LAR­GA VI­DA AL JAZZ

De un tiem­po a es­ta par­te, el gé­ne­ro pa­re­ce es­tar más vi­vo que nun­ca. Shows, clu­bes por do­quier y pro­gra­mas de TV y ra­dio se mul­ti­pli­can al com­pás de una au­dien­cia que cre­ce a pa­sos agi­gan­ta­dos. Coor­de­na­das de un fe­nó­meno pleno de ele­gan­cia y ta­len­to.

La Nacion - Revista Club - - NOTA DE TAPA -

Es el sue­ño in­ape­la­ble de Se­bas­tian, el per­so­na­je que Ryan Gos­ling in­ter­pre­ta en la multipremiada La La Land. Pia­nis­ta ta­len­to­so y har­to de to­car me­lo­días cur­sis, am­bi­cio­na abrir su pro­pio club de jazz, el gé­ne­ro del que es­tá enamo­ra­do y en el que real­men­te se lu­ce. Pe­ro en la Los Án­ge­les en la que vi­ve no pa­re­ce ha­ber lu­gar para un ne­go­cio así –y sí, en cam­bio, para in­te­grar una boy band bien co­mer­cial–. A me­di­da que la tra­ma avan­za, sin em­bar­go, su sue­ño se­gui­rá la­tien­do con fuer­za y lo obli­ga­rá a pa­rar­se fren­te a la dis­yun­ti­va de que­dar­se en lo se­gu­ro y ren­ta­ble o arries­gar­se y de­fen­der aque­llo que lo conmueve.

Sin in­ten­ción de arrui­nar­le el fi­nal a na­die, po­dría­mos de­cir que la Bue­nos Ai­res de es­tos días se­ría de gran agra­do para Se­bas­tian. Es que, des­de ha­ce unos años, la ciu­dad bu­lle de pro­pues­tas don­de es­cu­char buen jazz, des­de clu­bes ad hoc has­ta re­ci­ta­les de gran­des fi­gu­ras del gé­ne­ro que vi­si­tan el país (y otros tan­tos lo­ca­les), pa­san­do por pro­gra­mas de TV y ra­dio. Las op­cio­nes son ca­da vez más am­plias, y cre­cen a la par de un pú­bli­co que se de­ja se­du­cir por la gra­cia de es­ta mú­si­ca, en cu­yos acor­des es po­si­ble via­jar a dé­ca­das do­ra­das y a una ele­gan­cia atem­po­ral.

EN PLENO FLORECIMIENTO

Cuan­do Eduar­do Can­zo­bre creó el pro­gra­ma Jazz Blue, to­do el ar­se­nal con el que con­ta­ba eran sus pro­pios dis­cos y su amor por el gé­ne­ro. Des­de ese lu­gar y con la voz del lo­cu­tor Gabriel Ga­lar co­mo pre­sen­ta­ción, ges­tó un es­pa­cio en el que in­clu­so aque­llos no co­no­ce­do­res del te­ma po­dían sen­tir­se a gus­to los do­min­gos por la no­che (de 20 a 22 hs. en FM Blue, 100.7). De eso ha­ce ya 10 años, y el pro­gra­ma no so­lo es un es­pa­cio ca­si de cul­to, sino que tam­bién es uno de los gran­des pio­ne­ros que se enor­gu­lle­cen y ale­gran con es­te cre­ci­mien­to. “Hoy, por suer­te, la mú­si­ca es muy ac­ce­si­ble, pue­do man­dar­le un mail a un mú­si­co y que me en­víe su dis­co para po­ner al ai­re. Cuan­do arran­qué era so­lo yo y mis dis­cos...”, re­cuer­da.

