Nue­vos acuer­dos pa­ra re­ver­tir el re­tro­ce­so

La Nacion - - NOTAS DE TAPA - Joa­quín Mo­ra­les So­lá

Otra ex­pe­rien­cia po­pu­lis­ta po­dría des­pil­fa­rrar Va­ca Muer­ta en una o dos dé­ca­das

Los sin­di­ca­tos aquí si­guen ha­blan­do co­mo lo ha­cía Lo­ren­zo Mi­guel en los años 70

Si fi­nal­men­te Va­ca Muer­ta re­su­ci­ta­ra, los acuer­dos anun­cia­dos ayer que­da­rán co­mo una de las de­ci­sio­nes his­tó­ri­cas de Mau­ri­cio Ma­cri, tal vez la que más per­ma­ne­ce­rá en el tiem­po y en la me­mo­ria co­lec­ti­va. Po­drá ano­tár­se­la jun­to con el fin del ce­po cam­bia­rio, con el acuer­do con los hol­douts o con el exi­to­so blan­queo de ca­pi­ta­les ar­gen­ti­nos no de­cla­ra­dos. És­tas úl­ti­mas tres de­ci­sio­nes se ago­ta­rán en sí mis­mas. Va­ca Muer­ta, en cam­bio, po­dría do­tar al país, den­tro de va­rios años y de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res, de au­to­abas­te­ci­mien­to pe­tro­le­ro y ga­sí­fe­ro; de ma­yor ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción agroin­dus­trial, y de más pues­tos de tra­ba­jo en una eco­no­mía que ten­drá re­suel­to uno de sus pro­ble­mas bá­si­cos (el su­mi­nis­tro de ener­gía).

Ha­ce dos años, los eco­no­mis­tas ar­gen­ti­nos so­lían de­cir en voz ba­ja que uno de los acier­tos de la his­to­ria fue no ha­ber­le da­do a Cris­ti­na Kirch­ner el ma­ne­jo de esos in­men­sos re­cur­sos. Se hu­bie­ra con­ver­ti­do en pre­si­den­ta vi­ta­li­cia. De he­cho, la de­ci­sión de ex­pro­piar­le YPF a la es­pa­ño­la Rep­sol (con los mé­to­dos de una con­fis­ca­ción) tu­vo el ar­gu­men­to ocul­to de que el Es­ta­do ar­gen­tino se hi­cie­ra car­go de la ex­plo­ta­ción de Va­ca Muer­ta. YPF tie­ne la con­ce­sión de un ter­cio del te­rri­to­rio de Va­ca Muer­ta y en 2011 con­fir­mó ofi­cial­men­te la exis­ten­cia y la mag­ni­tud del ya­ci­mien­to.

Un año des­pués, en 2012, Cris­ti­na de­ci­dió la ex­pro­pia­ción de YPF, pe­ro en­ton­ces el pre­cio del ba­rril de pe­tró­leo es­ta­ba en ca­si 120 dó­la­res. El va­lor del pe­tró­leo re­gis­tró una caí­da ver­ti­cal a par­tir de fi­nes de 2013, que ter­mi­nó de­po­si­tan­do el pre­cio en me­nos de 26 dó­la­res en fe­bre­ro de 2015. El sha­le oil y el sha­le gas (cu­ya ex­trac­ción es tam­bién más ca­ra) de­ja­ron de ser eco­nó­mi­ca­men­te via­bles. El pre­cio del ba­rril subió un 100 por cien­to en el úl­ti­mo año; aho­ra es­tá en ca­si 53 dó­la­res.

