NO­TA DE TA­PA

Bus­cá el fac­tor sor­pre­sa

La Nacion - Revista Club - - CLUB -

¿Por fin te ani­mas­te y la in­vi­tas­te a sa­lir? ¿Es­tás abu­rri­do de las clá­si­cas ci­tas con tu mu­jer? ¿Él siem­pre te pro­po­ne el mis­mo pro­gra­ma? ¿En tu grupo de amigos ca­da fin de se­ma­na es igual que el an­te­rior? Por des­gra­cia, la ru­ti­na has­ta en los pla­nes pa­ra di­ver­tir­se pue­de ter­mi­nar te­nien­do el efec­to con­tra­rio. Pe­ro a no preo­cu­par­se, so­lo es cues­tión de po­ner la crea­ti­vi­dad en jue­go y apro­ve­char al­gu­na de las otras y tan­tas op­cio­nes que la ciu­dad tie­ne pa­ra ofre­cer. Y es que los mo­men­tos in­creí­bles sue­len es­pe­rar del otro la­do de la zo­na de con­fort. A con­ti­nua­ción, pla­nes pa­ra re­no­var la ca­pa­ci­dad de asom­bro.

1 CO­MO EN UN CEN­TRO DE SKI

Aún fal­ta más de un mes pa­ra las va­ca­cio­nes de in­vierno, pe­ro ya es po­si­ble co­men­zar a prac­ti­car los deportes de nie­ve. En ple­na ciu­dad, Dr­yS­now brin­da la po­si­bi­li­dad de ex­pe­ri­men­tar ski y snow­board en una pis­ta de nie­ve se­ca. “Nues­tro ob­je­ti­vo es el en­tre­na­mien­to y la en­se­ñan­za de es­tos deportes a lo lar­go del año”, apun­tan des­de la com­pa­ñía. Y así, crea­ron en el club GEBA una es­truc­tu­ra con una pen­dien­te de unos 15° y 4 me­tros de al­to en su pun­to más ele­va­do. Con otros 30 de lar­go y 10 de an­cho, es­tá he­cha de un ma­te­rial que pro­vee un des­li­za­mien­to si­mi­lar a la nie­ve, con lo que ge­ne­ra una in­creí­ble sen­sa­ción de es­quiar a ape­nas me­tros del tráfico ci­ta­dino.

Da­do que po­see dos sa­li­das dis­tin­tas (hay otra a los 3 me­tros de al­tu­ra), re­sul­ta un plan idó­neo tan­to pa­ra los más avan­za­dos co­mo pa­ra aque­llos que qui­sie­ran co­men­zar a ex­plo­rar es­te mun­do –y has­ta con­si­de­rar la nie­ve co­mo su pró­xi­mo des­tino de va­ca­cio­nes–. Se pue­den re­ser­var cla­ses con pro­fe­so­res o al­qui­lar 45 mi­nu­tos de pis­ta li­bre. Y en am­bos ca­sos, se pue­de es­quiar con equi­po pro­pio o al­qui­lar uno allí.

2 CON LOS OJOS CE­RRA­DOS

Sí, ir al tea­tro pue­de ser una sa­li­da más co­ti­dia­na y clá­si­ca, pe­ro ¿qué tal ir con los ojos ce­rra­dos? He aquí una ex­pe- rien­cia pa­ra mag­ni­fi­car to­dos los otros sen­ti­dos y des­cu­brir el mun­do y sus his­to­rias des­de otra pers­pec­ti­va. El Cen­tro Ar­gen­tino de Tea­tro Cie­go es el úni­co tea­tro en el mun­do don­de to­dos los es­pec­tácu­los son desa­rro­lla­dos en to­tal os­cu­ri­dad, y por es­tos días tie­ne 10 pro­pues­tas en car­tel. En­tre ellas, A ciegas gour­met, un show que com­bi­na una co­mi­da di­se­ña­da pa­ra ser de­gus­ta­da a os­cu­ras con una obra con mú­si­ca en vi­vo a car­go de una can­tan­te y un pia­nis­ta. O Luces, la re­vo­lu­ción, que cuen­ta la his­to­ria de amor de dos per­so­na­jes en los años que con­du­je­ron a la in­de­pen­den­cia pa­tria y per­mi­te ex­pe­ri­men­tar si­tua­cio­nes co­mo una ter­tu­lia tí­pi­ca de la épo­ca, la la­bor de las la­van­de­ras en el río o has­ta pre­sen­ciar un com­ba­te. Y has­ta los ni­ños pue­den te­ner su lu­gar con una obra co­mo Mi ami­ga, la os­cu­ri­dad, que re­la­ta la vida de las her­ma­nas Cla­ri­dad y Os­cu­ri­dad y, a tra­vés de ellas, va ini­cian­do a los chi­cos en las ma­ra­vi­llas del tea­tro en el que na­da se ve pe­ro to­do se sien­te.

3 MU­SEO DE PA­SIO­NES

Tal vez lo tu­yo no sea el ar­te y no ha­yas en­tra­do a un mu­seo des­de los días de co­le­gio. Pe­ro si sos fa­ná­ti­co del fút­bol y, más aún, te en­cua­drás en Ri­ver o en Bo­ca, te­ne­mos uno al que vas a que­rer ir. El Mu­seo de Ri­ver y el Mu­seo de la Pa­sión Bo­quen­se son dos íco­nos, y pre­sen­tan co­lec­cio­nes que van a ha­cer las de­li­cias de los hin­chas más fie­les. Ex­hi­bi­cio­nes multimedia, ban­cos de da­tos, me­mo­ra­bi­lia y los más lus­tro­sos tro­feos es­tán ex­hi­bi­dos en un es­pa­cio que ade­más tie­ne el gran en­can­to de es­tar ahí no­más, a pa­si­tos de la can­cha más ama­da. En am­bos ca­sos, la vi­si­ta pue­de in­cluir un “es­ta­dio tour”, un re­co­rri­do por la in­ti­mi­dad de es­tos tem­plos, que has­ta pue­de pro­veer la opor­tu­ni­dad de es­piar un en­tre­na­mien­to o cru­zar­se con al­gu­na fi­gu­ra del equi­po.

