De­sa­lo­jo y fu­ria en On­ce

Un ope­ra­ti­vo po­li­cial im­pi­dió que ocu­pa­ran las ve­re­das; por eso, cor­ta­ron la ca­lle e in­cen­dia­ron con­te­ne­do­res; al ser des­pla­za­dos, hu­bo en­fren­ta­mien­tos y de­te­ni­dos; ne­go­cian una re­ubi­ca­ción

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - Va­le­ria Mus­se LA NACION

Un fuer­te ope­ra­ti­vo po­li­cial im­pi­dió que los man­te­ros que, des­de ha­ce años, ocu­pan las ve­re­das de la ave­ni­da Puey­rre­dón, en on­ce, vol­vie­ran a sus pues­tos ayer por la ma­ña­na. Los afec­ta­dos co­pa­ron la ca­lle, in­cen­dia­ron con­te­ne­do­res y cor­ta­ron el trán­si­to tan­to so­bre Puey­rre­dón co­mo so­bre Ri­va­da­via. El de­sa­lo­jo de la pro­tes­ta con­clu­yó con tres de­te­ni­dos y cin­co he­ri­dos. El pi­que­te se man­tu­vo 12 ho­ras y se des­ac­ti­vó par­cial­men­te ano­che. Se­gui­rán hoy las ne­go­cia­cio­nes con la Ciu­dad pa­ra de­fi­nir una nue­va lo­ca­li­za­ción.

Las ve­re­das del en­torno de la ter­mi­nal fe­rro­via­ria de On­ce ama­ne­cie­ron ayer dis­tin­tas. Los ca­si 2000 man­te­ros que so­lían tra­ba­jar en la zo­na no pu­die­ron ins­ta­lar­se so­bre la ave­ni­da Puey­rre­dón y las ar­te­rias lin­de­ras lue­go de que se mon­tó un sor­pre­si­vo ope­ra­ti­vo po­li­cial pa­ra evi­tar la ocu­pa­ción. En re­cha­zo de la me­di­da, los ven­de­do­res ca­lle­je­ros pro­ta­go­ni­za­ron dis­tur­bios, que ter­mi­na­ron con tres de­te­ni­dos y cin­co he­ri­dos. El con­flic­to se pro­lon­gó du­ran­te to­do el día a la par del pi­que­te que rea­li­za­ron so­bre la ave­ni­da, mien­tras de­le­ga­dos de los pues­te­ros ne­go­cia­ban al­gu­na so­lu­ción con el go­bierno por­te­ño.

Fi­nal­men­te, ano­che la ma­yo­ría de los ven­de­do­res le­van­ta­ron el cor­te que por más de 12 ho­ras ha­bían man­te­ni­do so­bre Puey­rre­dón, en­tre Mi­tre y Ri­va­da­via, en res­pues­ta al com­pro­mi­so asu­mi­do an­te la Ciu­dad du­ran­te una reunión que pa­só a un cuar­to in­ter­me­dio has­ta hoy, a las 10. Unos po­cos in­sis­tie­ron en su pro­tes­ta, pe­ro de­ja­ron al­gu­nos ca­rri­les li­bres al trán­si­to.

El vi­ce­je­fe de Ga­bi­ne­te por­te­ño, Juan Pa­blo Gra­ña, y el sub­se­cre­ta­rio de Tra­ba­jo, Eze­quiel Jar­vis, plan­tea­ron a los re­pre­sen­tan­tes de los man­te­ros la pro­pues­ta de mu­dar los pues­tos a dos pre­dios cer­ca­nos a la ter­mi­nal fe­rro­via­ria pa­ra que la ac­ti­vi­dad co­mer­cial con­ti­núe en for­ma le­gal. Los de­le­ga­dos acep­ta­ron ana­li­zar la ofer­ta, pe­ro su­ma­ron otra idea: ar­mar una fe­ria en la pla­za Mi­se­re­re. La dis­cu­sión con­ti­nua­rá hoy.

Fue el cie­rre de un día car­ga­do de ten­sión, que ha­bía co­men­za­do a las 2 de la ma­dru­ga­da. A esa ho­ra, la tran­qui­li­dad de la no­che se rom­pió en On­ce: 250 efec­ti­vos de la Po­li­cía de la Ciu­dad, acom­pa­ña­dos por em­plea­dos del Mi­nis­te­rio de Am­bien­te y Es­pa­cio Pú­bli­co, lle­ga­ron con la or­den del fis­cal ge­ne­ral de la ciu­dad, Luis Ce­vas­co, de “evi­tar la ins­ta­la­ción de pues­tos de ven­ta ile­gal”. Pri­me­ro, des­mon­ta­ron más de 40 es­truc­tu­ras que per­ma­ne­cían ar­ma­das las 24 ho­ras; la ma­yo­ría de ellas, en la ve­re­da que ro­dea la es­ta­ción fe­rro­via­ria del Sar­mien­to. Tam­bién se se­cues­tró la mer­ca­de­ría allí guar­da­da. Una vez li­be­ra­do el es­pa­cio, se lim­pia­ron ex­haus­ti­va­men­te las bal­do­sas, mien­tras de­ce­nas de po­li­cías se apos­ta­ban a lo lar­go de Puey­rre­dón, en­tre Co­rrien­tes y Ri­va­da­via.

