Ru­sia apues­ta por los BRICS y la Unión Eu­ro­asiá­ti­ca

Ru­sia pre­si­di­rá la cum­bre de los BRICS, que ten­drá lu­gar a prin­ci­pios de ju­lio en la ciu­dad si­be­ria­na de Ufá

La Nacion - - RUSSIA BEYOND THE HEADLINES - ALE­XÉI LOSSÁN RBTH

“La im­por­tan­cia de los BRICS au­men­ta en mo­men­tos de ines­ta­bi­li­dad de la economía mun­dial”. La pre­si­den­cia de Ru­sia en los BRICS en 2015 su­po­ne bue­nas pers­pec­ti­vas pa­ra la Ar­gen­ti­na.

Tras su ex­clu­sión del G8, Ru­sia bus­ca for­ta­le­cer su pre­sen­cia den­tro de otras aso­cia­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. El gru­po BRICS es una de las prio­ri­da­des. Las cum­bres de los BRICS y de la Or­ga­ni­za­ción de Coo­pe­ra­ción de Shan­gái que ten­drán lu­gar el pró­xi­mo ju­lio en Ufá (una ciu­dad a 1.300 km al es­te de Mos­cú) son una opor­tu­ni­dad pa­ra desa­rro­llar los la­zos co­mer­cia­les. La cum­bre del blo­que BRICS ad­quie­re una es­pe­cial im­por­tan­cia pa­ra Mos­cú que es­te año desem­pe­ña el pa­pel del an­fi­trión de la cum­bre. A pe­sar del de­cla­ra­do gi­ro de Ru­sia ha­cia Asia, el in­ter­cam­bio de bie­nes con los paí­ses en de­sa­rro­llo es­tá ca­yen­do, mien­tras que con los EE.UU. se man­tie­ne es­ta­ble y en un ni­vel al­to.

El pa­sa­do fe­bre­ro, el vi­ce pri­mer mi­nis­tro Ar­ka­di Dvor­kó­vich anun­cia­ba en el Fo­ro Eco­nó­mi­co de Kras­no­yarsk que la bús­que­da de nue­vos so­cios co­mer­cia­les es uno de los ob­je­ti­vos de Ru­sia. El go­bierno tie­ne es­pe­ran­zas en la re­gión del Pa­cí­fi­co, no so­lo en los paí­ses asiá­ti­cos sino tam­bién en los la­ti­noa­me­ri­ca­nos. “Da­mos la bien­ve­ni­da a to­dos los in­ver­so­res”, de­cía Dvor­kó­vich.

In­te­gra­ción in­ter­re­gio­nal En es­te con­tex­to, el for­ma­to de los BRICS es con­ve­nien­te pa­ra la bús­que­da de nue­vos so­cios. Es­ta aso­cia­ción de paí­ses con eco­no­mías en de­sa­rro­llo avan­za en di­fe­ren­tes ám­bi­tos. “Los paí­ses BRICS for­man par­te de otras ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les”de­cla­ra Dmi­tri Be­den­kov de Russ-In­vest, “pe­ro la im­por­tan­cia de los BRICS co­mo or­ga­ni­za­ción au­men­ta en mo­men­tos de ines­ta­bi­li­dad en la economía mun­dial y de al­ta vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros”.

La pre­si­den­cia de Ru­sia en los BRICS en 2015 tam­bién su­po­ne bue­nas pers­pec­ti­vas pa­ra la Ar­gen­ti­na. Du­ran­te su vi­si­ta a Bue­nos Ai­res en 2014Vla­di­mir Pu­tin afir­mó que en cuan­to el país eu­ro­asiá­ti­co asu­ma la pre­si­den­cia, la in­ten­ción de la Ar­gen­ti­na de unir­se a la or­ga­ni­za­ción pue­de in­cluir­se en su agenda.

Se­gún Be­den­kov, la or­ga­ni­za­ción es un me­ca­nis­mo que sir­ve pa­ra dar es­ta­bi­li­dad y pue­de con­ver­tir­se en un efec­ti­vo ins­tru­men­to pa­ra la in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca in­ter­re­gio­nal. En es­te sen­ti­do, en ma­yo de 2015 la Unión Eco­nó­mi­ca Eu­ro­asiá­ti­ca, in­te­gra­da por Ru­sia, Ka­za­jis­tán, Bie­lo­rru­sia, Ar­me­nia y Kir­guis­tán co­men­za­ron a po­ner las ba­ses pa­ra un acuer­do de co­mer­cio y coo­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca con Chi­na.

