Em­pre­sa­rios que hu­yen del man­da­to fa­mi­liar

Los ca­sos de los que se ani­man a ini­ciar un pro­yec­to des­de ce­ro.

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - Fa­cun­do So­nat­ti

Cuan­do re­par­tir la agen­da en múl­ti­ples ru­bros no re­sul­ta una car­ga sino un desafío; los ca­sos exi­to­sos de la nue­va ge­ne­ra­ción que se ani­ma a in­cur­sio­nar en una in­dus­tria des­co­no­ci­da, pe­ro sin de­jar de la­do las res­pon­sa­bi­li­da­des en la em­pre­sa de la fa­mi­lia

Ma­ne­jar­los­hi­los­de­la Ar­gen­ti­na sue­na a una ta­rea ti­tá­ni­ca, pe­ro cuan­do esa fun­ción re­sul­ta li­te­ral y el sec­tor hi­lan­de­ro atra­vie­sa una ba­ta­lla con múl­ti­ples fren­tes po­ner­se en los za­pa­tos de Teddy Ka­ra­go­zian se pue­de me­dir co­mo un tra­ba­jo de al­to ries­go. Ka­ra­go­zian es­tá al fren­te de TN&Pla­tex, la ma­yor hi­lan­de­ría del país con un 50% del mer­ca­do, sie­te plan­tas (seis en fun­cio­na­mien­to) y más de 1300 em­plea­dos. Pe­ro a su vez, ha­ce un lu­gar en su agen­da pa­ra aten­der los in­tere­ses de la Fun­da­ción Pro-Te­jer y ha­ce dos años, creó una em­pre­sa de se­gu­ri­dad, Kus­tos, que tam­bién in­su­me par­te de su día a día.

“Em­pe­zó co­mo un hobby al que le de­di­qué mu­chí­si­mo tiem­po el pri­mer año has­ta que lo­gré las re­pre­sen­ta­cio­nes de una se­rie de em­pre­sas con equi­pa­mien­to en se­gu­ri­dad de ori­gen is­rae­lí, fran­cés, ru­so y es­ta­du­ni­den­se”, re­pa­sa el em­pre­sa­rio y con­ti­núa: “Pri­mor­dial­men­te tie­ne un fin so­cial, por­que em­pe­cé a in­terio­ri­zar­me en el te­ma a par­tir de los al­tos ín­di­ces de in­se­gu­ri­dad que se vi­ven en la Ar­gen­ti­na y el dé­fi­cit de re­cur­sos con los que cuen­tan las fuer­zas pú­bli­cas es enor­me. Aho­ra veo con bue­nas ex­pec­ta­ti­vas un po­si­ble in­cre­men­to en las in­ver­sio­nes en esa área a par­tir de es­te año”, ex­pli­ca el em­pre­sa­rio tex­til.

El ca­so de Teddy Ka­ra­go­zian no re­sul­ta ais­la­do, y los em­pre­sa­rios que em­pren­den por fue­ra del ne­go­cio fa­mi­liar reúnen una se­rie de ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes, se­gún pre­ci­sa Vi­via­na Ar­be­lo, una so­ció­lo­ga y es­pe­cia­lis­ta en coaching on­to­ló­gi­co de So­cio­lo­gía Clí­ni­ca Con­sul­to­res Vi­via­na Ar­be­lo

“Son proac­ti­vos, in­no­va­do­res, tie­nen in­tui­ción, sex­to sen­ti­do y es­tán dis­pues­tos a arries­gar. Si hay en ellos te­mor al fra­ca­so, és­te no es pa­ra­li­zan­te”, des­cri­be así los per­fi­les de Es­te­ban Tsa­rikt­sian Po­ti­gian, Gui­do Mied­vietzky, Jai­me Ch­mea y Leo­nar­do Ro­drí­guez Na­der a los que La NacioN con­vo­có pa­ra ha­blar acer­ca de los desafíos que im­pli­ca en­ca­rar un ne­go­cio nue­vo por fue­ra de su ru­bro tra­di­cio­nal.

Cues­tión de fa­mi­lia

Po­ti­gian Go­lo­si­nas es la his­to­ria de mu­chas em­pre­sas fa­mi­lia­res que sur­gió en el te­són de un in­mi­gran­te ar­me­nio y se con­vir­tió en un dis­tri­bui­dor gi­gan­te que en la ac­tua­li­dad cuen­ta con 350 em­plea­dos, que lle­ga a 5500 kios­cos, 1700 es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, y otros 1000 pun­tos de ven­ta de to­do el país.

