AFROFUTURISMO

El ar­ma humean­te de la cul­tu­ra ne­gra

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - Lau­ra Ma­ra­jofsky

Ja­ne­lle Mo­náe, So­lan­ge y Rihan­na, chi­cas su­per­po­de­ro­sas de la mú­si­ca ne­gra, se ins­pi­ran en es­ta co­rrien­te de la dé­ca­da del 70 pa­ra au­nar pa­sa­do y fu­tu­ro de la cul­tu­ra afro­ame­ri­ca­na

Es la in­ter­sec­ción de la ima­gi­na­ción, la tec­no­lo­gía, el fu­tu­ro y la li­be­ra­ción

¿Qué tie­nen en co­mún ar­tis­tas con­tem­po­rá­neas en bo­ga co­mo so­lan­ge Know­les, rihan­na o Ja­ne­lle Mo­náe? To­das for­man par­te de una nue­va ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas que es­tán, por un la­do, apro­pián­do­se de su he­ren­cia cul­tu­ral, y por otro re­con­no­tán­do­la a tra­vés de nue­vos ima­gi­na­rios. en los úl­ti­mos años, el afrofuturismo, una ten­den­cia es­té­ti­ca que da­ta de 1970, co­bra fuer­za e ins­pi­ra a ar­tis­tas grá­fi­cos, mú­si­cos y di­se­ña­do­res de mo­da por igual, des­per­tan­do un nue­vo in­te­rés y con­su­mo.

el tér­mino fue acu­ña­do por el crí­ti­co cul­tu­ral Mark dery, que lo em­pleó en un en­sa­yo que da­ta de 1994

(Black to the Fu­tu­re). en él ana­li­za el rol de las mi­no­rías ne­gras en la cien­cia, la tec­no­lo­gía y la cien­cia fic­ción. Pos­te­rior­men­te fue desa­rro­lla­do por ex­po­nen­tes de dis­tin­tos ám­bi­tos co­mo Greg Ta­te, Mark sin­ger, Kow­do es­hun e Ytas­ha Wo­mack en su re­cien­te li­bro Afro­fu­tu­rism: The World of Black Sci-Fi and Fan­tasy Cul­tu­re (2013). Fue Wo­mack, jo­ven es­cri­to­ra y di­rec­to­ra que de chi­ca fan­ta­sea­ba con uni­ver­sos fu­tu­ris­tas po­bla­dos de fi­gu­ras afro­ame­ri­ca­nas –ideal- men­te una leia ne­gra, aun­que se sen­tía más iden­ti­fi­ca­da con los ewoks o los storm­troo­pers–, quien con su li­bro y ayu­da­da por el po­der de la Web es­tá lle­gan­do a un nue­vo pú­bli­co jo­ven.

de la mano de la li­te­ra­tu­ra, las ar­tes vi­sua­les, la mú­si­ca o los mo­vi­mien­tos ca­lle­je­ros, el afrofuturismo re­de­fi­nió las no­cio­nes so­bre cul­tu­ra ne­gra en el pre­sen­te y en el fu­tu­ro, com­bi­nan­do ele­men­tos de la cien­cia fic­ción, fic­ción his­tó­ri­ca, fic­ción es­pe­cu­la­ti­va, fan­ta­sía, afro­cen­tris­mo y rea­lis­mo má­gi­co, jun­to con creen­cias y fi­lo­so­fías no oc­ci­den­ta­les. en al­gu­nos ca­sos es una re­lec­tu­ra del pa­sa­do y en otros, una es­pe­cu­la­ción del fu­tu­ro que in­clu­ye una fuer­te crí­ti­ca cul­tu­ral so­bre la ac­tua­li­dad. Así, de a po­co pue­den no­tar­se ca­da vez más re­fe­ren­cias en ar­tis­tas mu­si­ca­les, ya sea a tra­vés de su es­té­ti­ca co­mo de con­te­ni­do ex­plí­ci­to re­fe­ren­te al mo­vi­mien­to. Bas­ta mi­rar la úl­ti­ma ta­pa de la re­vis­ta W con rihan­na ata­via­da co­mo rei­na su­pre­ma en cla­ve Mad Max, ver las úl­ti­mas pre­sen­ta­cio­nes en vi­vo de Be­yon­cé o su her­ma­na so­lan­ge, o la más jo­ven FKA Twigs, to­das ata­via­das con re­fe­ren­cias afro­fu­tu­ris­tas. las prin­ci­pa­les ca­sas de mo­da, de Gi­venchy a cal­vin Klein, tam­bién pa­re­cen es­tar to­man­do no­ta, po- blan­do pa­sa­re­las con gue­rre­ras fu­tu­ris­tas de mun­dos dis­tó­pi­cos e in­clu­yen­do de­ta­lles de jo­ye­ría y ma­qui­lla­je en cam­pa­ñas grá­fi­cas.

