EN CE­LES­TE Y BLAN­CO

El pró­xi­mo 25 de ma­yo es la ex­cu­sa: el amor a nues­tra his­to­ria ar­gen­ti­na pue­de ex­ten­der­se mu­cho más allá del fe­ria­do, fes­te­ján­do­se en sa­li­das, co­mi­das, com­pras, via­jes y ex­pe­rien­cias con acento en lo criollo y la tra­di­ción. Pa­ra gri­tar a los cua­tro vien­to

La Nacion - Revista Club - - NOTA DE TAPA -

Po­si­ble­men­te los días que más nos co­nec­ten con nues­tra his­to­ria sean los fe­ria­dos del 25 de ma­yo y el 9 de ju­lio. Es pro­ba­ble que en esas fe­chas nos ten­te­mos a cues­tio­nes co­mo co­mer pas­te­li­tos y em­pa­na­das, pren­der la escarapela en el sa­co y mi­rar con más aten­ción y amor el Ca­bil­do o la Ca­sa de Tu­cu­mán. Pe­ro aun­que esos fes­te­jos sean mo­men­tos idó­neos pa­ra ha­cer to­do eso, el amor a la pa­tria y nues­tras tra­di­cio­nes pue­de ex­ten­der­se mu­cho más allá de esos días, en via­jes, com­pras, co­mi­das y sa­li­das que pue­den acom­pa­ñar­nos a lo lar­go del año.

Por­que con­si­de­ra­mos que siem­pre de­be­ría­mos hon­rar y apren­der más de nues­tras raí­ces, en Club de­ci­di­mos com­par­tir­te al­gu­nas op­cio­nes de ac­ti­vi­da­des alu­si­vas pa­ra sen­tir­te más or­gu­llo­so que nun­ca de ser ar­gen­tino.

1 ACERCATE A SAN ANTONIO DE ARE­CO

Po­cos pue­blos man­tie­nen tan vi­va en su día a día la tra­di­ción gau­ches­ca co­mo San Antonio de Are­co, que com­bi­na con­fort y be­lle­za cam­pes­tre en to­tal ar­mo­nía. Así, aun­que hay va­rias op­cio­nes pa­ra hos­pe­dar­se con servicio de lu­jo, sus ca­lle­ci­tas pa­re­cen de­te­ni­das en el tiem­po, y en­trar a sus pul­pe­rías se ase­me­ja­rá a un pa­sa­je del Mar­tín Fie­rro. A solo 113 ki­ló­me­tros de Bue­nos Ai­res, es un pa­seo que pue­de ha­cer­se en el día, pe­ro la me­jor ver­sión se­rá de un fin de se­ma­na com­ple­to, con tiem­po pa­ra re­co­rrer y fo­to­gra­fiar el pue­blo, co­mer un buen asa­do en al­guno de sus mu­chos res­tau­ran­tes, com­prar al­go en el his­tó­ri­co Al­ma­cén Los Prin­ci­pios, vi­si­tar el Puen­te Vie­jo, que da­ta de 1857, o el mu­seo atelier del pin­tor Os­val­do Gas­pa­ri­ni, de cla­ra in­fluen­cia gau­ches­ca. Y tam­bién, cla­ro, el Par­que Criollo y Mu­seo Ri­car­do Güi­ral­des, crea­do en ho­me­na­je al au­tor de Don Se­gun­do Som­bra, pe­ro tam­bién en pos de cui­dar y pre­ser­var la his­to­ria de es­te en­can­ta­dor pue­blo con más de 200 años de exis­ten­cia.