“Na­cí en la com­pa­ñía fa­mi­liar y des­de jo­ven pa­sé por los pues­tos de ven­ta, re­par­to y dis­tri­bu­ción has­ta lle­gar a com­pras, pe­ro en un mo­men­to me apar­té y me fui a tra­ba­jar en la em­pre­sa de un ami­go de­di­ca­da al tra­ta­mien­to de re­si­duos pa­to­ló­gi­cos”, re­cuer­da su de­rro­te­ro el aho­ra so­cio ge­ren­te de la dis­tri­bui­do­ra, Es­te­ban Tsa­rikt­sian Po­ti­gian.

“Cuan­do de­ci­dí vol­ver a la em­pre­sa ya me ha­bía em­bar­ca­do en la aper­tu­ra de un ho­tel en el cual in­ver­tí US$ 2,5 mi­llo­nes”, con­ti­núa su his­to­ria el tam­bién pro­pie­ta­rio del ho­tel Ho­ward John­son Inn Pa­ler­mo.

“Mu­chas ve­ces ge­ne­rar otro ne­go­cio es no que­dar­se es­tan­ca­do y en mi ca­so, una de­mos­tra­ción que pue­do co­mo per­so­na me­jo­rar un pro­duc­to y no mo­rir sien­do so­lo un he­re­de­ro”, re­fle­xio­na el em­pre­sa­rio, que re­par­te su agen­da en­tre el ho­tel con 13 per­so­nas a car­go y la fun­ción eje­cu­ti­va en la em­pre­sa, jun­to a su so­cio y tío Mar­tín Po­ti­gian.

Cam­bio de ru­ti­na

Ch­mea, so­cio fun­da­dor de la red de vi­no­te­cas Wi­nery, que su­ma 28 lo­ca­les y ven­tas por $ 500 mi­llo­nes ca­da 12 me­ses, se sa­lió del mol­de una y otra vez. Tras de­di­car­le cin­co años de su vi­da a la em­pre­sa tex­til fa­mi­liar, po­pu­lar por las ca­mi­sas, desa­rro­lló un con­cep­to dis­tin­to de vi­no­te­cas, abrió The Shel­ter Cof­fee y aho­ra tam­bién es desa­rro­lla­dor in­mo­bi­lia­rio.

CMNV Co­mu­ni­dad de In­ver­sión es el vehícu­lo que ar­mó jun­to a su so­cio Ro­drí­guez Na­der pa­ra lan­zar As­ti­lle­ro, una to­rre re­si­den­cial de 15 plan­tas que de­man­da­rá US$ 20 mi­llo­nes y que se le­van­ta­rá en la zo­na de Ca­ta­li­nas Sur de la Ca­pi­tal Fe­de­ral.

“To­do lo que ha­go tie­ne que ver con co­sas que me gus­tan. En Wi­nery, de­ci­dí ocu­par un rol más es­tra­té­gi­co y de­di­car más tiem­po a es­tos nue­vos em­pren­di­mien­tos. Me gus­ta que los pro­yec­tos ten­gan un per­fil cua­li­ta­ti­vo y sin pre­ten­der ser al­truis­ta apor­tar al­go a la so­ciedad y de ahí el cru­ce de ru­bros, lo co­mer­cial, los vi­nos, el ca­fé y aho­ra la cons­truc­ción y el real es­ta­te”, des­cri­be Ch­mea, quien ase­gu­ra no te­ner una ru­ti­na ni tam­po­co un lu­gar es­ta­ble­ci­do pa­ra tra­ba­jar en ca­da ta­rea.

Pa­ra su so­cio en CMNV Co­mu­ni­dad de In­ver­sión, em­pren­der va­rios pro­yec­tos en si­mul­tá­neo, de­man­da re­unir una se­rie de ca­rac­te­rís­ti­cas que con­sis­ten en dis­fru­tar esa di­ná­mi­ca, es­tar có­mo­do con to­mar ries­gos y así po­der avan­zar. Hoy, en As­ti­lle­ro, tie­nen un 50% de las uni­da­des ven­di­das y es­tán a pun­to de co­men­zar con las obras.

La psi­có­lo­ga en pro­yec­tos Clau­di­na Kut­nows­ki, so­cia de la con­sul­to­ra Gli­mar, sos­tie­ne que, en es­tas ins­tan­cias, don­de los em­pre­sa­rios en­ca­ran múl­ti­ples pro­yec­tos pa­san de una vi­sión del ne­go­cio co­mo fin de lu­cro a uno don­de bus­can de­mos­trar­se a si mis­mos que pue­den apor­tar al­go con sen­ti­do y al­can­zar la rea­li­za­ción per­so­nal.