Las chi­cas a la ca­be­za

si bien el afrofuturismo en la mú­si­ca ha es­ta­do re­pre­sen­ta­do por ar­tis­tas mas­cu­li­nos his­tó­ri­cos co­mo el rey del funk Geor­ge clin­ton y lue­go el jaz­ze­ro sun ra, son las chi­cas las que han (re)to­ma­do la ba­tu­ta que ar­tis­tas icó­ni­cas co­mo Gra­ce Jo­nes, eri­ka Ba­du y has­ta Missy elliot su­pie­ron lle­var en su mo­men­to. Apar­te de las her­ma­nas Know­les (en par­ti­cu­lar, la me­nos co­no­ci­da so­lan­ge con su ex­ce­len­te dis­co A Seat at

the Ta­ble), es Ja­ne­lle Mo­náe quien me­jor ha re­pre­sen­ta­do el le­ga­do afro­fu­tu­ris­ta an­te pú­bli­cos mains­tream con su dis­co de­but, The Ar­chAn­droid, y tam­bién con el tra­ba­jo que le si­guió, The Elec­tric Lady. Via­je­ras del es­pa­cio, ro­bots ani­ma­dos, lu­cha­do­ras equi­pa­das con tra­jes su­ges­ti­vos y bé­li­cos a la vez apa­re­cen una y otra vez en los mun­dos fan­tás­ti­cos crea­dos por Mo­náe y otras di­vas ac­tua­les del pop, y en don­de la su­pre­ma­cía siem­pre la tu­vie­ron per­so­na­jes blan­cos.

Y es que co­mo di­ce la pro­pia Wo­mack, los per­so­na­jes afro­ame­ri­ca­nos no abun­da­ban en las sa­gas más im­por­tan­tes de cien­cia fic­ción en el ci­ne, y si ha­bía al­guno eran ro­les se­cun­da­rios (ver las vie­jas Ter­mi­na­tor o Pla­net of the Apes, en­tre otras). ¿Aca­so lan­do cal­ris­sian ha­bría te­ni­do más pro­ta­go­nis­mo de no per­der su na­ve en una apues­ta con Han so­lo?, se pre­gun­ta la au­to­ra. Tu­vo que pa­sar más tiem­po pa­ra que

Ma­trix o Ava­tar, y los dis­tin­tos vehícu­los del ac­tor Will smith (Soy Le­yen­da, Hom­bres de ne­gro o Des­pués de la Tie­rra), re­vir­tie­ran un po­co la ten­den­cia. la cris­ta­li­za­ción del fe­nó­meno lle­gó en 2015 con la tría­da más po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta pa­ra una sa­ga de cien­cia fic­ción vis­ta, in­te­gra­da por una chi­ca (daisy rid­ley), un ac­tor afro­ame­ri­cano (John Bo­ye­ga) y uno la­tino (os­car isaac).