Para Can­zo­bre, el hi­to po­dría mar­car­se ha­ce unos tres años. Des­de en­ton­ces flo­re­cie­ron los clu­bes (in­clu­so abrió re­cien­te­men­te uno en Pi­lar, Re­gio) y se am­plió la ofer­ta de re­ci­ta­les del gé­ne­ro, al tiem­po que los más jó­ve­nes em­pe­za- ron a acer­car­se y de­mos­trar in­te­rés. Y a la vez, los mú­si­cos lo­ca­les co­men­za­ron a en­con­trar más lu­ga­res don­de ex­po­ner su ar­te y, por en­de, abrir­se a la po­si­bi­li­dad de una ca­rre­ra. “Eran muy ce­rra­dos, por­que vi­vían so­lo de dar cla­ses y ha­cer una gi­ra les cos­ta­ba; te­nían que de­jar su tra­ba­jo co­ti­diano y per­dían di­ne­ro”, apun­ta el es­pe­cia­lis­ta. Hoy, ade­más de to­car se­gui­do en el cir­cui­to por­te­ño y ar­gen­tino, exis­ten ca­sos que tras­pa­san fron­te­ras, co­mo el sex­te­to Es­ca­lan­drum, que ha­ce gi­ras por el mun­do y es­tu­vo a prin­ci­pio de mes en el Ca­pe Town Jazz Fes­ti­val, en Su­dá­fri­ca, o el trom­pe­tis­ta Ma­riano Loiá­cono, quien se pre­sen­tó en el ve­rano en Ita­lia y Es­pa­ña, en­tre va­rios otros. “Hay una gran can­ti­dad de mú­si­cos ar­gen­ti­nos de gran ca­li­dad, que sa­can dis­cos in­de­pen­dien­tes, por­que aún no lle­gan a la aten­ción de las gran­des com­pa­ñías. Pe­ro tie­nen enor­me pro­yec­ción, y si tu­vie­sen pa­sa­por­te ame­ri­cano o eu­ro­peo ya se­rían gran­des es­tre­llas”, opi­na Can­zo­bre.

PO­BLAN­DO LA GRI­LLA

En un gé­ne­ro con tan­tos años y ex­po­nen­tes, em­pe­ro, la me­jor for­ma de ir abrien­do el pú­bli­co es a tra­vés de lo más clá­si­co y fá­cil para el oí­do. Así, la pro­gra­ma­ción de Jazz Blue ha­ce hin­ca­pié en gran­des con­sa­gra­dos co­mo Mi­les Da­vis o Char­lie Par­ker, pe­ro a la vez los uti­li­za co­mo vía de en­tra­da a au­to­res más re­cien­tes. En ese mix na­ve­ga el éxi­to, que ha­ce que per­so­nas de en­tre 25 y 60 años se de­jen enamo­rar un po­co más ca­da do­min­go.

Si­mi­lar ini­cia­ti­va de cau­ti­var so­bre to­do al pú­bli­co no tan ex­per­to tie­ne el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal Bue­nos Ai­res Jazz, que es­te año cum­ple 9 años y se rea­li­za­rá del 22 al 27 de no­viem­bre. “El pro­gra­ma es am­plio, va des­de el jazz más tra­di­cio­nal has­ta lo ex­pe­ri­men­tal y lo mo­derno, con ar­tis­tas up and co­ming y le­yen­das na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Y ade­más de los nu­me­ro­sos con­cier­tos, se rea­li­zan pre­sen­ta­cio­nes de dis­cos y ho­me­na­jes a gran­des íco­nos”, re­la­tan des­de la or­ga­ni­za­ción.

La ce­le­bra­ción se rea­li­za en dis­tin­tas se­des de la ciu­dad, co­mo el Cen­tro Cul­tu­ral Re­co­le­ta (don­de se ofre­cen pre­sen­ta­cio­nes en for­ma­to acús­ti­co), la Usi­na del Ar­te, el tea­tro Pre­si­den­te Al­vear y clu­bes co­mo La Tras­tien­da, Ca­fé Vi­ni­lo y The­lo­nius, en­tre otros. Ade­más, en la úl­ti­ma edi­ción se mon­tó un es­ce­na­rio al ai­re libre

en ave­ni­da Del Li­ber­ta­dor y Agüe­ro que con­tó con gran con­vo­ca­to­ria.