Mar­ta Cas­ta­ñe­da se des­per­tó en la ha­bi­ta­ción que al­qui­la y en­cen­dió la te­le­vi­sión. “¡Nos lle­va­ron to­do!”, fue lo pri­me­ro que di­jo. El cal­za­do que te­nía en su pues­to de Puey­rre­dón y Pe­rón, don­de ven­día des­de ha­cía 11 años, ya no es­ta­ba. Di­jo a la nacion que aco­pia­ba mer­ca­de­ría por $ 20.000 y, fren­te al cor­dón po­li­cial, re­cla­ma­ba con enojo que le de­vol­vie­ran los za­pa­tos y su fuen­te de tra­ba­jo. A me­di­da que la ma­ña­na avan­za­ba, los man­te­ros se agru­pa­ban fren­te a la es­ta­ción fe­rro­via­ria y obli­ga­ron a cor­tar Puey­rre­dón, en­tre Co­rrien­tes y Ri­va­da­via. “¡Que­re­mos tra­ba­jar! ¡Te­ne­mos que co­mer!”, gri­ta­ban.

De­nun­cia

Una mu­jer, que pre­fi­rió man­te­ner en re­ser­va su iden­ti­dad, de­nun­ció: “La bri­ga­da me co­bra $ 200 dia­rios por te­ner mi pues­ti­to jun­to a la es­ta­ción. Te di­cen que si no pa­gás hay otras per­so­nas que quie­ren tra­ba­jar. Acep­to por­que ten­go que pa­gar­le los es­tu­dios a mi hi­ja”. En efec­to, par­te de la in­ves­ti­ga­ción que im­pul­sa la fis­ca­lía es­tá re­la­cio­na­da con ma­fias que “coor­di­nan” la en­tre­ga de mer­ca­de­ría, que ava­lan el tra­ba­jo en ne­gro y con de­nun­cias por coimas.

Una ofi­ci­na mó­vil ins­ta­la­da ad hoc por la Agen­cia Gu­ber­na­men­tal de Con­trol (AGC) ini­ció un cen­so de man­te­ros. Has­ta ano­che, 280 per­so­nas –po­co más del 10% de los 1882 pues­te­ros que la Con­fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de la Me­dia­na Em­pre­sa (CAME) con­ta­bi­li­zó en On­ce en di­ciem­bre úl­ti­mo– se ins­cri­bie­ron y acep­ta­ron avan­zar con los trá­mi­tes pa­ra “for­ma­li­zar” su ac­ti­vi­dad, in­di­ca­ron fuen­tes ofi­cia­les.

Pe­ro la dis­con­for­mi­dad era pal­pa­ble. “Hi­cie­ron un jue­go de aje­drez. Nos sa­ca­ron de Ca­ba­lli­to, lue­go de Flo­res y aho­ra de acá. ¡Ja­que ma­te! No hu­bo pro­pues­ta, fue al­go va­cío. Nos di­je­ron que nos de­bían cen­sar, lue­go pa­gar mo­no­tri­bu­to so­cial y que al­gún día, en al­gún mo­men­to, nos ofre­ce­rían al­gún lu­gar pa­ra tra­ba­jar”, aren­gó So­fía Ato­che, una ven­de­do­ra con más de 20 años de an­ti­güe­dad en On­ce, al cen­te­nar de com­pa­ñe­ros pre­sen­tes. De in­me­dia­to los man­te­ros cor­ta­ron tam­bién el trán­si­to so­bre Ri­va­da­via e in­cen­dia­ron con­te­ne­do­res de ba­su­ra.

Mien­tras tan­to, los pea­to­nes ca­mi­na­ban por las ve­re­das, asom­bra­dos. “Qué ex­tra­ño es es­to tan li­bre”, coin­ci­dían. Una mu­jer agra­de­cía que la pa­ra­da del co­lec­ti­vo es­tu­vie­ra des­pe­ja­da y no tu­vie­ra que aguar­dar en el cor­dón. Ya no ha­bía obs­tácu­los que sor­tear pa­ra los ve­ci­nos que asi­dua­men­te tran­si­tan por la zo­na. Y los co­mer­cian­tes, apo­ya­dos por la CAME, ce­le­bra­ron el fin de la com­pe­ten­cia des­leal.

Al me­dio­día, un nu­tri­do cor­dón po­li­cial se con­gre­gó en el cru­ce con Pe­rón, pa­ra co­men­zar a des­pe­jar Puey­rre­dón. Las ma­ni­fes­tan­tes des­oye­ron las ad­ver­ten­cias de que de­bían li­be­rar la ar­te­ria. Al­gu­nos res­pon­die­ron con pe­dra­das al avan­ce de la co­lum­na po­li­cial y otros se mo­vie­ron has­ta Mi­tre y Cas­te­lli, don­de se pro­du­je­ron los ma­yo­res en­fren­ta­mien­tos y hu­bo dis­pa­ros de ba­la de go­ma. Tres hom­bres fue­ron de­te­ni­dos por ti­rar bal­do­sas ro­tas; dos ci­vi­les, dos po­li­cías y un fo­tó­gra­fo de Cró­ni­ca re­sul­ta­ron he­ri­dos.

El de­sa­lo­jo lle­gó has­ta Puey­rre­dón y Mi­tre. En­ton­ces, se abrió una ins­tan­cia de ne­go­cia­ción en­tre los man­te­ros y la Ciu­dad. Co­mo par­te del diá­lo­go, los ven­de­do­res ca­lle­je­ros li­be­ra­ron el trán­si­to so­bre Ri­va­da­via a pri­me­ra ho­ra de la tar­de. Ano­che, la ma­yo­ría aban­do­nó el lu­gar y unos po­cos per­ma­ne­cie­ron.

SOLEDAD AZNAREZ

Soledad az­ná­rez

Al­gu­nos de los ven­de­do­res pro­ta­go­ni­za­ron in­ci­den­tes y pren­die­ron fue­go con­te­ne­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.