo y po­ner­nos a prue­ba.

1 ¡HU­YE!

Es­te es uno de los films de te­rror más es­pe­ra­dos por los fa­ná­ti­cos del gé­ne­ro es­te año. Ade­más, la pe­lí­cu­la que es­cri­bió y di­ri­gió Jor­dan Pee­le ya cuen­ta con el aval de los crí­ti­cos de Es­ta­dos Uni­dos, don­de ya se es­tre­nó es­te ve­rano. Cuen­ta la his­to­ria de una pa­re­ja in­ter­ra­cial que va a pa­sar un fin de se­ma­na a la ca­sa de los pa­dres de ella. Ro­se (Alli­son Wi­lliams) quie­re que Ch­ris (Da­niel Ka­luu­ya) co­noz­ca a sus pa­dres, Missy (Cat­he­ri­ne Kee­ner) y Dean (Brad­ley Whit­ford). Al prin­ci­pio, Ch­ris es­tá preo­cu­pa­do por­que Ro­se no les ha­bía di­cho que él era un hom­bre afro­ame­ri­cano, pe­ro al lle­gar al lu­gar se re­la­ja al re­ci­bir un tra­to muy com­pla­cien­te. Sin em­bar­go, es­te tra­to por de­más ama­ble co­mien­za a ha­cer­le rui­do. Él no­ta có­mo la gen­te de co­lor so­lo cu­bre el rol de em­plea­dos en el lu­gar, y es­to, su­ma­do a una se­rie de des­cu­bri­mien­tos in­quie­tan­tes, lo lle­va a co­no­cer una reali­dad que ja­más ha­bría ima­gi­na­do.

2 MÍO O DE NA­DIE

En los úl­ti­mos años, nos acos­tum­bra­mos a ver a Kat­he­ri­ne Heigl co­mo una ac­triz de co­me­dia. En pe­lí­cu­las co­mo 27 bo­das, La cru­da ver­dad y Li­ge­ra­men­te em­ba­ra­za­da, en­tre otras, nos di­vir­tió con sus per­so­na­jes de­li­ran­tes. Sin em­bar­go, en es­te film de De­ni­se Di No­vi, de­ja de la­do la co­me­dia para con­ver­tir­se en una ex des­pe­cha­da, ob­se­sio­na­da y al bor­de de la locura.

Tes­sa Con­no­ver, su per­so­na­je, ape­nas es­tá co­men­zan­do a li­diar con la idea de que su ma­tri­mo­nio “fe­liz” se aca­bó, cuan­do su ex­ma­ri­do, David (Geoff Stults), le anun­cia su com­pro­mi­so con Ju­lia Banks (Ro­sa­rio Daw­son). Para col­mo de ma­les, él se va a vi­vir con Ju­lia a una ca­sa en la que al­gu­na vez con­vi­vió con Tes­sa. Y, co­mo si fue­ra po­co, es­ta nue­va pa­re­ja se lle­va muy bien con la hi­ja del an­te­rior ma­tri­mo­nio, Lily. Ju­lia pien­sa que aho­ra tie­ne una fa­mi­lia con la que po­drá de­jar atrás su os­cu­ro pa­sa­do..., pe­ro los ce­los y la en­vi­dia de Tes­sa se des­bor­da­rán has­ta con­ver­tir su sue­ño en su peor pe­sa­di­lla.

3 LA PO­SE­SIÓN

El te­rror de Su­dá­fri­ca lle­ga a las pan­ta­llas lo­ca­les. El film de Alas­tair Orr re­la­ta có­mo un gru­po de de­lin­cuen­tes pre­ten­de ha­cer pla­ta rá­pi­do se­cues­tran­do a la hi­ja de un im­por­tan­te y po­de­ro­so tra­fi­can­te de dia­man­tes. Sin em­bar­go, lue­go de to­mar­la co­mo rehén para pe­dir la re­com­pen­sa, es­te gru­po de cri­mi­na­les des­cu­bre que la “ado­ra­da prin­ce­sa de pa­pá” no era lo que pen­sa­ban. Es­ta chi­ca es­con­de al­go ma­ca­bro por den­tro: es­tá po­seí­da por un de­mo­nio que aho­ra quie­re ven­gar­se de los mal­he­cho­res. Un film lleno de efec­tos es­pe­cia­les, sus­pen­so y mu­cha san­gre. En­tre los ac­to­res, se des­ta­can Carlyn Bur­chell, Gus­tav Ger­de­ner, Zino Ven­tu­ra y Shar­ni Vin­son.

Mío o de na­die Cuan­do el amor se tor­na ob­se­sión, to­dos co­rren pe­li­gro

La po­se­sión De­be­rían ha­ber pres­ta­do más aten­ción a la víc­ti­ma.

¡Hu­ye! Co­no­cer a los sue­gros no se­rá una ta­rea fá­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.