Aquel ries­go que al fi­nal no su­ce­dió de­be­ría obli­gar a una po­lí­ti­ca de Es­ta­do so­bre el uso de los even­tua­les re­cur­sos de Va­ca Muer­ta. Si bien es im­pro­ba­ble que Cris­ti­na Kirch­ner vuel­va al­gún día al po­der, la po­si­bi­li­dad de un re­gre­so al po­pu­lis­mo no de­be des­car­tar­se. Otra ex­pe­rien­cia po­pu­lis­ta po­dría des­pil­fa­rrar Va­ca Muer­ta en una o dos dé­ca­das. Otro as­pec­to que me­re­ce una po­lí­ti­ca de Es­ta­do de­be­ría re­fe­rir a los adi­ti­vos quí­mi­cos que se uti­li­za­rán en la ex­plo­ta­ción del ya­ci­mien­to no con­ven­cio­nal. El ele­men­to que más se ne­ce­si­ta pa­ra la ex­plo­ta­ción del pe­tró­leo y el gas no con­ven­cio­na­les es el agua, pe­ro hay un por­cen­ta­je pe­que­ño (no por eso me­nos im­por­tan­te) de adi­ti­vos quí­mi­cos, que ya pro­vo­ca­ron de­nun­cias por afec­ta­ción de la sa­lud en los Es­ta­dos Uni­dos. Europa ha fi­ja­do re­glas más cla­ras pa­ra lo que es só­lo allí la ex­plo­ra­ción de esa cla­se de com­bus­ti­bles.

La Ar­gen­ti­na tie­ne el se­gun­do ya­ci­mien­to de gas no con­ven­cio­nal, des­pués de Chi­na, y el cuar­to en pe­tró­leo, des­pués de Ru­sia, Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na. Al re­vés de lo que su­ce­de en esos paí­ses, Va­ca Muer­ta es­tá le­jos de cen­tros ur­ba­nos (en el de­sier­to, vir­tual­men­te). En los otros paí­ses, los ya­ci­mien­tos es­tán cer­ca (o de­ba­jo) de ciu­da­des o pue­blos, lo que di­fi­cul­ta la ex­trac­ción. Esa si­tua­ción con­vier­te a Va­ca Muer­ta en el ya­ci­mien­to de sha­le oil en me­jo­res con­di­cio­nes en el mu­ndo pa­ra su ex­plo­ta­ción.

Tam­po­co el ca­so del pe­tró­leo y el gas no con­ven­cio­na­les sig­ni­fi­ca­rá una con­fron­ta­ción con la po­lí­ti­ca pro­tec­cio­nis­ta que anun­cia Do­nald Trump. Los com­bus­ti­bles es­tán don­de es­tán, no don­de Trump quie­re que es­tén. Es im­pro­ba­ble que el pró­xi­mo pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano le de­cla­re tam­bién una gue­rra inú­til a la geo­gra­fía. La Ar­gen­ti­na de Ma­cri es, ade­más, una es­pe­cie de jar­dín en el pa­raí­so pa­ra las in­ver­sio­nes de las pe­tro­le­ras, que de­ben vér­se­las, sal­vo ex­cep­cio­nes, con au­tó­cra­tas ára­bes, ru­sos o la­ti­noa­me­ri­ca­nos en la ma­yor par­te del mu­ndo. El pe­tró­leo es­tá don­de es­tá, pa­ra to­dos los ca­sos.

Otra no­ve­dad del acuer­do fir­ma­do ayer por Ma­cri fue la acep­ta­ción gre­mial de nue­vas con­di­cio­nes de tra­ba­jo. No sig­ni­fi­ca pre­ca­ri­za­ción, sino el co­mien­zo de un pro­ce­so que de­be­ría mo­di­fi­car el vie­jo sis­te­ma que de­jó un país con el 32 por cien­to de po­bre­za y con el 35 por cien­to de tra­ba­jo en ne­gro. La di­ri­gen­cia sin­di­cal ar­gen­ti­na es vie­ja por­que se re­mon­ta al dis­cur­so y a las co­sas de los tiem­pos de Pe­rón o a los pos­tu­la­dos icó­ni­cos de la iz­quier­da. El pro­ble­ma de esas pre­mi­sas es que la his­to­ria ha cam­bia­do, no só­lo en la Ar­gen­ti­na, sino en el mu­ndo. En 2011, las cin­co prin­ci­pa­les em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas eran pe­tro­le­ras o ban­cos, sal­vo una ex­cep­ción que pro­ve­nía de las nue­vas tec­no­lo­gías (Ap­ple). En la me­di­ción de 2016, las cin­co prin­ci­pa­les em­pre­sas de la ma­yor eco­no­mía del mu­ndo son tec­no­ló­gi­cas. Es­tas cin­co em­pre­sas de aho­ra dan tra­ba­jo a me­nos del 20 por cien­to com­pa­ra­das con aque­llas de ha­ce cin­co años. Es un pro­ble­ma que re­quie­re de una re­fle­xión pro­fun­da, eco­nó­mi­ca y tam­bién mo­ral so­bre el mu­ndo del tra­ba­jo. Lo úni­co que no se pue­de ha­cer es in­ten­tar re­tro­ce­der el re­loj del tiem­po. Se­ría tiem­po per­di­do.

