So­bre una hip­nó­ti­ca ce­le­bra­ción es­cé­ni­ca

Ma­tías Feld­man, 15 per­for­mers, un Ham­let y un mon­ta­je que me­re­ce más vi­das

La Nacion - - ESPECTÁCULOS - Ale­jan­dro Cruz

Un nu­me­ro­so gru­po de ac­to­res en­sa­ya una obra. Es un pa­sa­je de Ham­let en el cual otros ac­to­res (ellos mis­mos) en­sa­yan otra obra pa­ra ser vis­ta por un rey. Pe­ro al­go no cie­rra, no avan­za, derrapa. A par­tir de ese mo­men­to, y a lo lar­go de dos ho­ras, se abre un mun­do fas­ci­nan­te que se ha da­do en lla­mar Rap­so­dia pa­ra prín­ci­pe de la lo­cu­ra (va­ria­cio­nes, es­pe­cu­la­cio­nes y otras bar­ba­ri­da­des so­bre Ham­let). Se tra­ta de un pro­yec­to de gra­dua­ción de la Li­cen­cia­tu­ra en Ac­tua­ción de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ar­te (UNA) que to­ma lu­gar en un enor­me y des­ven­ci­ja­do gal­pón de­ve­ni­do en sa­la tea­tral que po­see la ins­ti­tu­ción. La obra (la ex­pe­rien­cia, ha­bría que de­cir) la di­ri­ge el ac­tor, mú­si­co y dramaturgo Ma­tías Feld­man.

Rap­so­dia... ad­mi­te in­fi­ni­tas lec­tu­ras es­té­ti­cas y has­ta po­lí­ti­cas. Cla­ro que, en un plano sen­so­rial, tam­bién es vien­to (y es­to no es una me­tá­fo­ra me­nor). El vien­to pe­ga en la ca­ra cuan­do esos quin­ce jó­ve­nes des­afo­ra­dos co­rren en círcu­lo a cen­tí­me­tros del pú­bli­co trans­for­mán­do­se en ver­da­de­ros atle­tas de la es­ce­na dis­pa­ran­do sen­ti­dos. Más allá de lo ac­to­ral, la pues­ta tie­ne al­go de ar­te efí­me­ro, de ma­ra­vi­llo­sos ob­je­tos es­cul­tó­ri­cos he­chos en pa­pel que to­do el tiem­po se es­tán re­for­mu­lan­do. En lo que se re­fie­re a su du­ra­ción, Rap­so­dia... va a con­tra­mano de cier­to ma­nual de es­ti­lo de la es­ce­na al­ter­na­ti­va que ha he­cho de la ho­ra y cuar­to la du­ra­ción “ideal”. Co­mo en tan­tas otras ca­pas (can­ti­dad de in­tér­pre­tes, li­ber­tad dra­ma­túr­gi­ca, di­men­sio­nes del es­pa­cio es­cé­ni­co), Rap­so­dia... arries­ga. Asu­mien­do ese ries­go sa­le triun­fan­te con esos ac­to­res/ per­so­na­jes que van mol­dean­do su de­cir a lo lar­go de es­ta po­ten­te ce­re­mo­nia car­ga­da de ci­tas, de re­fe­ren­cias y de in­ter­tex­tos en los que con­vi­ve lo so­lem­ne con lo mun­dano, el signo de lo trá­gi­co con la su­pues­ta va­na­li­dad de las co­sas, una can­ción de Luis Mi­guel con un pa­sa­je de Mac­beth di­cho en in­glés o lo punk con lo barroco en es­ta me­tá­fo­ra so­bre la re­pre­sen­ta­ción, so­bre la mi­ra­da. En me­dio de es­te tor­be­llino es­tá Ham­let. Un Ham­let y mu­chos Ham­let. Es su ce­re­mo­nia y su ce­le­bra­ción (y sus va­ria­cio­nes, sus es­pe­cu­la­cio­nes, sus bar­ba­ri­da­des). “La di­vi­sión del con­ti­nuo no de­be ser con­si­de­ra­da co­mo are­na en gra­nos, sino co­mo la de una ho­ja de pa­pel en plie­gues. En­ton­ces pue­de ha­ber una in­fi­ni­dad de plie­gues, unos más pe­que­ños que otros. Al di­vi­dir­se sin ce­sar, las par­tes de la ma­te­ria for­man pe­que­ños tor­be­lli­nos den­tro de otros tor­be­lli­nos, y otros más pe­que­ños, y otros den­tro de otros y otros, y así”, di­ce uno de los per­so­na­jes en uno de los tan­tos pa­sa­jes.