2 DEGUSTÁ MA­TE EN UN BAR

So­le­mos to­mar ma­te en­tre ami­gos, en fa­mi­lia, en ca­sa o en la ofi­ci­na. O a ve­ces in­clu­so de via­je en el au­to o en al­gún pic­nic. Pe­ro ¿al­gu­na vez nos sen­ta­mos en un bar o res­tau­ran­te y pe­di­mos ma­te? Pues exis­ten va­rios que lo per­mi­ten y alien­tan. La pro­pues­ta siem­pre in­clu­ye un termo o pa­va de agua ca­lien­te y el ma­te (con po­si­ble re­cam­bio de yer­ba), ade­más de su­ge­rir acom­pa­ña­mien­tos co­mo los clásicos biz­co­chi­tos de gra­sa, tor­tas, tos­ta­das de pan ca­se­ro con mer­me­la­da y que­so o me­dia­lu­nas. Pue­de ser una op­ción ideal tan­to pa­ra aque­llos que eli­gen tra­ba­jar en ba­res co­mo pa­ra quie­nes bus­can una sa­li­da ori­gi­nal con ami­gos. “En el 2001, nues­tro bar fue el pri­me­ro en im­ple­men­tar el ma­te”, se enor­gu­lle­cen desde La Pul­pe­ría, uno de los res­tau­ran­tes aso­cia­dos a Club con más im­pron­ta crio­lla.

3 A CA­BA­LLO EN­TRE MON­TA­ÑAS

¿Que­rés acer­car­te un po­co a la ex­pe­rien­cia que vi­vie­ron San Mar­tín y su ejér­ci­to cuan­do cru­za­ron los An­des a ca­ba­llo? Po­dés em­pe­zar por su­bir­te a uno en al­gún pue­blo de mon­ta­ña y pe­dir las ex­cur­sio­nes de al­gu­nas ho­ras, el día en­te­ro o in­clu­so las que hacen no­che en las al­tu­ras. Con los guías ade­cua­dos, pue­de ser una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble, en la que real­men­te co­nec­tar­te con la in­men­si­dad del pai­sa­je. A ca­ba­llo o en mu­la -sue­len ser más há­bi­les pa­ra tre­par por los ca­mi­nos de mon­ta­ña-, es un pa­seo que re­quie­re ha­ber mon­ta­do an­tes, pe­ro que pue­de ser in­clu­so pa­ra to­da la fa­mi­lia, to­man­do las pre­cau­cio­nes co­rrec­tas (los ani­ma­les que se ofre­cen son muy dó­ci­les y man­sos). Y si se le­yó un po­co del cru­ce his­tó­ri­co an­tes de em­pren­der el re­co­rri­do, la ima­gi­na­ción pue­de ha­cer el res­to y con­ver­tir es­to en un mo­men­to de co­ne­xión real­men­te pa­trio­ta, vi­sua­li­zan­do a los ge­ne­ra­les San Mar­tín y Las He­ras dos si­glos atrás, ini­cian­do el ca­mino a la li­ber­tad.

En la be­lle­za de Po­tre­ri­llos, en Men­do­za, por ca­so, el mar­co de mon­ta­ñas y ce­rros de más de 5000 me­tros de al­tu­ra otor­ga la po­si­bi­li­dad de lle­gar a mi­ra­do­res na­tu­ra­les úni­cos y has­ta de cru­zar­se con ani­ma­les sal­va­jes co­mo gua­na­cos, cón­do­res, zo­rros y lie­bres.

4 PA­SÁ UN DÍA DE CAM­PO

Por la ru­ta 2 y en el ca­mino a Chas­co­mús (a solo 109 ki­ló­me­tros de Bue­nos Ai­res), la es­tan­cia La Al­va­ri­za ofre­ce una jor­na­da re­vi­ta­li­zan­te con ai­re de cam­po. De 10 a 19 hs., su pro­pues­ta in­clu­ye pi­ca­da, un al­muer­zo y té muy crio­llos, ca­bal­ga­tas, sa­li­das en bi­ci­cle­ta, pa­seos en sulky, avis­ta­je de aves y de­por­tes co­mo fútbol y vó­ley, ade­más de ac­ce­so a una gran­ja y huer­ta y có­mo­das ha­ma­cas pa­ra­gua­yas pa­ra los que pre­fie­ran dis­fru­tar de la paz en cal­ma. “La idea es co­no­cer las cos­tum­bres y usos de nues­tro cam­po, pe­ro

por so­bre to­do la ge­ne­ro­sa hos­pi­ta­li­dad de nues­tra gen­te, que a tran­que­ra abier­ta in­vi­ta a vol­ver”, des­cri­ben desde el com­ple­jo. Pa­ra quie­nes quie­ran ex­ten­der el plan, tam­bién ofre­ce alo­ja­mien­to pa­ra una o más no­ches, con ha­bi­ta­cio­nes con to­das las co­mo­di­da­des (pe­ro des­can­so co­mo solo pue­de dar­se en las no­ches tran­qui­las y es­tre­lla­das del cam­po).