Pa­ra Ch­mea es­tá cla­ro es­ta mo­ti­va­ción ex­tra que sig­ni­fi­ca en­ca­rar su pro­pio ne­go­cio. “Los ob­je­ti­vos per­so­na­les en mis nue­vos pro­yec­tos no tie­nen que ver con lo eco­nó­mi­co y ma­te­rial, sino con una mo­vi­li­za­ción per­so­nal que te sa­ca de con­fort to­do el tiem­po y que en el pro­ce­so de ha­cer­lo te ge­ne­ra pla­cer por­que apren­des, co­no­ces gen­te y te co­no­ces más a vos mis­mo”, ase­gu­ra.

Adap­ta­ción

Los úl­ti­mos años de Gui­do Mied­vietzky se pue­de re­su­mir en un pa­sa­ma­nos de ideas que lo lle­vó de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en la agen­cia fa­mi­liar Fi­ren­ze Via­jes al desa­rro­llo de Won­de­rLab, una pro­duc­to­ra de ex­pe­rien­cias.

“El pro­duc­to más im­por­tan­te de la com­pa­ñía fa­mi­liar es Fu­nTi­me, un via­je pa­ra ado­les­cen­tes que fes­te­jan sus 15 años en la Flo­ri­da, Es­ta­dos Uni­dos. Des­de mi in­cor­po­ra­ción en Fi­ren­ze, fui­mos cam­bian­do el con­cep­to de via­je por el de ex­pe­rien­cia. Hi­ci­mos una gran in­ver­sión en even­tos en vi­vo, des­de con­cier­tos ex­clu­si­vos has­ta ce­rrar el par­que de atrac­cio­nes de Uni­ver­sal so­lo pa­ra nues­tros clien­tes”, des­cri­be sus úl­ti­mos seis años en la em­pre­sa que lle­va­rá 2500 chi­cas de via­je a los par­ques de Or­lan­do el pró­xi­mo año.

“En el seg­men­to ado­les­cen­te, la vi­ra­li­dad de una pu­bli­ca­ción en Snap­chat o Ins­ta­gram es más po­ten­te y real que un co­mer­cial de te­le­vi­sión. El usua­rio quie­re ser pro­ta­go­nis­ta de la es­ce­na, mos­trar­se, sen­tir. Si es­to re­sul­tó en Fu­nTi­me por qué no lle­var es­ta es­tra­te­gia a otras em­pre­sas”, eva­lúa Mied­vietzky, que en los úl­ti­mos seis me­ses se de­di­có a re­clu­tar el equi­po ini­cial de Won­de­rLab.

“En un pro­yec­to nue­vo, te­ner una ru­ti­na es muy im­por­tan­te por­que son tan­tas las co­sas que hay por ha­cer que, si no lo­gras or­de­nar las ne­ce­si­da­des, te vol­vés lo­co”, afir­ma y des­cri­be: “To­dos los lu­nes or­ga­ni­zo los ob­je­ti­vos de la se­ma­na y les asigno el tiem­po que voy a de­di­car­les. Des­pués ten­go es­truc­tu­ra­da la agen­da con el equi­po de Fi­ren­ze, don­de pro­gra­ma­mos las reunio­nes y re­vi­sión de te­mas con an­ti­ci­pa­ción”.

Tsa­rikt­sian Po­ti­gian en­con­tró en la co­mu­ni­dad Vis­ta­ge un es­pa­cio de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra amal­ga­mar sus múl­ti­ples ta­reas que no ha­bía re­co­rri­do an­tes. Al­go pa­re­ci­do en­con­tró Ch­mea en su so­cio, que le per­mi­tió ha­cer una rá­pi­da in­mer­sión en el mu­ndo del real es­ta­te pa­ra pa­sar de ser un con­su­mi­dor a un desa­rro­lla­dor.

Por su par­te, Mied­vietzky tam­po­co pres­cin­de de la for­ma­ción. “El en­tre­na­mien­to que me apor­tó el MBA en el IAE re­sul­tó muy útil pa­ra or­de­nar mí tra­ba­jo y rea­li­zar la pro­fe­sio­na­li­za­ción de Fi­ren­ze pro­pia de un in­te­gran­te de la se­gun­da ge­ne­ra­ción de la em­pre­sa”, cie­rra con­ven­ci­do a días del lan­za­mien­to de su se­gun­da ocu­pa­ción: Won­de­rLab.

Vi­cen­te mar­tí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.