Aun­que to­da ex­ten­sa enu­me­ra­ción ten­ga su cuo­ta de abu­rri­mien­to, a es­tas al­tu­ras es ne­ce­sa­rio (jus­to, co­rre­gi­ría) ci­tar a ca­da uno de los ac­to­res. Ellos son Ma­ría Aye­lén Ban­fi, Mar­cia Be­cher, Cla­ra Ele­na Bre­ton, Camila Ca­rrei­ra, Ve­ró­ni­ca Cuen­ca, Va­len­ti­na Frio­ne, Gas­tón Guan­zi­ro­li, Juan Bar­be­ri­ni, Sol Koha­noff, Ma­ría Flo­ren­cia Mo­reno, Juan San­tia­go, Pa­blo San­tia­go Re­yes, Ga­brie­la Si­lin­ger, Vic­to­ria Ara­ya, Ma­ría Flo­ren­cia Te­na­glia, Ama­lia Ter­ce­lán, Ro­mi­na Triun­fo y Gi­se­la Vlatko. Pe­ro tam­bién es ne­ce­sa­rio (es jus­to) aco­tar que la ilu­mi­na­ción de So­fía Et­che­verry, que los arre­glos mu­si­ca­les de Feld­man, Si­lin­ger, Be­cher y Vlatko, así co­mo la co­la­bo­ra­ción co­reo­grá­fi­ca de Rak­hal He­rre­ro son pie­zas fun­dan­tes de es­te com­ple­jo y com­ple­to mon­ta­je co­man­da­do por Ma­tías Feld­man en su rol de di­rec­tor y ar­tis­ta vi­sual y dramaturgo. En tren de ce­rrar es­te pá­rra­fo, de­be­ría agre­gar que si es­tas lí­neas fue­ran una crí­ti­ca for­mal, con su fi­cha y su in­ten­ción ana­lí­ti­ca, en el ru­bro “ca­li­fi­ca­ción” fi­gu­ra­ría ex­ce­len­te.

Rap­so­dia... se es­tre­nó el año pa­sa­do. Se re­pu­so ha­ce po­co en el mis­mo es­pa­cio del UNA. Ter­mi­nó ha­ce dos do­min­gos fren­te a una pla­tea en la que es­ta­ba lo más gra­na­do de la es­ce­na y el ci­ne in­die que ce­le­bró con ga­nas es­ta ce­le­bra­ción. Rap­so­dia... no tu­vo prensa. Su le­gi­ti­ma­ción fue el de bo­ca en bo­ca. A su ma­ne­ra, cues­tio­na me­ca­nis­mos de pro­duc­ción, de ex­hi­bi­ción y de di­fu­sión de la ac­ti­vi­dad es­cé­ni­ca por­te­ña.

En po­co, es­ta po­ten­te ex­pe­rien­cia es­cé­ni­ca par­ti­rá a Brasil pa­ra for­mar par­te de un fes­ti­val in­ter­na­cio­nal de tea­tro uni­ver­si­ta­rio. En días, otro tra­ba­jo de gra­dua­ción del UNA que lle­va la fir­ma de Feld­man par­ti­ci­pa­rá del pres­ti­gio­so Fes­ti­val de Ra­fae­la. Con el or­gu­llo que im­pli­ca que es­ta ex­pe­rien­cia ha­ya na­ci­do en una ins­ti­tu­ción pú­bli­ca de for­ma­ción ac­to­ral, no tie­ne ase­gu­ra­da su con­ti­nui­dad por­que el es­pa­cio del UNA de­be es­tar al ser­vi­cio de otra pro­pues­ta. Al­go ole­ría ver­da­de­ra­men­te mal en Bue­nos Ai­res si no se pue­de re­po­ner. Por eso, me ha­go car­go, es­ta no crí­ti­ca de un es­pec­tácu­lo que ya no es­tá en car­tel tie­ne al­go de lla­ma­do de aten­ción. Las va­ria­cio­nes, es­pe­cu­la­cio­nes y otras bar­ba­ri­da­des so­bre es­te Ham­let me­re­cen más vi­das.

Gza. MaI­Lén Váz­quez

Un Ham­let, dos... tan­tos co­mo pa­pe­li­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.