En Mercedes (a 100 ki­ló­me­tros de Bue­nos Ai­res), la Es­tan­cia La Ma­ria­na tam­bién ha­ce su pro­pues­ta de día de cam­po. En una clá­si­ca y am­plia ca­so­na, re­ci­be desde la ma­ña­na has­ta la no­che y aga­sa­ja con desa­yuno, al­muer­zo y me­rien­da de sa­bo­res crio­llos y lo­ca­les, al tiem­po que ofre­ce ac­ti­vi­da­des co­mo vi­si­ta a los fru­ta­les, la huer­ta y la gran­ja, sa­li­da al “bos­que en­can­ta­do” en trac­tor y sulky, vi­si­ta a los cul­ti­vos de gi­ra­sol, maíz, tri­go y so­ja y has­ta ti­ro­le­sa y ca­ma elás­ti­ca.

5 DISFRUTÁ UN ME­NÚ PA­TRIO

Aun­que en es­ta edi­ción ya pu­si­mos el acento en lu­ga­res don­de co­mer pla­tos pa­trios apro­ve­chan­do el fe­ria­do del 25 (mi­rá nues­tra sec­ción Los #10), hay res­tau­ran­tes que se de­di­can a es­te tipo de me­nús mu­cho más allá de ma­yo. La Can­ti­na Las Pa­tri­cias, en Men­do­za, por ejem­plo, bus­ca ho­me­na­jear a las da­mas pa­tri­cias que mar­ca­ron un hi­to en la his­to­ria con­fec­cio­nan­do la ban­de­ra, y que no siem­pre tie­nen el re­cuer­do que se me­re­cen. “Bus­ca­mos ofre­cer co­ci­na de ho­gar y pla­tos tra­di­cio­na­les to­dos los días, ge­ne­ran­do una ex­pe­rien­cia de iden­ti­dad ar­gen­ti­na”, apun­tan. Lo hacen con pla­tos co­mo lo­cro, em­pa­na­das fri­tas y ma­tam­bri­to, y tam­bién hay lu­gar pa­ra sa­bo­res más re­gio­na­les de Cu­yo.

Al­go si­mi­lar su­ce­de en El Pa­rral de los Fe­rrey­ra, en Ca­la­mu­chi­ta, Cór­do­ba, que se pre­sen­ta co­mo “co­ci­na y vinos ar­gen­ti­nos” y pro­po­ne co­no­cer y de­gus­tar la va­ria­da gas­tro­no­mía del sue­lo de es­te país. En una vie­ja ca­so­na re­ci­cla­da, la fa­mi­lia ho­mó­ni­ma es­ta­cio­na su pro­pio vino y ofre­ce me­nús dia­rios de pre­cios muy ló­gi­cos y sa­bo­res bien au­tóc­to­nos, co­mo ca­bri­to, hu­mi­ta y lo­cro.

6 COMPRÁ DISEÑO AR­TE­SA­NAL

Fi­nal­men­te, es­te fes­te­jo pa­trio pue­de ser un buen mo­ti­vo pa­ra po­ner el ojo en el diseño au­tóc­tono y ar­te­sa­nal, que no solo se en­cuen­tra en las fe­rias de fi­nes de se­ma­na en las pla­zas o los pue­blos, sino in­clu­so en los lo­ca­les más con­tem­po­rá­neos. Y es que la idea no es lle­nar nues­tra ca­sa de es­pí­ri­tu gau­ches­co, sino apor­tar pe­que­ños de­ta­lles que re­fuer­cen la iden­ti­dad ar­gen­ti­na sin abru­mar­nos. Desde mar­cos de pla­ta o al­pa­ca, man­tas de vi­cu­ña y al­fom­bras te­ji­das del norte has­ta la sim­ple com­bi­na­ción del ce­les­te y blan­co en cier­tos ob­je­tos pue­den ser gui­ños in­tere­san­tes. Tam­bién es­cul­tu­ras o pe­que­ñas obras de ar­te he­chas con hie­rro o ma­de­ra pue­den ser ad­qui­si­cio­nes que apues­ten al ta­len­to y diseño lo­cal, co­mo una nue­va for­ma de se­guir apo­yan­do el de­sa­rro­llo del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.