VA­MOS AL TEA­TRO

Su­ma­te a la fies­ta

La Nacion - Revista Club - - CLUB -

Sen­tar­se en la bu­ta­ca a dis­fru­tar. Ir al tea­tro a di­ver­tir­se y a es­cu­char una his­to­ria in­creí­ble, que nos ha­ce reír y, al mis­mo tiem­po, re­fle­xio­nar. Siem­pre acom­pa­ña­da de mú­si­ca, con me­lo­días que pue­den ir des­de las con­gas cu­ba­nas has­ta la cum­bia mar­gi­nal o el so­ni­do de un bar­co en el puer­to. El tea­tro nos in­clu­ye a to­dos, pe­ro tam­bién in­clu­ye nues­tros sen­ti­dos y emo­cio­nes. Por es­tos días, cua­tro obras lo de­mues­tran bien.

1 LA CON­GA DEL BUEN SU­FRIR

Una fies­ta ines­pe­ra­da que tie­ne el su­fri­mien­to de dis­tin­tos per­so­na­jes co­mo pro­ta­go­nis­ta. Dis­tin­tas personas ves­ti­das de ga­la apa­ren­tan es­tar bien. De fon­do sue­na mú­si­ca en vi­vo; en el piano, Gus­ta­vo Bra­ga, y en las con­gas, Dino Díaz; y con ca­da can­ción co­mien­za una ca­tar­sis. Al me­jor es­ti­lo ca­fé con­cert, en­tre me­si­tas y luces ba­jas, la fies­ta se pre­sen­ta un po­co su­rrea­lis­ta.

Los mo­nó­lo­gos du­ran diez mi­nu­tos ca­da uno, y en­tre ellos es­tá el fa­ná­ti­co del rock, que tras un po­go en un re­ci­tal ter­mi­nó in­ter­na­do y se des­per­tó con el es­pí­ri­tu de Amy Wi­nehou­se en el cuer­po. Tam­bién apa­re­ce una mu­jer ele­gan­te que es­pe­ra ser invitada a un ca­sa­mien­to, y un plo­me­ro en­gra­sa­do que vi­vi­rá una tre­men­da trans­for­ma­ción en una dio­sa en ple­na es­ce­na. Y asi­mis­mo ha­brá lu­gar pa­ra el más de­li­ran­te mo­nó­lo­go de un ja­po­nés y su mu­ñe­ca. El show, di­ri­gi­do en­tre to­dos con la su­per­vi­sión de Eduar­do Misch, se pue­de ver to­dos los miér­co­les a las 21 hs., en Ma­rio Bra­vo 960.

2 LA IS­LA DE­SIER­TA

To­dos los sá­ba­dos de ma­yo se po­drá ver La is­la de­sier­ta en Ciu­dad Cul­tu­ral Ko­nex. La pie­za es­tá pro­du­ci­da por Grupo Oj­cu­ro, una com­pa­ñía con­for­ma­da por ac­to­res no vi­den­tes y vi­den­tes, que rea­li­za la obra to­tal­men­te a os­cu­ras. Des­de la bu­ta­ca, el es­pec­ta­dor vo­la­rá con la ima­gi­na­ción. Pri­me­ro es­ta­rá sen­ta­do en una tí­pi­ca ofi­ci­na con­ta­ble, con un am­bien­te muy dis­ci­pli­na­do gra­cias a un je­fe au­to­ri­ta­rio que man­tie­ne el or­den. Sin em­bar­go, es­te lu­gar es­tá fren­te al puer­to, des­de don­de lle­gan los sonidos de los bu­ques, al­go que a don Ma­nuel –el em­plea­do más an­ti­guo– lo ha­ce pro­tes­tar to­do el tiem­po. Es­to no le gus­ta al je­fe, que va en bus­ca del di­rec­tor ge­ne­ral de la em­pre­sa. Es­ta au­sen­cia es apro­ve­cha­da por un em­plea­do, quien a par­tir del so­ni­do de los bu­ques re­la­ta las aven­tu­ras fan­tás­ti­cas que ha vi­vi­do co­mo ma­ri­ne­ro y así lle­va a sus com­pa­ñe­ros a so­ñar con otra vida y a bus­car la is­la de­sier­ta.

La obra, es­cri­ta por el gran Ro­ber­to Arlt, fue la pri­me­ra que to­mó el tea­tro cie­go pa­ra con­ver­tir­la en una ex­pe­rien­cia tea­tral úni­ca, co­mo sus tex­tos.

3 ME­NEA PA­RA MÍ

“La cum­bia es la mú­si­ca de los po­bres”, di­cen los per­so­na­jes de la obra Me­nea pa­ra mí, que se pue­de ver los do­min­gos a las 21 hs. en el tea­tro El Ex­tran­je­ro. En la pie­za se cuen­ta la his­to­ria de Ma­xi, un pi­be al que le to­có en suer­te na­cer en un barrio mar­gi­nal. Va­rios epi­so­dios de la vida de es­te chi­co se re­la­tan en­tre mú­si­ca, cum­bia, y bai­les, siem­pre en la mis­ma es­qui­na de ese barrio que pa­re­ce ha­ber que­da­do ol­vi­da­do. Ade­más, se cuen­ta su his­to­ria de amor con Pao­la, así co­mo la del en­torno de amigos y de sus fa­mi­lias. Son re­la­tos de vida en los que el al­cohol, los abu­sos se­xua­les, los gol­pes y el pa­co es­tán muy pre­sen­tes. La obra, de la au­to­ra Ma­ria­na Cum­bi Bus­tin­za, es fuer­te, de mu­cho rea­lis­mo, pe­ro di­vier­te tan­to co­mo con­mue­ve. Son he­chos que Bus­tin­za vi­vió en pri­me­ra per­so­na y aho­ra qui­so lle­var a los es­ce­na­rios, con­vir­tien­do las pe­leas en bai­les. Un men­sa­je es­pe­ran­za­dor pa­ra la vida de tan­tos jó­ve­nes.

La con­ga del buen sufr mo­nó­lo­gos de­li­ran­te­me in­tere­san­tes

"La is­la de­sier­ta" Una obra pa­ra ver con to­dos los sen­ti­dos.

"Me­nea pa­ra mí" Cum­bia pa­ra en­ten­der reali­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.