Asi­mis­mo, no po­dría pen­sar­se un con­tex­to más apro­pia­do pa­ra traer o re­cu­pe­rar es­tos ele­men­tos que el de aho­ra, con el cli­ma po­lí­ti­co que se es­tá vi­vien­do en es­ta­dos Uni­dos e in­clu­so en ple­na tem­po­ra­da de pre­mia­cio­nes –re­cor­da­rán el fias­co #Os­cars so Whi­te del año pa­sa­do–. des­pués de to­do, la pre­mi­sa con la que jue­ga el mo­vi­mien­to es cier­ta­men­te pro­vo­ca­do­ra: ¿po­dés ima­gi­nar un mu­ndo don­de la idea de ra­za no im­por­te, dón­de el co­lor de la piel o la et­nia no de­ter­mi­ne va­ria­bles de po­der, cla­se, be­lle­za o ac­ce­so? Aun­que pa­ra ser jus­tos, es­te plan­teo po­dría ex­tra­po­lar­se a otros gru­pos su­bre­pre­sen­ta­dos y ser igual de apro­pia­do. cla­ro que no to­dos es­tán in­cli­na­dos a con­si­de­rar o es­pe­cu­lar con es­tos te­mas.

el afrofuturismo es la in­ter­sec­ción de la ima­gi­na­ción, la tec­no­lo­gía, el fu­tu­ro y la li­be­ra­ción. “Ge­ne­ral­men­te lo de­fino co­mo una for­ma de ima­gi­nar po­si­bles fu­tu­ros a tra­vés del len­te cul­tu­ral ne­gro”, di­ce in­grid la Fleur, cu­ra­do­ra de ar­te y afro­fu­tu­ris­ta en una char­la Tedx.

Aun­que la fa­ce­ta más vi­si­ble tal vez sea la ex­plo­ta­da por la in­dus­tria mu­si­cal, el afrofuturismo vie­ne plas­mán­do­se ha­ce tiem­po en el

sci-fi na­rra­ti­vo (más el fan-fic­tion) y el ar­te vi­sual, y sus de­ri­va­cio­nes co­mo la no­ve­la grá­fi­ca con re­lec­tu­ras de sa­gas clá­si­cas o có­mics con su­per­hé­roes afro­ame­ri­ca­nos.

Por su par­te, hoy la Web sir­ve co­mo alia­da es­tra­té­gi­ca pa­ra di­fun­dir el mo­vi­mien­to con cuen­tas de ins­ta­gram con ar­te, fo­to­gra­fía y co­lla­ge, blogs, char­las streamea­bles, jue­gos, apps, star­tups, y nue­vos pro­ta­go­nis­tas co­mo crea­do­res au­tó­no­mos, ci­neas­tas y ani­ma­do­res. Asis­ti­mos en­ton­ces a una evo­lu­ción del mo­vi­mien­to en el que el uso de in­ter­net pa­ra abrir y fa­ci­li­tar la dis­cu­sión se ve es­ti­mu­la­do al po­ner a dis­po­si­ción del pú­bli­co he­rra­mien­tas más rá­pi­das y más ba­ra­tas.

se­gún ex­pli­ca Wo­mack en su li­bro, ha­cien­do re­fe­ren­cia a Ri­se of

the Black Nerd, de Tony Wi­lliams, hay que agra­de­cer a la tec­no­lo­gía por el he­cho de que hoy “aman­tes de la cien­cia, so­ña­do­res del es­pa­cio, fans de los có­mics y te­chies es­tán más na­tu­ra­li­za­dos”. en su­ma, que la cul­tu­ra geek se con­si­de­re al­go fun­cio­nal y has­ta co­ol.

Ja­ne­lle Mo­náe, una de las ca­ras más re­pre­sen­ta­ti­vas del nue­vo y fe­me­nino “Black Po­wer”

Can­tan­tes y mo­de­los, los co­lo­res y la ex­tra­va­gan­cia sue­len sen­tar­le bien a So­lan­ge Know­les (iz­quier­da), Rihan­na (cen­tro) y Ja­ne­lle Mo­náe (de­re­cha)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.