Más allá de las pre­sen­ta­cio­nes, en­tre las que se des­ta­can los cru­ces, don­de el pú­bli­co es tes­ti­go y juez del diá­lo­go mu­si­cal en­tre lo­ca­les e in­vi­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, y las jam ses­sions, el fes­ti­val se des­ta­ca por su sec­ción El Au­la. Aquí la idea es re­for­zar la im­pron­ta pe­da­gó­gi­ca con works­hops, clí­ni­cas y ta­lle­res de en­sam­ble dic­ta­dos por tres gran­des re­fe­ren­tes del jazz lo­cal: Juan Cruz de Ur­qui­za, el ya men­cio­na­do Ma­riano Loiá­cono y Je­ró­ni­mo Car­mo­na.

Des­de la pan­ta­lla de la TV, en tan­to, tam­bién hay es­pa­cio para es­te gé­ne­ro. Así lo de­mues­tra Jaz­zo­lo­gía, en el Ca­nal de la Ciu­dad, que tras­la­dó a es­te uni­ver­so el clá­si­co ci­clo del Cen­tro Cul­tu­ral San Mar­tín, que ya lle­va 33 años coor­di­na­do por Car­los In­zi­llo “en bus­ca de di­fun­dir el jazz en to­das sus for­mas”. Pre­ci­sa­men­te, en él la idea es dis­fru­tar del me­jor jazz sin dis­tin­ción de épo­cas o ar­tis­tas, des­de lo más mains­tream has­ta la ver­sión la­ti­na, pa­san­do por la pa­ta Nue­va Or­leans o di­xie­land, en­tre mu- chas otras. Tam­bién se pue­de dis­fru­tar los do­min­gos (pa­re­ce ser un día muy pro­pi­cio para el gé­ne­ro), a las 22:30 hs.

UNA NUE­VA FOR­MA DE SA­LI­DA

A los clu­bes, fi­nal­men­te, se les de­be tam­bién la ju­ven­tud del nue­vo pú­bli­co. Ex­po­nen­tes co­mo The­lo­nious, No­to­rious, Vi­ra­so­ro (los más clá­si­cos), Be­bop, Bo­ris o Monk (los más nue­vos) no so­lo ofre­cen lu­ga­res agra­da­bles y bien am­bien­ta­dos don­de es­cu­char un enor­me re­gis­tro de ban­das, sino que tam­bién su­man bue­na gas­tro­no­mía y coc­te­le­ría, lo que ha­ce a una per­fec­ta sa­li­da con ami­gos o en pa­re­ja. “Cuan­do ve­ni­mos con mi ma­ri­do a Bue­nos Ai­res, siem­pre nos ha­ce­mos un es­pa­cio para pa­sar al­gu­na no­che por No­to­rious o The­lo­nious. Es el pro­gra­ma ideal para es­cu­char y co­no­cer bue­na mú­si­ca, y, a la vez, po­der char­lar y dis­ten­der­te con tu pa­re­ja. Oja­lá hu­bie­ra más op­cio­nes así en Paraná”, ilus­tra Ro­sa­rio Ce­pe­da, una en­tre­rria­na en vías de con­ver­tir­se en una co­no­ce­do­ra del ru­bro.

La va­rie­dad de ci­clos y ar­tis­tas, ade­más, ha­ce que exis­tan va­rian­tes to­dos los días de la se­ma­na. “So­lo fal­ta­rían los happy hours a las 7 de la tar­de, co­mo pu­de dis­fru­tar en Pa­rís, en el club Duc des Lom­bards. Pe­ro aun­que te­nía ese ali­cien­te, po­dría de­cir que nues­tro Be­bop es mu­cho más lin­do y lu­ci­do”, sen­ten­cia Can­zo­bre, la men­te de­trás de Jazz Blue. Apre­cian­do su vi­sión de éxi­to pio­ne­ra en el te­ma, bien valdría la pe­na ha­cer­le ca­so y su­mar tam­bién es­ta ini­cia­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.