4 A PO­NER­SE LOS ZA­PA­TOS

De a dos o de a más, pe­ro siem­pre con los za­pa­tos co­rrec­tos: el bow­ling es un de­por­te que pue­de en­tu­sias­mar a mu-

chos, pe­ro que no sue­le prac­ti­car­se se­gui­do, más que na­da por­que no abun­dan los lu­ga­res don­de ha­cer­lo. Y si sos de los há­bi­les, po­dés apro­ve­char pa­ra im­pre­sio­nar a tu pa­re­ja con tus mo­vi­mien­tos, es­tra­te­gia, y se­gu­ro con al­gu­na chu­za. En Bow­ling & Co el jue­go en al­gu­na de sus 28 pis­tas pue­de com­bi­nar­se con tra­gos, co­mi­da o ta­peos, y en­ton­ces en­con­trar el mar­co per­fec­to pa­ra du­rar va­rias par­ti­das. Asi­mis­mo, el es­pa­cio cuen­ta con una pis­ta de hie­lo y 5 me­sas de pool. Y ade­más, de miér­co­les a sá­ba­do ofre­cen dis­tin­tas cla­ses de bai­le, de ba­cha­ta y ki­zom­ba a sal­sa y country. Otro ám­bi­to en el que po­ner­se a prue­ba, desafiar ha­bi­li­da­des y dar por tie­rra con cual­quier aso­mo de ti­mi­dez.

5 RE­VI­VIR LA IN­FAN­CIA

He aquí un pro­gra­ma pa­ra to­da la fa­mi­lia. O pa­ra lle­var a tus so­bri­nos y con­ver­tir­te en el tío pre­fe­ri­do. La Re­pú­bli­ca de los Ni­ños es el prin­ci­pal par­que te­má­ti­co y edu­ca­ti­vo de La­ti­noa­mé­ri­ca, y pre­sen­ta una ciu­dad mi­nia­tu­ra en la que es po­si­ble in­ter­ac­tuar con los prin­ci­pa­les edi­fi­cios pú­bli­cos de la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea. En­tre los más con­vo­can­tes, re­sal­tan el Palacio de Jus­ti­cia, la Ca­sa de Go­bierno y la Le­gis­la­tu­ra. Y tam­bién el Ban­co, cla­ro, ins­pi­ra­do en el Palacio Du­cal de Ve­ne­cia y don­de los chi­cos pue­den prac­ti­car y so­li­ci­tar un cré­di­to o un prés­ta­mo o abrir una ca­ja de aho­rro.

Tam­bién cuen­ta con un par­que en el que se en­cuen­tra la Pla­za de la Amis­tad, con es­ta­tuas de per­so­na­jes de his­to­rie­tas y di­bu­jos ani­ma­dos, y en cu­yos al­re­de­do­res se ubi­can jue­gos me­cá­ni­cos, una gran­ja edu­ca­ti­va, un es­ta­dio, una pi­le­ta de na­ta­ción, una es­ta­ción de tren, un la­go y un an­fi­tea­tro, en­tre otros íco­nos. Ade­más, la Re­pú­bli­ca ofre­ce ta­lle­res y ac­ti­vi­da­des va­rias en ca­da uno de los es­pa­cios.

6 CO­MO EN OTRA ÉPO­CA

Lo co­men­ta­mos des­de otra no­ta de ta­pa ha­ce unas se­ma­nas: el jazz es­tá más vi­vo que nun­ca en la so­cie­dad por­te­ña. Y en ese ca­mino, sa­lir a ex­plo­rar nue­vas agru­pa­cio­nes de es­te gé­ne­ro es un pro­gra­ma más que in­tere­san­te, que pue­de ser una bue­na ci­ta ro­mán­ti­ca, pe­ro tam­bién ha­cer a una ame­na no­che en­tre amigos. En­tre otros clu­bes del ru­bro, Be­bop com­bi­na una gran pro­gra­ma­ción con una car­ta ap­ta pa­ra si­ba­ri­tas, con va­rian­tes pa­ra pi­car co­mo lan­gos­ti­nos cro­can­tes con alio­li de man­go y pic­kles de pe­pino y pro­vo­le­ta con pi­co de ga­llo; pla­tos más con­tun­den­tes co­mo una ham­bur­gue­sa con que­so ty­bo, to­ma­te, ce­bo­lla y sal­sa bar­ba­coa o un sánd­wich de ja­món cru­do, brie y rú­cu­la en pan de ba­guet­te y dul­zu­ras co­mo man­za­nas aca­ra­me­la­das, sal­sa de yo­gur y cho­co­la­te blan­co o chee­se­ca­ke de ba­na­na con he­la­do de fram­bue­sas. To­do, po­si­ble de acom­pa­ñar­se con vi­nos de la bo­de­ga Ca­te­na Za­pa­ta. De los mis­mos due­ños de Al­do’s, Bir­kin y Ca­sa Cruz, su ex­per­ti­se en la co­ci­na no fa­lla, y to­do en es­te re­duc­to pro­me­te una ve­la­da per­fec­ta de prin­ci­pio a fin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.