Se bus­ca lle­gar a una unión que pue­da au­men­tar in­ver­sio­nes en el de­sa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra den­tro del pro­yec­to de la nue­va Ru­ta de la Se­da, im­pul­sa­do por Chi­na, de­cla­ró An­dréi Slep­niov, mi­nis­tro de co­mer­cio del Co­mi­té Eco­nó­mi­co Eu­ro­asiá­ti­co, el ór­gano eje­cu­ti­vo de la Unión Eu­ro­asiá­ti­ca. Sin em­bar­go, a pe­sar de es­tos pla­nes po­lí­ti­cos, el vo­lu­men de in­ter­cam­bio en­tre los BRICS es­tá ca­yen­do.

En el pri­mer cuar­to del 2015 la im­por­ta­ción de bie­nes chi­nos a Ru­sia se re­du­jo en un 34,5% res­pec­to al mis­mo pe­rio­do del año pa­sa­do. Lo mis­mo ha ocu­rri­do con los bie­nes ru­sos ha­cia el país asiá­ti­co, con un des­cen­so del 32,6%. Así, el co­mer­cio chino-ru­so en­tre enero y mar­zo de es­te año se ha con­traí­do en un 33,6%, aun­que su vo­lu­men si­gue sien­do am­plio, 14.410 mi­llo­nes de dó­la­res. Es­tas ci­fras cues­tio­nan los pla­nes del go­bierno ru­so pa­ra au­men­tar el co­mer­cio bi­la­te­ral has­ta los 100.000 mi­llo­nes en 2015. El año pa­sa­do, au­men­tó en un 6,8% has­ta al­can­zar los 95.280 mi­llo­nes.

Re­lle­nar los hue­cos Por su par­te, se­gún los da­tos ofi­cia­les, el in­ter­cam­bio con In­dia en 2014 al­can­zó los 9.500 mi­llo­nes de dó­la­res. El co­mer­cio con Brasil ron­da los 6.000 mi­llo­nes de dó­la­res, mien­tras que el es­ce­na­rio más op­ti­mis­ta res­pec­to a Su­dá­fri­ca es de 2.000 mi­llo­nes en 2015. En com­pa­ra­ción, el co­mer­cio en­tre Ru­sia y EE.UU. au­men­tó en 2014 en un 5,6% has­ta al­can­zar los 29.200 mi­llo­nes de dó­la­res. Se­gún es­tos da­tos, EE.UU. es un so­cio co­mer­cial más im­por­tan­te que los BRICS, ex­clu­yen­do Chi­na.

Se­gún Iliá Ba­lá­ki­rev, ana­lis­ta de UFS IC, la lo­gís­ti­ca es el ma­yor im­pe­di­men­to pa­ra el de­sa­rro­llo de unio­nes no ba­sa­das en as­pec­tos te­rri­to­ria­les, co­mo pue­den ser los BRICS.“El co­mer­cio en­tre paí­ses que se en­cuen­tran en con­ti­nen­tes di­fe­ren­tes es com­ple­jo”, di­ce. La si­mi­li­tud en­tre las eco­no­mías es otro fac­tor im­por­tan­te.“El co­mer­cio in­ter­na­cio­nal se desa­rro­lla ac­ti­va­men­te cuan­do unos paí­ses re­lle­nan ‘los hue­cos’ en el ba­lan­ce co­mer­cial de otro: uno ven­de ma­te­rias pri­mas, otros ex­por­tan tec­no­lo­gías a lu­ga­res en los que la fuer­za de tra­ba­jo es más ba­ra­ta, y otro ven­de el pro­duc­to final pa­ra su con­su­mo”. Así, un país co­mo Chi­na se de­di­ca a ad­qui­rir ma­te­rias pri­mas des­de In­do­ne­sia o Aus­tra­lia, por ejem­plo, y ven­de el pro­duc­to final a Eu­ro­pa y EE.UU.

“A pe­sar del gran po­ten­cial pa­ra el de­sa­rro­llo co­mer­cial en­tre los BRICS y que cuen­tan con to­dos los re­qui­si­tos pre­vios pa­ra el éxi­to, el gru­po no se con­ver­ti­rá en au­to­su­fi­cien­te to­da­vía”, su­bra­ya Ba­lá­ki­rev.“Ru­sia pue­de cam­biar par­cial­men­te de Eu­ro­pa a Chi­na, pe­ro es­tos dos tie­nen unas eco­no­mías com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes y di­fe­ren­tes apro­xi­ma­cio­nes al co­mer­cio ex­te­rior”, ex­pli­ca. “Mien­tras las com­pa­ñías ru­sas ven­den pro­duc­tos a Eu­ro­pa con un al­to gra­do de ela­bo­ra­ción, Chi­na quie­re ob­te­ner ma­ne­ras de crear va­lor adi­cio­nal por sí mis­ma, com­prar ma­te­rias pri­mas y no pro­duc­tos fi­na­les”, con­si­de­ra el ex­per­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.