Ma­cri le ha­bló al je­fe del sin­di­ca­to pe­tro­le­ro, el tam­bién se­na­dor Gui­ller­mo Pe­rey­ra, con la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da co­mo em­pre­sa­rio. Le ofre­ció cam­biar cier­tas con­di­cio­nes de tra­ba­jo (por ejem­plo, los pe­tro­le­ros co­bra­ban co­mo ho­ras ex­tras el via­je en ta­xi a su lu­gar de tra­ba­jo) a cam­bio de au­men­tar en un 50 por cien­to el nú­me­ro de afi­lia­dos a su sin­di­ca­to. Tra­to he­cho. La in­dus­tria en ge­ne­ral ca­mi­na ha­cia la ro­bo­ti­za­ción, mien­tras los sin­di­ca­tos aquí si­guen ha­blan­do co­mo lo ha­cía Lo­ren­zo Mi­guel en los años 70. ¿El mu­ndo irá ha­cia un tra­ba­jo más efi­cien­te, mo­derno y pla­cen­te­ro o con­de­na­rá a mi­llo­nes de per­so­nas a la de­socu­pa­ción? Ésa es la pre­gun­ta ver­da­de­ra y su res­pues­ta la tie­nen no só­lo los em­pre­sa­rios, aun­que ellos tam­bién, sino los sin­di­ca­tos.

Los me­ta­lúr­gi­cos de Tie­rra del Fue­go acep­ta­ron tam­bién nue­vas con­di­cio­nes de tra­ba­jo. Las em­pre­sas que los con­tra­tan es­tán sien­do se­ria­men­te pre­sio­na­das pa­ra ba­jar los pre­cios de pro­duc­tos que se con­si­guen a pre­cios mu­cho más ba­ra­tos en paí­ses li­mí­tro­fes. Las co­las de ar­gen­ti­nos en los pa­sos cor­di­lle­ra­nos con Chi­le pa­ra con­se­guir ar­tícu­los a me­jo­res pre­cios es una ver­güen­za pa­ra cual­quier go­bierno ar­gen­tino. El sin­di­ca­to de los me­cá­ni­cos acep­tó de igual mo­do con­di­cio­nes di­fe­ren­tes de tra­ba­jo en las au­to­mo­tri­ces, la in­dus­tria ar­gen­ti­na que más es­tá avan­zan­do en la ro­bo­ti­za­ción de sus plan­tas. El cos­to la­bo­ral en la Ar­gen­ti­na, pa­ra el mis­mo ru­bro, es un 70 por cien­to más ca­ro que en Brasil y un 110 por cien­to más ca­ro que en Mé­xi­co.

Si se pien­san po­lí­ti­cas pa­ra dis­mi­nuir la de­sigual­dad (uno de los pro­ble­mas más gra­ves de Amé­ri­ca la­ti­na) y pa­ra crear pues­tos de tra­ba­jo, la ba­ja del cos­to la­bo­ral no de­be­ría ser un pro­ble­ma, sino una so­lu­ción. La idea del mi­nis­tro Jor­ge Tria­ca de con­ver­tir los sub­si­dios al des­em­pleo en par­te de un sa­la­rio de tra­ba­jo real es tam­bién una ini­cia­ti­va que no de­be­ría pro­vo­car re­cha­zo gre­mial. Otra co­sa son las de­cla­ra­cio­nes de su se­cre­ta­rio de Em­pleo, Mi­guel Pon­te, que con­vir­tió el tra­ba­jo en el ejer­ci­cio de “co­mer y des­co­mer”. Es el pro­ble­ma de co­mu­ni­ca­ción que tie­ne el Go­bierno. Es, tam­bién, otra his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.